Connect with us

TECNOLOGÍA

¿Ya no quieres tener redes sociales? Te damos 5 razones para darte un break

Abusar de las redes sociales puede tener varios inconvenientes. Muchas personas se han hartado de estar permanentemente en exposición y prefieren dar de baja sus perfiles.

Published

on

No sé si a ustedes les pasa, pero a veces uno quisiera cerrar Facebook porque se siente
que no aporta mucho, o cancelar el Twitter porque hay muchos odiadores, en el caso de
México, los pro 4T y los anti Amlo se aprovechan del espacio. Muchos opinan sin sustento
y de pronto eso cansa. Pleitos por aquí o por acá. También ocurre que Instagram cansa ver
lo mismo y así ad infinitum.

Aún existen personas que se rehúsan a abrir sus redes sociales, algunas han sido tachadas de anticuadas y son tratadas como bichos raros. Pero resulta que, según estudios, son precisamente estas personas las que tienen un profundo sentido de conexión con el mundo y con sus seres queridos.

Estas personas no están tristes ni excluidas, ya que, al liberarse de la pantalla, escaparon de los abrumadores flujos de información y tareas, y dedicaron su tiempo a ser, en lugar de parecer.

Sabemos que escribir esto es como escupir al cielo, pues los medios de información
estamos cambiando de los impresos a lo digital y nuestra plataforma para ofrecer
nuestros contenidos son las redes sociales. Esas mismas que a veces nos generan una
gran cantidad de satisfacciones. Nos mantienen en contacto con la familia y amigos.
También, nos ayuda a recuperar a personas a las que habíamos perdido la pista, como
viejos amigos de la secundaria o la preparatoria. Por no decir que nos posibilitan
interactuar con personas de todo el mundo o incluso, con celebridades.

No obstante abusar de las redes sociales puede tener varios inconvenientes. Muchas son las personas que se han hartado de estar permanentemente en exposición, y han dado un rotundo no a este tipo de productos. Como todo en esta vida, hay que saber encontrar el equilibrio entre un uso adecuado y no tener esa sensación de dependencia. Pasar demasiado tiempo estando pendiente de las redes sociales puede llegar a provocar un sentimiento de esclavitud.

A veces, parece que una persona, literalmente se emboba, se siente hipnotizada con ver
memes y memes y videos de entrevistas con artistas que no generan nada solo
inactividad.

Aunque las redes sociales nos den una sensación de estar más conectados, en realidad nos aíslan más al no permitir un contacto directo con la realidad.

Antes para acercarse a una chica se tenía que presentar y hacer un acto de cortejo, ahora
es a través de aplicaciones que nos sugieren quién nos gusta o no, sin saber si
verdaderamente haremos una conexión más allá de lo sexual.

No estar en redes sociales también tiene beneficios, tantos como formar parte de ellas. Por eso, hemos recogido cuáles son las 5 razones fundamentales para no pertenecer a ningún tipo de red social:

