Connect with us

ARTE Y CULTURA

¿Quién vivía en el Castillo Azul de Cholula?

Es la pregunta que asalta la mente de todo transeúnte cuando pasa frente a la casa de Diego Gaona, conocido también como “El brujo de Cholula” o “El mil amores”, un hombre que adivina el futuro por medio de los astros.

Published

on

Retomamos una entrevista publicada en septiembre del 2014, cuando aún vivía este mítico personaje y la publicamos en nuestra versión impresa. 

Por Éric David Montero

Un castillo de 72 habitaciones es el hogar que Diego Gaona ha compartido con varias mujeres a lo largo de su vida. Una construcción extravagante, que tiene estatuas de leones en una de las entradas; inmediatamente sigue una escalera con un pasamanos en forma de serpiente pintada de azul cielo, ahí también hay dos improvisados guardianes de la Edad Media.

El inmueble no tiene estilo arquitectónico, sólo el que él ideó al paso de los años. De hecho, empezó a construirlo con la ayuda de uno de sus hijos, José Luis, allá por 1976.

Gaona es un hombre acostumbrado a la constante visita que le hacen los medios de comunicación para que adivine el futuro o la suerte que traerá el año en curso. La habitación no miente, pues en una de las paredes tiene pegadas páginas amarillentas de los diarios a los cuales les ha otorgado entrevista, porque eso es lo que hace, “decir la verdad desde hace 30 o 40 años”, con el único fin de ofrecer orientación a cambio de una cooperación voluntaria.

En un principio el adjetivo “brujo” le producía coraje, pero se fue acostumbrado, y aclara: “Si lo fuera, ya hubiera embrujado a todo el cabrón gobierno pa’ que le dé chorrillo”.

“El Mil Amores” es un personaje de quien se ha escrito demasiado, al igual que de sus predicciones y sus romances; su nombre aparece en diarios como La Jornada, El Sol de Puebla, incluso en el semanario amarillista Insólito y El Universal, especialmente en la década de los 80 y 90.

Mira todas las pendejadas que me traen.

Diego saca la prenda interior de una mujer.

Pero yo no hago esas porquerías. A las mujeres les digo: “para qué sufres por ese pendejo, mejor búscate otro”. A los hombres también, yo no hago ese tipo de trabajos, yo baso todo en los números.

Su vestimenta es muy ordinaria: pantalón de vestir, playera a rayas con cuello sport.

Pero hay algo que le da un poco de misterio: unos lentes oscuros que ocultan una mirada con cataratas y una cadena con un sol de nueve picos que cuelga de su cuello.

La plática es interrumpida por uno de sus bisnietos, que se asoma a la oficina para pedirle dinero. Diego saca una moneda de 5 pesos y se la da, pero le exige que nos salude. El niño sólo responde con un “¡Oooooora!”.

“He tenido 18 mujeres y hasta un puto”

Declaró Diego Gaona, “el mil amores”

Ver tantas entrevistas y fotografías en su oficina me hizo titubear sobre las preguntas que ya había preparado; incluso me interrumpe antes de que lance el cuestionamiento, “¿Qué más quieres saber, compadrito?”.

Al ver que dudo ataja:

-Tengo 84 nietos, 22 bisnietos y cuatro tataranietos, 80 años, harta pinche marihuana (bromea). Aquí tuve viviendo 18 mujeres y hasta un puto, lo último no lo pongas. Bueno sí. ¡Total!

Para convencerme de que aún es vigoroso saca una bolsa llena de papel higiénico usado y la coloca sobre el escritorio.

Mira. Todo esto es de pura chaqueta, perdón que lo haga, pero es que, si no, no me crees. Para coger hago nueve movimientos y paro. Para mí el nueve lo es todo, mi castillo tiene 72 habitaciones, si sumas el siete y el dos te da nueve; tuve 18 mujeres, 1 y 8 son nueve. Es el único número que, al multiplicarlo con otro, el resultado final será el 9. Por ejemplo: 9 por 5 son 45, súmalo y el resultado será el mismo, y así por el que quieras. ¿Qué más quieres saber, compadrito?

