Connect with us

LIBROS

Tendencias digitales para salvar el arte de leer un libro

Published

on

Para competir con los nuevos hábitos de la gente y la oferta de ocio en la red, el sector del libro busca reinventarse con algunas tendencias digitales. Afortunadamente, la industria está dispuesta a romper paradigmas y hacer todo lo posible para que los lectores tengan al alcance de un clic sus obras favoritas, ferias del libro y conferencias de los autores.

Entre las principales acciones figuran desde los escritores que concebirán sus obras cada vez más para ser escuchadas directamente en audiolibros o podcast y los que leen sus propios libros, hasta la pequeña era dorada de la novela corta; y desde la normalización de las ferias del libro híbridas entre lo presencial y virtual, hasta las librerías que han abrazado la fórmula de llegar a la puerta de los lectores y no esperar a que ellos vayan a sus establecimientos.

Así, 2020 no solo será recordado en el sector editorial como el año de la pandemia covid-19 que cerró librerías, paralizó ediciones y redujo la recuperación económica de la industria, sino, sobre todo, por el atajo de modernización a que se vieron abocados, o mejor, puestos al día. Es la renovación necesaria y acorde a este universo dual en expansión: analógico y digital.

Las siguientes son algunas de las tendencias que se confirman y otras que surgen en los ámbitos de creación, industria, negocio, cultura, placer y entretenimiento en el sector del libro:

El lector como protagonista

Ahora sí parece que el lector empieza a estar en el centro del libro. El lector como verdadero protagonista. Todos quieren acercarse más a él y de manera más cálida y empática.

Aunque suene paradójico esto de que lo principal para el sector del libro es el lector (los escritores escriben para él, las editoriales publican para él y las librerías venden para él), la industria sigue con muchos rastros de un modelo de negocio decimonónico basado en que es el cliente-lector quien debe acercarse a ellos, casi como “yo tengo algo que tú necesitas o quieres”, olvidándose de que es gracias al lector que compra y lee existe el libro como industria.

Han llegado dos tendencias para quedarse y perfeccionarse en las que el lector es el objetivo y beneficiario: las plataformas y sistemas de venta a domicilio y online de libros y las actividades digitales de las librerías, así como la programación virtual o híbrida de las ferias y demás eventos editoriales o literarios que permite llegar a más personas y que estas tengan acceso a actividades o autores antes impensables.

Digitalización de las librerías

Desde hace unos cuantos años hay varios modelos que negocio, en todos los ámbitos, que le ahorran tiempo al cliente o potencial comprador donde es la tienda o empresa la que se acerca al cliente y le lleva el producto al lugar que este elija. Ello apoyado en el modelo one clic. Amazon es un ejemplo. Muchas librerías salvaron el año gracias a este modelo: el cliente pedía el libro en su web y lo recibía en la dirección que indicaba en el tiempo que pedía o lo recogía en la librería.

Aún falta mucho por hacer y comprender que las tecnologías digitales, emergentes y futuras no son enemigas sino aliadas.

Ferias del libro desde casa

Las ferias, festivales y diferentes encuentros del libro y los escritores tuvieron que reinventarse para no cerrar. Crearon ferias y festivales virtuales con una programación basada en las charlas, debates o conferencias telemáticas a través de algunas plataformas de internet. Esto permitió ampliar su público y que la gente accediera a ellas desde cualquier lugar del mundo.

Esos formatos permanecerán cuando las ferias vuelvan a ser presenciales. Dichos encuentros convivirán con formatos híbridos, la mayor parte con los invitados y público presentes y varias actividades con invitados en una gran pantalla desde cualquier lugar del mundo. Esta fórmula permite, además, que autores que no suelen viajar a estos certámenes o que restringen su presencia pública, ya sea por cuestiones de trabajo o por reducir la huella de carbono con sus desplazamientos, lo podrán hacer de manera cómoda.

El destino de las ferias del libro.

Escritores leyendo sus audiolibros

El formato del audiolibro sigue su conquista del público. Hay dos tendencias que los involucran: por un lado, los escritores leerán, cada vez más, sus propios libros con el fin de dar un plus a la obra, personalizarla y ser un gancho para los audiolectores, es decir compradores. La otra línea que se abre paso, muy lenta pero segura, es la de que los autores escribirán cada vez más libros directamente para el formato de audiolibro, obras para ser escuchadas, aunque luego se impriman. El camino es a la inversa.