  1. La primera de ellas está relacionada con tu propia tranquilidad. Si perteneces a una red social, siempre debes estar pendiente de comunicar algo a tus seguidores. Si pasas mucho tiempo sin publicar nada, la gente perderá el interés por seguirte. Sí, las redes sociales son una especie de esclavitud. No formar parte de ellas te evita tener que estar pendiente de tener que publicar algo. No siempre se tienen las ganas de hacerlo. De la misma forma, las redes sociales nos hacen pasar el tiempo pendiente de ellas. Muchas veces no estamos haciendo nada productivo, empezamos a repasar los muros de nuestros amigos y de ver contenido que no nos está aportando nada nuevo. En definitiva, nos hacen perder el tiempo. Si este es tu caso y piensas que has perdido el control, lo mejor es que te des de baja un tiempo y dediques tus días a hacer otro tipo de tareas.
  2. Las redes sociales también suponen un elemento importante de distracción. Para aquellas personas que estén preparando una oposición o se encuentren en un momento delicado de estudios, las redes sociales tienen mucho peligro. Sin riesgo de querer ser muy radical, borrarlas no es una mala opción, pero siempre puedes tomarte un tiempo de descanso de forma temporal. Puedes excluirte de ellas y volver más adelante si así es tu deseo.
  3. Estar en redes sociales también supone estar expuesto. Esto no tiene por qué tener ningún tipo de connotación negativa, pero no todo el mundo está preparado para que se aireen ciertos detalles o se muestren algunas fotografías o vídeos. Es más, hay personas que utilizan las redes sociales sin ningún tipo de control y que vierten contenido que les puede llegar a perjudicar.
  4. Siempre debemos seguir la misma máxima, lo que no quieres que se sepa, jamás lo publiques en redes. Hay lugares como Twitter en los que es muy fácil mantener una guerra abierta con cualquier usuario y por cualquier tipo de motivo. Si no sabes mantener el cuerpo a cuerpo, lo mejor es no entrar en provocaciones.
  5. Finalmente, las aplicaciones de redes sociales no se caracterizan por ser ligeras, ocupan bastante espacio y recursos de nuestros dispositivos móviles. Al no formar parte de ninguna de ellas, evitas tener en tu teléfono unas aplicaciones que hacen mucho mal en la gestión de la batería. Puede parecer un asunto bastante trivial, pero ir ligero de equipaje siempre reporta beneficios. Al menos, si deseas mantener tu perfil en redes sociales, pero no quieres estar tan pendiente, la mejor medida es eliminarlas de tu dispositivo móvil. Siempre puedes consultarlas cuando te sientes delante del ordenador.

Con información de Muy Interesante

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TECNOLOGÍA

Alguien más llenará tu bandeja de entrada: tu refri

Published

on

Ya no es suficiente con mantenernos conectados todo el tiempo, recibir información constante del mundo, ahora también nos debe preocupar cómo está nuestro refrigerador mientras no estamos en casa.

Gracias al internet de las cosas nuestros electrodomésticos ofrecen cada vez más prestaciones curiosas. Por ejemplo, Dan Hon se compró un frigorífico de LG el año pasado, y ahora se ha encontrado con una sorpresa: le está enviando mensajes de correo electrónico avisándole de que lo abre demasiadas veces al día.

Aunque ciertamente puede haber opciones útiles y otras peligrosas en los nuevos súper electrodomésticos, ¿no nos estamos pasando un poco?

Este usuario no recordaba haber dado permiso al frigorífico para que le enviara correos electrónicos. Pero de repente, no sólo le avisaba de las veces que lo había abierto durante el día. También enviaba datos sobre el consumo de agua del dispensador que había hecho, o informes de rendimiento que mostraban una confirmación indicando que todo iba bien y que no se habían detectado problemas que “pudieran impactar la capacidad de tu frigorífico para mantener tu comida refrigerada y fresca”.

Hola, soy tu refrigerador

Ya lo apuntaba cuando se lo instalaron y lo conectó a internet. Hon quería indagar cuál era el impacto de la Internet de las Cosas, y se dio cuenta rápidamente de cómo esa sobreconexión de todo tipo de dispositivos acababa sumando notificaciones que quizás no eran especialmente útiles.

Esos informes abren el debate sobre si este tipo de mensajes son o no realmente útiles. Para este usuario no lo son: no aportan demasiado, interrumpen y le parecían más spam que otra cosa. Así que si piensas invertir en el internet de las cosas, también ve ampliando tu espacio en la nube.  

Con información de Xataka

Continue Reading

TECNOLOGÍA

¿Confías en los códigos QR?

Cuando acercamos el lector óptico de nuestros móviles a un código QR o cuando alguien escanea el nuestro, estamos compartiendo nuestros datos. Así sacrificamos nuestra privacidad en aras de mantenernos a salvo del contagio.