Arriba hay un corazón con dos iniciales, se percata de mi curiosidad y relata que en 2006 vivió con él una menor de 16 años. Asegura que la adolescente le pidió que le enseñara lo que se sentía tener sexo. Diego no lo pensó dos veces y en su oficina era donde tenía a la joven, sin obligarla a nada.

Según él no intentó conquistarla, de hecho, a ninguna conquista, no sabe cómo hacerlo. Asegura que todas llegan por su propio pie. Todo eso incluso le carreó problemas legales de los que ya salió librado.

Diego interrumpe de nuevo la entrevista y sale de su castillo a saludar a los turistas. “¡Gracias por visitar Cholula!”, los pasajeros del turibús no dejan de sacar fotos a su castillo, que construía cada que había luna tierna. Después de su cortesía con los visitantes, regresa para reiniciar la plática.

NO HABLÉ CONTRA EL CLERO NI LA POLÍTICA

Los días en que Diego Gaona fue panadero y cargador en el mercado quedaron en el recuerdo, las noches que pasó durmiendo en el parque también.

El adivinar la suerte le dio fama; la televisora local lo ha invitado a algunos programas, pero con la condición de no hablar mal del gobierno ni del clero, de ahí en fuera, lo que quiera.

Algunos aciertos fueron publicados en La Jornada de Oriente en diciembre de 1996.En esa ocasión dijo que el PAN llegaría a la presidencia de la República en el año 2000 y que el expresidente Carlos Salinas de Gortari no sería juzgado por los mexicanos. Además vaticinó un 1997 lleno de rencores políticos y venganzas.

Diego no deja pasar más de un minuto de silencio; se deja ver como un personaje pintoresco que agarra la parranda cada que se le ocurre, el olor de su oficina lo delata. Adicto al sexo y al mambo, que baila para sentir los senos de quienes bailan con él, o dar un “restregón”.

Las voces se apagan y suelta la última frase de la entrevista:

Si ya no tienen más que preguntarme, les adivino la suerte.

Pregunta mi fecha de nacimiento y me intriga saber de mi porvenir. Mientras eso pasa, comienza a consultar los números de su escritorio y los que están pegados en otra de las paredes.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTE Y CULTURA

¿Quieres entender a un mexicano? Aprende estas palabras

Como preámbulo a esta nota les recomendamos que abran su Spotify y busquen la canción Chilanga Banda, interpretada por Café Tacuba o por Jaime López. Pongan mucha atención en la letra y una vez que ya estén a tono, lean este pequeño breviario para aumentar nuestro optimismo.

Published

on

Los mexicanos poseen una personalidad única que conquista a todo extranjero, mucho tiene que ver con la forma de expresar su cariño y hospitalidad. Manejan palabras colmadas de folclor que llegan a ser muy pegajosas.

Si vas al centro o al norte de la República el significado de algunas palabras o frases cambian abismalmente. El léxico del español se empezó a mezclar con el náhuatl en el siglo XVI cuando los españoles colonizaron los pueblos de Mesoamérica, por esta razón existen en nuestra cultura incontables modismos.

Les compartimos los significados de algunas palabras y frases más populares que usamos los mexicanos, anota y adopta:

Apapacho

Esta palabra proviene del vocablo “papachoa” o “papatzoa” que en náhuatl se traduce como “ablandar algo con los dedos”. Los aztecas lo usaban englobando el concepto de “abrazar” o “acariciar con el alma”.

Achichincle

Su significado indígena era “quien chupa el agua”, ya que era una palabra usada para nombrar a aquellos que sacaban el agua de las minas. Su significado se transformó a “hombre ordinario que acompaña a un superior y sigue sus órdenes”.

Alcahuete

Se aplica a personas que encubren las fechorías de otros, o las consienten.

Chafa

Se empezó a transformar a partir de la palabra gallega “Chafallada” que significa “cosas sin valor”, aunque también hay una versión que afirma que puede ser una adecuación de la palabra en inglés “chaff” que se traduce como “desperdicio”. La RAE indica que su significado es “de mala calidad”.