Como escribiera Diana M. Horta en un reportaje de audiolibros de 2020, en WMagazín: “El audiolibro es como el Spotify o el Netflix de los libros y está instalado en apps, canales o plataformas especiales como las citadas, además de las webs de las propias editoriales. Según los expertos, la proyección es que este formato llegue a representar en los próximos años entre el 10% y el 15% de la facturación total del mercado editorial en el mundo que supera los treinta mil millones de euros”.

Auge de las novelas cortas

La nouvelle o novela corta gana terreno. Es uno de los modelos literarios más difíciles para un autor, son mucho más que cuentos largos o novelas cortas. Son historias más próximas al despliegue del mundo novelístico, en cuanto a personajes y tramas, pero con el impacto de un relato certero. En el canon literario figuran títulos como Muerte en Venecia, de Thomas Mann; La metamorfosis, de Franz Kafka; El principito, de Saint-Exupéry; El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad; El coronel no tiene quien le escriba, de Gabriel García Márquez…

En 2020 algunas de las mejores narraciones estaban cerca de la nouvelle, con alrededor de unas 200 páginas, y algunos libros un poco estirados en el paginaje con el tipo de letra más grande y/o los márgenes más amplios. Destacan títulos como Un amor, de Sara Mesa; Los chicos de la Nickel, de Colson Whitehead; Dicen los síntomas, de Bárbara Blasco; Toda la soledad del centro de la tierra, de Luis Jorge Boone…

En 2021 esa tendencia se refuerza con Páradais, de Fernanda Melchor (Literatura Random House), Gordo de feria, de Esther García LLovet (Anagrama); Declaración de las canciones oscuras, de Luis Felipe Fabre (Sexto Piso); Fantasmas azules, de Paula Farias (ADNovelas)…

Con información de Wmagazin

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LIBROS

Ya no busques, estos son los libros más vendidos en Amazon

Published

on

Ahora que se acerca la temporada de los regalos, un libro puede ser una gran opción. Y para que no andes adivinando que lectura será la más indicada, buscamos entre los más vendidos de Amazon y te hemos armado un rainking que a cualquiera le gustará. Trae de todo, desde obras de misterio, novelas románticas hasta libros de autoayuda. Obsequia una buena lectura, de esas que cambian vidas.

Dune

$281

Si todavía no has visto la película, este es el mejor momento para introducirte en la lectura del universo creado por Frank Herbert, que se completa con otros 6 volúmenes. El entretenimiento está del todo asegurado.

“En el desértico planeta Arrakis, el agua es el bien más preciado y llorar a los muertos, el símbolo de máxima prodigalidad. Pero algo hace de Arrakis una pieza estratégica para los intereses del Emperador, las Grandes Casas y la Cofradía, los tres grandes poderes de la galaxia. Arrakis es el único origen conocido de la melange, preciosa especia y uno de los bienes más codiciados del universo.

Al duque Leto Atreides se le asigna el gobierno de este mundo inhóspito, habitado por los indómitos Fremen y monstruosos gusanos de arena de centenares de metros de longitud. Sin embargo, cuando la familia es traicionada, su hijo y heredero, Paul, emprenderá un viaje hacia un destino más grande del que jamás hubiese podido soñar”.

Las Trampas Del Miedo de Daniel Habif

$349

Un arsenal de armas contra el miedo que te llevará a establecer una nueva relación con las circunstancias que te producen temor e iniciar el camino a un nuevo y mejor futuro. Es una visita a las dimensiones biológicas, psicológicas y espirituales de los temores que debemos desmantelar. El autor explica cómo operan estas trampas y ofrece herramientas para superarlas, pero no se queda allí: incluye varias de las secuelas que el miedo causa y explora alternativas para enfrentarlas.

Las trampas del miedo es para ti si quieres: desmantelar los miedos paralizantes, tomar mejores decisiones, trazar el mapa de tu propósito, navegar la soledad, catalizar la pérdida, aprender a meditar y orar.

Encuentra tu persona vitamina

$298

Los libros de autoayuda han ganado mucho protagonismo en los últimos años, en ese deseo generalizado de encontrar el bienestar emocional. Una obra en la que la doctora ofrece una visión científica, psicológica y humana desde la que analizar al apego, la infancia y el amor para ayudarte a conocer los vínculos que mantienes con cada persona de tu círculo. Pero, además, te enseña a comprender tus emociones y encontrar esas personas ‘vitamina’ que sacan lo mejor de ti.