Published

on

Los escaneamos con el móvil para acceder al menú del restaurante o dejamos que lo escaneen para entrar en una sala de conciertos. El 55 por ciento de los estadounidenses los usan en estos momentos, porque reducen el riesgo de contagio. Los códigos QR llamados así porque sus siglas en inglés (Quick Response Code o Código de Respuesta Rápida), se han consolidado como un puente entre el viejo y el nuevo mundo, entre el físico y el virtual. Pero a menudo las soluciones de hoy se convierten en nuevos problemas.

Si permitimos que todas nuestras transacciones y experiencias se produzcan a través de dispositivos automatizados, precipitamos la disminución de la interacción física, de la conversación y de la negociación. Contribuimos así a que sean cada vez mayores el aislamiento humano y la brecha digital. Como tantos otros hábitos tecnológicos de los últimos años, los códigos QR han sido normalizados sin debate, reflexión o formación previos. Antes de descargarnos una nueva aplicación, antes de ingresar en una nueva red social, deberíamos informarnos a fondo sobre ellas y pensar en sus consecuencias.

Porque somos víctimas del solucionismo tecnológico que ha denunciado, entre otros, el ensayista bielorruso Evgeny Morozov. Esa nueva ideología global —surgida de Silicon Valley— que propugna que todos los problemas de la humanidad pueden solucionarse con algún tipo de sistema o artefacto tecnológico que por lo general prescinde de las superficies físicas, desde la piel hasta el papel.

El rapero Travis Scott sorprendió a sus fans en julio con doscientos cincuenta drones que dibujaron, en el cielo del escenario en que estaba actuando, un código QR que conducía a un link de Spotify.

La conexión sin cables, a través del wi-fi o de bluetooth, ya formaba parte de nuestra vida cotidiana antes de la pandemia. Siguiendo esa lógica wireless y contactless —inalámbrica y sin contacto—, la tercera década del siglo va a asistir a la implementación del internet de las cosas, que supondrá la conexión entre objetos, electrodomésticos y dispositivos a través de sensores y diversos tipos de códigos (como el de barras o el propio QR). Se va a ir tejiendo una maraña de relaciones tecnológicas a distancia que va a alejarnos todavía más a los unos de los otros.

A menudo, cuando acercamos el lector óptico de nuestros móviles a un código QR o cuando alguien escanea el nuestro, estamos compartiendo nuestros datos. Así sacrificamos nuestra privacidad en aras de mantenernos a salvo del contagio. Como nos recuerda el ensayista y profesor Carlos A. Scolari, los interfaces no son transparentes y su diseño y su uso son prácticas políticas. Los lectores ópticos, como las aplicaciones, las redes sociales o los motores de búsqueda, nos acostumbran a leer e interpretar el mundo de un modo muy determinado. Un modo que favorece el poder de las grandes corporaciones tecnológicas y perjudica el tejido social.

Por primera vez en la historia las transacciones económicas cotidianas no tienen relación con objetos, sino que son meros datos. Todo se vuelve cada vez más intangible y abstracto. Estamos divididos entre la aceptación y el rechazo de las múltiples soluciones que nos ofrecen las aplicaciones de nuestro teléfono móvil. Ante el dilema, merece la pena recordar que lo nuevo no es necesariamente mejor que lo tradicional.

Hay que preguntarse, en cada caso, qué es lo que realmente nos conviene. Las soluciones pueden convertirse en nuevos problemas. ¿De qué vivirían, en un mundo sin monedas, quienes mantienen a sus familias con limosna? Si sigue creciendo la digitalización de todo, ¿cómo evitaremos la discriminación de las personas que no puedan adaptarse por motivos de edad?

Los códigos QR están viviendo su edad de oro durante la pandemia. Porque en estos tiempos de crisis necesitamos con urgencia puentes entre los dos mundos que ahora componen el mundo. Pero no seamos ingenuos, son los conectores y los signos de puntuación de la nueva sintaxis tecnológica. Una sintaxis que nos acostumbra cotidianamente a no usar billetes ni papel, a no tocar y a no tocarnos.

