Connect with us

PUEBLOS MÁGICOS

Mexcaltitán, la Venecia mexicana

Esta mítica localidad es considerada el Pueblo Mágico número 122.

Published

on

Si quieres recorrer la Riviera Nayarit y buscas una experiencia orgánica sin lujos y poses, deberás integrar a tu ruta a la isla de Mexcaltitán. Este islote, que mide 400 metros de largo por 350 de ancho, fue nombrado recientemente el Pueblo Mágico Número 122.

Se trata de una tranquila comunidad con mil habitantes, ubicada en el municipio de Santiago de Ixcuintla, a una hora de San Blas y a dos de Tepic.

Para llegar a la isla hay que navegar por el río San Pedro en la Reserva de la Biosfera Marismas Nacionales, donde viven 446 especies distintas de aves.

No existe el transporte público y privado, debido al singular sistema de canales que atraviesan la isla. Así que, una vez que desembarques ponte tus zapatos más cómodos porque solo podrás recorrerla a pie. En época de lluvias se inunda y obliga a moverse en barca, como en Venecia; esta característica la vuelve única.

En una atmósfera relajada, sin tráfico ni autos, bajo un clima cálido y húmedo, te gustará recorrer sus calles con casas coloridas y techos de teja.

Durante tu paseo haz una parada en el museo El Origen, ahí muestran la historia de la localidad. Además te recomendamos conocer la casa de cultura Luis Castillo Ledón.

¿Qué comer?

La pesca de camarón es la actividad económica principal del pueblo. Si eres amante de este manjar, los podrás disfrutar cocinados con auténticas recetas prehispánicas. Empáchate con las albóndigas de camarón, los tamales rellenos de camarón, paté de camarón, el tlaxtihuilli (que es una sopa de camarón) y el aguachile. También sirven el pescado zarandeado, ostra en su concha y tacos de res, ave o cerdo.

¿Dónde dormir?

Hay dos hoteles en el pueblo: Hotel Ruta Azteca, un establecimiento familiar con vistas a la laguna, y el más novedoso Hotel La Gran Tenochtitlán. Si buscas más oferta hotelera, deberás quedarte en San Blas.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PUEBLOS MÁGICOS

Este Pueblo Mágico fue testigo de la batalla por Texas

Al norte de Tamaulipas, en pleno desierto, hay un oasis protagonista de la feroz lucha entre México y Estados Unidos por la independencia de Texas en el siglo XIX.

Published

on

Foto: Casa de los Frijoles Pintos

El Pueblo Mágico de Mier es el más antiguo de la franja fronteriza que resguarda un sinfín de historias de batallas y edificios que sobreviven a pesar de tener más de 250 años de antigüedad.

En Mier se vive una atmósfera pacífica, quizá porque a pocos metros corre el Río Álamo y se desprenden calles adoquinadas donde se ven artesanos trabajando piel curtida, moldeando barro de colores y bordando chaquira, canutillo y piezas de vidrio sobre colchas y los famosos vestidos de novia.

Jugar a la lotería es un atractivo turístico imperdible de este pueblo. No consiste en comprar billetes, sino en revivir el juego de tableros que se van llenando mientras se “cantan” figuras plasmadas en cartas. En Mier, la lotería es pintada a mano por artistas locales y cada tablero está conformado por 75 casillas.

Por las tardes, decenas de familias acuden a la Plaza Hidalgo, en donde se les ve en las bancas listas para escuchar el canto de las cartas, el cual es muy particular, pues cada figura se asocia al verso de una canción o descripción de la vida diaria.

Al estar atravesada por tres ríos, Álamo, Bravo y San Juan, cada uno regulado por una presa, el Pueblo Mágico de Mier, en Tamaulipas, ofrece diversión en el agua. Se puede practicar pesca deportiva, pasear en kayak o darse un chapuzón en aguas sulfurosas. En las riberas hay áreas de acampado para ver las estrellas por la noche y se han trazado senderos para recorrer a pie o en bicicleta de montaña, mientras se observan aves.