“¿Por qué hay personas que nos hacen sufrir tanto y otras que nos generan confianza y cuya sola presencia nos reconforta? ¿Por qué hay gente que tiene tendencia a establecer relaciones complicadas y dolorosas? ¿Amamos cómo nos amaron? ¿Hay algo bioquímico detrás de la confianza, el apego y el amor? ¿Cómo podemos acertar a la hora de elegir pareja?”

El hombre en busca de sentido de Viktor E. Frankl

$228

En esta obra, Viktor E. Frankl explica la experiencia que le llevó al descubrimiento de la logoterapia. Prisionero, durante mucho tiempo, en los desalmados campos de concentración, él mismo sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda.

El hombre en busca de sentido es mucho más que el testimonio de un psiquiatra sobre los hechos y los acontecimientos vividos en un campo de concentración, es una lección existencial. Traducido a medio centenar de idiomas, se han vendido millones de ejemplares en todo el mundo. Según la Library of Congress de Washington, es uno de los diez libros de mayor influencia en Estados Unidos.

El humor de mi vida

$419

La actriz y presentadora Paz Padilla se desnuda en este libro en el que habla, sin tapujos, de la muerte y de la pérdida que ha supuesto el fallecimiento de dos personas irremplazables: su madre y el amor de su vida, Antonio. Como si recorriera los recovecos del cuerpo de su amado, Padilla comparte los momentos más duros al acompañar a su marido en sus últimos días. Nos habla de la muerte sin pelos en la lengua, sin miedo y sin tabúes para que reflexionemos y dejemos de vivir de espaldas a ella.

El monje que vendió su Ferrari

$256

Con más de 5 millones de libros vendidos, Robin Sharma conquistó a críticos y lectores con esta obra, publicada hace más de 15 años. A través de la historia de Julian Mantle, el autor invita a reflexionar sobre cada aspecto de nuestra vida y aporta una nueva visión enfocada a encontrar la paz emocional.

Continue Reading

LIBROS

El Wagnerismo, como el amor, está en todas partes

El crítico musical de The New Yorker, Alex Ross publica “Wagnerismo” (Seix Barral), un trabajo de investigación excepcional y adictivo sobre la influencia cultural del compositor alemán.

Published

on

Fruto de una década de trabajo, el crítico publica “Wagnerismo, arte y política a la sombra de la música”. En este texto, desmenuza anécdotas, historias, reflexiones y documentación con la fluidez desbordante habitual, mediante una lectura que, por momentos, parece una novela y, sobre todo, nos cuenta los hechos desde una perspectiva analítica, aunque profundamente contagiosa y adictiva

Fanáticos y detractores no han podido evitar manifestarse sobre Wagner a lo largo y ancho de la historia. Especialmente desde que el nazismo hizo suyo: devoró su obra y su persona y escupió los huesos.

“Me opongo a la tendencia de equiparar a Wagner con la Alemania nazi –dice Ross asomando en streaming–. No les pongo al mismo nivel, eso daría la victoria final a Hitler, pero hay que reconocer todas las extensiones de Wagner: los propios judíos que amaban su música sabían de su antisemitismo, y a pesar de todo reconocían la fuerza de su arte, al igual que la comunidad negra”.

La cuestión alemana es un tema candente del libro –también la misoginia y la relación de Wagner con las mujeres o sus personajes femeninos–, pero Ross toma distancia. “No creo que la fuente de Hitler sea Wagner, pues el antisemitismo ya existía. Hitler se había enamorado de él ya antes de politizarse, le abrumaron las historias y los sonidos de sus óperas. Es luego que se radicaliza y se va hacia la ultraderecha, llevándoselo con él”.

Efectivamente, en sus casi mil páginas el crítico musical introduce documentos chocantes, como la respuesta que le dio al rey Ludwig cuando éste le pidió explicaciones sobre por qué un antisemita se rodeaba de colaboradores judíos:

“Que tenga un trato amistosamente compasivo y de colaboración podría explicarse por el hecho de que yo considero que la raza judía es el enemigo nato de la humanidad pura y de todo lo que noble en ella: es seguro que causarán nuestro hundimiento, principalmente de los alemanes, y yo soy quizá el último alemán que he sabido mantener mi integridad como persona artística frente a un judaísmo que ya lo domina todo”.