Chido

La RAE la considera una palabra coloquial que significa bonito, lindo y muy bueno. La primera referencia de la palabra aparece en 1904 en el libro ‘Los criminales en México: Ensayo de psicología criminal’ de Carlos Roumagnac y aparece como “Xido”.

Güey

Si existe una palabra que recuerdan los extranjeros tras visitar México es ésta. Y es que hay quienes la usan para todo y sobre todo como una referencia para charlar con un amigo.

Changarro

Podríamos utilizar un eufemismo para definirlo: una pequeña tienda o un negocio pequeño.

Ahora unas frases:

Ya te cayó el chahuistle

Chahuistle es una palabra de origen náhuatl, “chahuiztli” y significa “enfermedad de la hoja de maíz”, que es producida por un hongo. La traducción es: ¡ya te descubrieron!

Échate un coyotito

No es otra cosa que “tomar la siesta”, sobre todo después de comer.

No te me achicopales

Su origen es náhuatl y deriva de la palabra “achicaualiztli”, cuyo significado es parecido a débil o frágil. O sea, “No te pongas triste o débil”

Le da vuelo a la hilacha

Significa que la persona en cuestión lleva una vida desenfrenada o con excesos.

¡Ya chole!

La expresión significa “ya basta”, “ya fue suficiente”, “ya cansa”.

Estoy haciendo “talacha”

El talacho es una herramienta para labrar la tierra. Surgió de la fusión del náhuatl: “tlalli” (tierra) y el castellano “hacha”. O sea, “Estoy haciendo trabajo”

Con información de México Desconocido

Continue Reading

ARTE Y CULTURA

Sabes de arte si reconoces estas pinturas

Muchos no observan el arte como lo que es sino como lo que aparenta, se puede decir que se ha perdido más el percibir por el presumir.

Published

on

Recientemente, el FBI detuvo en Nueva York a Ángel Pereda, excandidato a presidente municipal por Movimiento Ciudadano en San Pedro Cholula, Puebla, porque el político trató de vender obras falsificadas de  Jean-Michel Basquiat y Keith Haring.

Esto viene a colación porque desde hace algunos años, en las residencias de políticos, empresarios, rectores de universidades, y aspirantes a ser fifís se puso de moda presumir obras de arte. Y muchas veces se desconoce si son originales, adquiridas en el mercado negro o, en su caso, falsificadas.

Muchos no observan el arte como lo que es sino como lo que aparenta, se puede decir que se ha perdido más el percibir por el presumir, aún sea así solo el conocimiento de las obras.

Más de 20 mil personas visitan a diario el cuadro más famoso del mundo: La Mona Lisa. Es decepcionante ver cómo la gente se aglomera alrededor de la obra de Da Vinci y no distingue las otras pinturas que se encuentran en la sala; una vez que se toman su “selfie” con la Gioconda, salen del lugar e incluso dan por finalizada su visita al Museo de Louvre.

Existen personas que se hacen llamar conocedores del arte y sólo hablan de ciertas exposiciones que encabezan pintores renombrados como: Vincent van Gogh, Frida Kahlo, Da Vinci y Salvador Dalí. Pero hay infinidad de artistas que merecen reconocimiento y se encuentran en las sombras.

El arte es mucho más que pinturas, el arte es historia, contexto, negocio e ideología. A través de sus trazos, un pintor buscaba mucho más que perdurar en la mente de alguien. En diferentes etapas de la historia la pintura ha transmitido ideales, vivencias y técnicas. Un cambio paradigmático ocurrió en el arte cuando llegó la fotografía que hacía mejor el trabajo de retratar la realidad. Entonces fue cuando la pintura buscó proyectar otros atributos como los colores brillantes, los símbolos y las dimensiones.

Los que saben de esto, necesitan días para recorrer un museo y disfrutar cada obra. Para que puedas ampliar tus conocimientos, te presentamos una selección de obras que tienen mucho que decir.