La mejor manera de llegar al Pueblo Mágico de Mier es a través del aeropuerto de Reynosa. Después, hay que abordar un autobús que cubre el trayecto en dos horas.

Imperdible visitar:

  • Parroquia de la Inmaculada Concepción

Es el rostro de la Plaza Juárez y la primera edificación que se construyó tras la fundación de Mier en 1753. Atesora reliquias con más de 200 años de antigüedad como dos pilas bautismales, una empotrada a la pared y otra movible. También conserva añejos libros de registro de nacimientos, bautizos, bodas y defunciones. Dos ejemplares datan de 1767, en uno de ellos es visible el registro del primer bautizo celebrado el 1 de abril de dicho año, de la niña Ana María Ramírez. Mientras, que al siguiente día, sucedió el primer fallecimiento, el de doña Isabel Catalina, ambos sucesos tienen la rúbrica del fraile frnciscano Francisco Pérez.

Otro dato interesante es que el atrio es coronado por un pelícano de piedra que representa la imagen de Jesús, además de los pasajes subterráneos con catacumbas donde reposan los restos de los fundadores de la ciudad.

  • Casa de los Frijoles Pintos

Sus muros de arcilla sirvieron de prisión para 200 soldados texanos que intentaron formar la república fronteriza. Sin embargo, las tropas nacionales los combatieron, apresaron y condenaron al fusilamiento por orden de Santa Anna. Para evitar un derramamiento masivo de sangre, el fusilamiento se llevó a cabo a través de un sorteo: en un bote se colocaron 176 frijoles pintos y 24 negros, los texanos fueron vendados de los ojos para seleccionar un frijol, si éste era negro entonces su desenlace era la muerte. Los salvados fueron enviados al castillo del Salado en San Luis Potosí y, posteriormente, liberados.

Hoy, la casa no solo cuenta esta trágica historia, también exhibe armamento y documentos de las batallas entre el ejército mexicano y estadounidense en el siglo XIX.

¿Cómo llegar?

La mejor manera de llegar al Pueblo Mágico de Mier es a través del aeropuerto de Reynosa. Después, hay que abordar un autobús que cubre el trayecto en dos horas.

Con información de Visit México

Continue Reading

PUEBLOS MÁGICOS

De Atlixco no sales sin tu planta y tu cecina

En este Pueblo Mágico también se vive la eterna primavera, todo el año tiene un calorcito rico y sus calles están repletas de follaje y flores.

Published

on

Foto: Municipios

Localizado a 30 minutos de la ciudad de Puebla, Atlixco cuenta con una gran diversidad cultural y gastronómica, además de coloridas calles que son vigiladas por el volcán Popocatépetl, lo que lo convierte en un destino irresistible.

Gracias a su envidiable clima, Atlixco cuenta con enormes invernaderos, y este año ya se preparara con el corte de flor de cempasúchil, una de las actividades con mayor derrama económica para la región. Más de 2 mil familias propietarias de 500 hectáreas dependen de esta cosecha, así que ya sabes a dónde ir para decorar tu ofrenda.

¿Dónde iniciar tu paseo?

Empieza por el zócalo de Atlixco, es una vivencia magnífica, ya que los visitantes pueden degustar deliciosos helados o ricos platillos en alguno de los muchos restaurantes que allí se ubican. No lejos de ahí se encuentra el Mercado, donde se ofrecen numerosos productos como tortillas hechas a mano y chapulines fritos preparados con limón y sal.

Una recomendación es subir a la cima del Cerro de San Miguel, para contemplar Atlixco desde los miradores y para quienes aún tengan fuerzas suficientes, ascender por una escalinata hasta la ermita del Arcángel San Miguel.

Durante el descenso resulta imperdible el Ex Convento Franciscano y su iglesia parecida a un fuerte, única en la entidad, desde donde se pueden observar notables paisajes.