“No podía imaginar una Alemania sin judíos. Les necesitaba como colaboradores y al final tenía sentimientos hacia ellos”.

Alex Rossa, es autor también de El ruido eterno (Seix Barral, 2009) y Escucha esto (Seix Barral, 2012).

Desde los simbolistas franceses al modernismo anglosajón, la pintura abstracta, el teatro o el cine, todo está atravesado por el wagnerismo. Incluso en la guerra se le invoca: las operaciones y fortificaciones adquieren nombres en clave directamente wagnerianos: la Línea Siegfried, la Línea Panther-Wotan, la Operación Brunhild o la Operación Fuego Mágico.

En 1939, el regalo de cumpleaños que recibe Hitler son los manuscritos originales de las tres primeras óperas de Wagner que habían pertenecido a Ludwig II. Más adelante, cuando el fin se acerca, Hitler deja de escuchar Wagner y prefiere operetas como La viuda alegre.

“A finales del siglo XIX a Wagner se le invocaba. No digo que no hubiera existido nada sin él, pero lo impulsó. Mucha gente se quedó con aquellas ideas, se reafirmó en ellas como en una especie de invernadero en el que Wagner era el agua y el clima adecuado. Wagner era un camaleón, se metamorfoseaba en distintas circunstancias. Y lo sigue haciendo”.

Con información de La Vanguardia

Continue Reading

LIBROS

“Quizá en el futuro se pueda manipular la mente con la tecnología”: Facundo Manes

Published

on

En una era donde entendemos la tecnología perfectamente y seguimos su ritmo y evolución sin cuestionamientos, lo que no podemos terminar de entender y de conocer es nuestro cerebro, el cual en algunas personas ha colapsado por la soledad, la individualidad y la apatía que originó la pandemia.

Facundo Manes desmenuza los secretos del órgano más sofisticado del planeta, lo que se sabe y lo que falta por saber. Acaba de publicar “Ser Humanos. Todo lo que necesitas saber sobre el cerebro” (Paidós, 2021), un relato ágil de los hallazgos clave de la neurociencia y donde reivindica las habilidades exclusivas del ser humano.

“Es el único órgano del universo que intenta entenderse a sí mismo”, explica con entusiasmo el médico, que se graduó como neurólogo en la Universidad de Buenos Aires y se formó en el campo de la neurociencia y la neuropsiquiatría en Estados Unidos y el Reino Unido.

PREGUNTA. ¿Qué y cuánto sabemos del cerebro?

RESPUESTA. Hemos avanzado en las últimas décadas más que en toda la historia de la humanidad. Pero nos falta una teoría general sobre el cerebro. La pregunta clave es si el ser humano va a ser capaz de entender su propio cerebro.

P. ¿Qué es lo más importante que falta por saber para dar un salto cualitativo en la neurociencia?

R. La conciencia, el entendimiento de cómo los circuitos neuronales dan lugar a este sentimiento íntimo, privado, personal y subjetivo que tú o yo estamos sintiendo. No tenemos ni idea de cómo funciona eso.

P. En su libro dice que hoy el cerebro se está poniendo a prueba “de forma drástica”. ¿Eso qué significa?

R. Por primera vez en la historia, la evolución inmediata del cerebro no será biológica. Ahora hay nuevas tecnologías con las cuales estamos permanente conectados, los jóvenes son nativos digitales y existe la interfaz cerebro-máquina [dispositivo que decodifica el lenguaje del cerebro y conecta al órgano con un ordenador]: hoy se pueden poner electrodos que registran el pensamiento para mover un brazo, un programa lo decodifica y se mueve un brazo robótico obedeciendo a los pensamientos de esa persona. La pregunta es, ¿cómo vamos a evolucionar? La tecnología moderna impacta en nuestro cerebro, aunque no va a cambiar su estructura. Vamos hacia un mundo pospandemia donde valoraremos al ser humano. En cinco años, wasapear todo el día estará tan mal visto como fumar en un avión. La tecnología no va a cambiar la estructura del cerebro, pero sí creo que por primera vez estamos ante un dilema que posibilitará nuestra evolución. No será por la biología como antes, sino por la interfaz cerebro-máquina. Puede haber un salto evolutivo hacia algo que no había pasado.

P. Pero ¿hacia dónde? Porque ese salto puede ser para bien o para mal.

R. Exacto. ¿Qué pasa si eso que se estudia para hacer el bien, para ayudar a pacientes, se usa para modificar la actividad neural de una persona en el futuro? Por eso es necesario que crezca la neuroética, que es la evaluación ética de los avances del estudio del cerebro.