Con información de Polo de Arte

Continue Reading

ARTE Y CULTURA

¿Pagarías por una obra de arte que no existe en el mundo físico? Así funciona el NFT

En la vida misma, las cosas que más valor tienen son las intangibles, como el amor y el aire. (No sabemos el autor de esta frase que es digna para un Tuit, pero va de acuerdo con lo que leerán a continuación)

Published

on

El arte contemporáneo digital encontró esta validez e impulso en el NFT. Sí no sabes de lo que estamos hablando, no te preocupes, no estás solo. El mundo de las criptomonedas y criptoarte no es fácil de descifrar al principio.

Pero al enterarnos de que una obra, objetos, videoclips e incluso un meme se han vendido por millones, comprendimos que era tiempo de investigar de qué trata.

¿Qué es un NFT?

NFT son las siglas en inglés de token no fungible (no agotable). Las obras tradicionales de arte como pinturas son valiosas porque son únicas. Pero los archivos digitales pueden ser duplicados con facilidad una y otra vez.

Con los NFT, el arte puede ser tokenizado para crear un certificado digital de propiedad que puede ser comprado y vendido, como unas “escrituras de propiedad”. Como con las criptomonedas, un registro de quién posee lo que está almacenado en un libro de contabilidad compartido.

Los registros no pueden ser falsificados porque el libro en cuestión es mantenido por miles de computadoras alrededor del mundo. Los NFTs no se pueden intercambiar entre sí, ya que no hay dos NFTs iguales.

¿Qué impide que la gente copie el arte digital?

Nada. Millones de personas han visto la pieza de arte que se vendió por US$69 millones, del artista Mike Winkelmann, conocido como Beeple, y la imagen ha sido copiada y compartida infinitas veces.

En muchos casos, el artista incluso retiene los derechos de autor de su trabajo, para así poder continuar produciendo y vendiendo copias.

El proceso para adquirir la obra de arte

Funciona de la siguiente manera: el artista adjunta la obra de arte digital, que puede ser una imagen, video, mp3 o similar e incluso objetos físicos a un NFT, que luego se pone a la venta en un mercado de criptomonedas, ya sea de arte, como Flipkick o Nifty Gateway.

Por lo tanto, aunque el archivo digital adjunto se puede reproducir en un entorno digital y utilizado en las redes, la obra de arte de NFT sigue siendo auténtica, ya que su procedencia se remonta al artista original que creó ese token no fungible.

El valor de una pieza de arte NFT se decide por la cotización que impone su propietario y, además, por lo que la gente paga por ellas en las subastas, lo que hace que sean compatibles para el comercio en el dinámico mercado del arte.

No confundas Bitcoin con NFT

Si bien ambas son criptomonedas, y las dos pueden convertirse en moneda real a través de las propias billeteras virtuales que generan los mercados dedicados, son “divisas” diferentes, y en el caso del criptoarte, la criptomoneda más popular en que se ofrecen las piezas es el Ethereum, que este día cotiza en 1,985.51 USD por unidad.

En resumen, a través de una tarjeta de crédito puede adquirir Ethers y si lo que usted desea es adquirir una pieza de arte NFT, también puede realizar otras operaciones, incluso financieras, como describe la web de Ethereum que echa algo de luz para los recién llegados a la tendencia.

Un ejemplo más claro:

En el caso de Injective Protocol, una compañía de blockchain, ellos compraron la obra de arte original de Banksy titulada “Morons (White)” por 95,000 USD y así comienza la historia.

La quema de la obra de Bansky de 95,000 dólares fue trasmitida por Twitter, en vivo. En marzo de 2021, la obra de arte fue incendiada ceremonialmente en una transmisión en vivo de Twitter (aquí el video) y apenas unos días después que la obra de arte física se redujo a cenizas, la versión digital exclusiva de se vendió como arte NFT por 228,69 ETH (aproximadamente 380,000 USD).

La valiente maniobra logró cerrar la brecha entre el mundo del arte tradicional y el mundo de tendencias del arte digital, elevando su precio al 400%. Asimismo, el suceso es catalogado como la primera experiencia del arte del siglo XXI de plena interacción entre la disciplina artística y las criptomonedas.

Con información de Forbes

Continue Reading

MAS NOTICIAS

Revista 360 Grados Copyright © 2021