Existen varios recorridos muy interesantes en Atlixco en los que se puede disfrutar su belleza y su cultura. El primero va de Viveros de Cabrera al Cerro de San Miguel, pasando por el callejón Chicomecóatl, la calle Circunvalación Xochiquetzal y la explanada del cerro donde se realiza la festividad más importante de la comunidad: El Huey Atlixcáyotl.

El segundo comienza en el zócalo de la ciudad y termina en el Cerro de San Miguel. El paseo lleva a los visitantes por la Avenida Miguel Hidalgo, la antigua Iglesia de la Tercer Orden, la calzada 16 de septiembre, la Plazuela Fray Toribio de Benavente y el Convento e Iglesia de San Francisco, hasta llegar a la explanada del cerro.

¿Y si ya tienes hambre?

TIENES QUE saborear la cecina de Atlixco, el consomé y las truchas preparadas en las versiones más variadas.

Con información de Pueblos México

Continue Reading

PUEBLOS MÁGICOS

El jardín surrealista de Xilitla que debes conocer

Si quieres estar en un lugar mágico y surrealista entonces viaja al Pueblo Mágico de Xilitla, en San Luis Potosí. La Huasteca Potosina es bonita por donde se le admire, y este poblado no es la excepción. Localizado a ocho horas saliendo desde Ciudad de México, te fascinará.

Published

on

Cuando llegues a la ciudad de Xilitla, te encantarán sus escenarios. Aquí el clima es templado casi todo el año y posee vegetación muy variada. El nombre se le atribuye a los indígenas nahuas y significa “lugar de cozoles”.

Y aunque Xilitla posee una extensión territorial pequeña, su grandeza es inigualable. La calidez de su gente y su trato te sorprenderán.

La perla de la Huasteca Potosina, como también es conocida, posee preciosos cafetales que le añaden magia, además de encontrarse en zona selvática. En el centro puedes visitar el castillo o recorrer la plaza principal. Ya ahí, te recomendamos recorrer el jardín Miguel Hidalgo y tomar una foto en el quiosco central. A pocos metros encontrarás el Exconvento de San Agustín, que se construyó como un refugio para contener los ataques de los chichimecas en 1557.

No puedes perderte el Jardín Escultórico Edward James

El jardín escultórico de Edward James, Las Pozas, fue creado por Edward James, excéntrico poeta, artista británico, gran benefactor y mecenas del movimiento surrealista.

Enclavado en la Huasteca Potosina, Edward James encontró el escenario perfecto para montar la obra de su vida. Entre cascadas y pozas, naturales o creadas, que preparan la mente para la inmersión en un mundo de ensueño, un laberinto surrealista se abre paso. Edificios que evocan el sinsentido, puertas que dan paso a la nada, escaleras que conducen al cielo y flores de concreto que crecen al mismo tiempo que las naturales.

La arquitectura de Las Pozas representa un conjunto artístico y escultórico surrealista inspirado tanto en las orquídeas, como en la vegetación de la Huasteca Potosina. Su origen se remonta a 1947 cuando James (quien vivía en una especie de semi exilio en los Estados Unidos), adquirió una plantación de café cerca de Xilitla, San Luis Potosí, registrándola a nombre de Plutarco Gastélum, entrañable amigo que se convertiría en el responsable de dar seguimiento y continuidad a la materialización de sus ideas.

En su edificación colaboraron más de 150 personas entre carpinteros, albañiles y jardineros. La construcción se detuvo en 1984, año en el que falleció de Edward James. No es hasta 1991 cuando el jardín abre las puertas al público. El conjunto escultórico de Las Pozas se localiza en un predio ubicado en la localidad denominada La Conchita, municipio de Xilitla, San Luis Potosí. Ocupa una superficie de casi nueve hectáreas de jardín y 37 del predio donde se encuentran 27 edificios, estructuras y esculturas.

Con información de Tripadvisor

Continue Reading

MAS NOTICIAS

Revista 360 Grados Copyright © 2021