Facundo Manes, neurólogo en la Universidad de Buenos Aires, se formó en el campo de la neurociencia y la neuropsiquiatría en Estados Unidos y el Reino Unido.

P. Usted habla de las neuroarmas. ¿El cerebro puede convertirse en un arma de combate?

R. Tiene sentido porque la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados en Defensa, que es una institución asociada al Departamento de Defensa estadounidense, está invirtiendo mucho en neurociencia para aumentar la resiliencia de los soldados. Quizás en el futuro se pueda manipular la mente de algunos soldados con tecnología. Por ahora esta área es embrionaria, pero hay que prestarle atención. Quizás las guerras del futuro sean neuroguerras, manipulando la mente del adversario o aumentando la resiliencia o la resistencia al dolor de los soldados.

P. Con respecto a los problemas de salud mental, que también son enfermedades del cerebro, ¿qué se sabe?

R. Sabemos, sobre todo, detectarlos mejor que antes, y sabemos que todos tienen un componente biológico subyacente. Pero todavía nos falta un marcador biológico, como existe en la diabetes. La salud mental es una de las áreas en las que más hay que invertir. Las pandemias cambian a las sociedades, para bien o para mal. Después de la peste negra llegó el Renacimiento, que fue algo bueno. En esta pandemia, el impacto en salud mental durará más que la pandemia. Hoy impacta sobre todo a cinco grupos: a los jóvenes, porque les coge en una etapa de desarrollo cerebral y modulación de las emociones; a las mujeres, porque aumentó la violencia doméstica; a los mayores, porque había una epidemia de soledad antes de la pandemia que se ha agravado; a los profesionales de la salud y a los pobres.

P. Los expertos ya hablan de que estamos en una pandemia de mala salud mental. ¿Cómo se afronta?

R. En una pandemia, la respuesta a la salud mental debe ser tan importante como la vacunación. No se puede separar la salud física de la salud mental. Hay que hacer una gran campaña de psicoeducación, dar herramientas a las personas para detectar el estrés, la angustia, la ansiedad y poder abordarla.

P. Usted repite en el libro que el cerebro es un órgano social. Pero la pandemia nos ha abocado al aislamiento. ¿Cómo afectará al cerebro esta crisis sanitaria?

R. El virus lo que ha hecho es coger lo más importante de nuestra especie, que es el contacto humano, y lo ha usado en nuestra contra. Todavía seguimos sin abrazarnos ni tocarnos. Y esto es muy importante porque, igual que la sed es una alarma biológica que nos recuerda que tenemos que hidratarnos, la soledad es una alarma biológica que nos recuerda que somos seres sociales. El órgano más complejo del universo es un órgano social y la pandemia lo que ha hecho es evitar el contacto social y aumentar la soledad. Y la soledad crónica es un factor de mortalidad tan importante como la obesidad o el tabaquismo, y más importante que la polución ambiental. Si uno estudia crisis, guerras, epidemias y pandemias, hay una buena noticia: los seres humanos somos seres adaptativos y resilientes.

P. Y si somos seres sociales y el altruismo activa los sistemas de recompensa, ¿por qué vivimos en un mundo tan individualista?

R. Es el factor humano. Creo que hay una crisis de empatía en la sociedad actual. Vivimos en la mejor época de la historia de la humanidad, y tenemos ansiedad, estrés… Tenemos sesgos, la vida la vemos a través de anteojos que vamos construyendo a medida que crecemos: construimos prejuicios, vallas… La mayor parte de la decisión humana no puede ser analítica o racional porque requiere un gasto mental y tenemos recursos cognitivos limitados. Entonces vivimos de forma automática, con hábitos. Hay un factor humano que influye en nuestra conducta y que nos lleva a la falta de empatía, pero la buena noticia es que se puede modificar.

P. ¿Somos nuestro peor enemigo?

R. Sí, y eso nos hace, a la vez, más infelices. Porque lo que nos da bienestar es lo opuesto. Estamos quizás viviendo más automáticamente de lo que necesitamos para disfrutar la vida. Estoy seguro de que en 5 o 10 años vamos a valorar mucho el ser humano. Lo más cool y sofisticado va a ser esta charla.

Con información de El País

Continue Reading

MAS NOTICIAS

Revista 360 Grados Copyright © 2021