Por eso lo más inteligente tal vez sea evaluar, en cada ocasión en que nos pidan que usemos esa tecnología y las de su familia contactless, si debemos optar por la integración o por la resistencia. Por el sí o por el no.

Con información de New York Times/ Jorge Carrión (@jorgecarrion21) es escritor y director del máster en Creación Literaria de la UPF-BSM. Sus últimos libros publicados son Contra Amazon y Lo viral. Es el autor del pódcast Solaris, ensayos sonoros.

Continue Reading

TECNOLOGÍA

¿Qué te ofrece Facebook Dating para que conozcas al amor de tu día?

Disculpen, pero sin ofender, no creemos que uno pueda encontrar al amor de su vida en estas aplicaciones, pero sí es muy posible que pases un buen día con un “date”.

Published

on

En la actualidad es muy difícil entablar una relación con cualquier persona, además de una pandemia, muchas limitaciones sociales han aparecido.  Ya no es suficiente con que seas un buen ser humano, respetuoso o divertido, ahora parece que tienes que pertenecer a un grupo en específico, porque sino no encajarás.

La intolerancia, la falta de empatía y la falta de respeto a diferentes pensamientos, hacen que cada vez nos alejemos más como personas y nos perdamos la oportunidad de conocer a alguien diferente a nosotros, que podría aportarnos y enseñarnos. En vez de eso, preferimos limitar nuestro circulo y quedarnos con los que manejan la misma información.

Para facilitar nuestra selección de personas, han aparecido las aplicaciones de citas en internet, que nos muestran como un catálogo al mejor postor.  Eso sí, hay que tener cuidado porque existen muchos farsantes.

Tinder, Bumble, OKCupid o Grinder han forjado nuevos lazos que pueden ir desde una relación pasajera, hasta conocer “al amor de tu vida”, o en todo caso, “al amor de tu día”. En su afán por mantener el control del mundo, Facebook no se quiso quedar atrás y sacó Facebook Dating que se prepara para superar a otras apps de citas con nuevas opciones que no se encuentran hasta ahora en las otras redes.

Facebook Dating se enfoca en reunir a personas con gustos similares, por ejemplo, que asistan al mismo tipo de eventos o que tengan intereses en común. Además, funciona mediante la creación de un perfil exclusivo para esta función que no se mezcla con el que ya tienes para tu red social.

Sin embargo, Facebook Dating todavía no alcanza el éxito o el prestigio que tienen otras apps de citas como Tinder, por lo que la empresa recientemente anunció algunas novedades que buscan competir directamente con estas otras opciones:

Iniciar audios

Ahora, Facebook Dating ofrece la posibilidad de iniciar una conversación mediante audios, los cuales son una forma de comunicación muy común en plataformas como WhatsApp y que la gente acostumbra emplear bastante. Otras apps como Bumble ya contaban con esta opción y ahora también podemos verla aquí. Para poder mandar audios o hacer llamadas, es importante que los usuarios ya se hayan dado match previamente.

Match anywhere

Esta función permite que los usuarios de Facebook Dating puedan tener activada más de una ubicación al mismo tiempo. Así que cada persona podrá tener hasta tres ubicaciones funcionando de forma simultánea, permitiendo que cada persona conozca más y más gente de distintos espacios donde suele encontrarse. Si eres de las personas que viajan mucho, sin duda esta opción será de gran ayuda.

Lucky Pick

Con esta opción, los usuarios podrán hacer match con otras personas que pueden estar fuera de sus preferencias, las cuales fueron configuradas personalmente al instalar la aplicación. Así que si quieres conocer a alguien que no necesariamente cumpla con el típico perfil de las personas que suelen interesarte, ahora podrás.

Con información de GQ

Continue Reading

MAS NOTICIAS

Revista 360 Grados Copyright © 2021