Connect with us

TECNOLOGÍA

Matrix representa un internet libre que nunca tendremos

El Internet ahora es una red diseñada para capturar nuestros gustos, y patrones de pensamiento y dirigirlos por caminos que generan ganancias.

Published

on

Cuando se estrenó Matrix en 1999, la expectativa sobre internet había llegado a un frenesí. La BBC lo declaró “el año de internet”. En The New York Times, Thomas Friedman describió la web como “un símbolo de que todos estamos conectados, pero nadie está al mando”.

Algunos designaron con entusiasmo a Matrix como “la primera película del siglo XXI”. Además, más de veinte años después de su estreno, se mantiene como tal vez la película definitoria de la edad temprana de internet. Su influencia está por todos lados, inspira la moda y la filosofía, así como nuestros miedos y fantasías tecnológicos. Su iconografía (desde la “píldora roja”, que sirve para despertar a los personajes a la realidad de sus circunstancias distópicas, hasta “el atractivo eterno de los lentes oscuros de Keanu Reeves”, como GQ lo llamó) es un pilar cultural. La película motivó dos secuelas, ambas estrenadas en 2003, y con Matrix resurrecciones, un cuarto filme, estrenado en diciembre, la franquicia regresa a un mundo digitalizado en cuya configuración ha desempeñado un papel importante.

Sin embargo, no es un logro del todo positivo debido a la manera en que internet se ha desarrollado. Estamos en una línea de tiempo muy oscura, una en la que el director ejecutivo de Tesla y SpaceX, Elon Musk, podría decirles a sus 34 millones de seguidores en Twitter que “tomaran la píldora roja”. Después de que Mark Zuckerberg de Facebook anunció sus sombríos planes para un “metaverso”, algo similar a la Matrix, un “internet encarnado, donde en vez de solo ver contenido, estás dentro de él”, el equipo de mercadotecnia de la franquicia cinematográfica respondió al tuitear un nuevo eslogan para Matrix resurrecciones: “Ahora, basada en hechos reales”.

No obstante, de cierto modo, incluso la primera película de Matrix y sus dos secuelas imaginaron un futuro más esperanzador que el concebido en la actualidad por Silicon Valley. Sin profundizar mucho, la saga presentó una distopía clara: un mundo desolado donde, en algún momento de finales del siglo XXII, los humanos son cosechados en vastos campos como un recurso energético abundante para servir como combustible de las máquinas que fungen como amos supremos. Las máquinas han conectado a los humanos a una simulación del año 1999, conocida como la Matrix, que los mantiene pasivos y distraídos, sin que estén conscientes de su situación precaria.

Hasta el momento, parece muy deprimente. Sin embargo, junto a esta representación sombría, Matrix también contenía sueños de un mejor internet que el nuestro. La simulación por computadora del mismo nombre es un mecanismo siniestro de control, impuesta a los humanos para aprovechar su energía. Pero después de ver la simulación como una creación (a la que se accede al tomar la “píldora roja”), las personas tienen el poder de volverse a conectar y atravesarla como una versión más genuina de ellos mismos.

Dominada por un puñado de megacorporaciones, la esfera digital actual parece estar más alineada con la operación coercitiva de las máquinas que con los sueños de Neo y su pandilla de rebeldes. Internet ahora es una vasta red diseñada para capturar nuestros gustos, nuestra atención y nuestros patrones de pensamiento y para dirigirlos por caminos que generan ganancias. El objetivo no es un mundo donde cualquier cosa es posible, sino un mundo donde todo es predecible y adquirible.

La promesa de la autorrealización digital que convirtió a Matrix en una distopía nada ordinaria fue integral para el utopianismo de los primeros años de internet. Uno de los usuarios pioneros de internet, citado por la socióloga y psicóloga clínica Sherry Turkle en 1995, dijo que, en internet, “puedes ser quien quieras ser… quien tengas la capacidad de ser… No tienes que preocuparte por las casillas en que las otras personas te ponen”. O, como lo describió en tono cómico una famosa viñeta de The New Yorker más o menos de la misma época, que mostraba a un perro presionando las teclas de una computadora con la leyenda: “en internet, nadie sabe que eres un perro”.

El elenco diverso de Matrix indica un internet que ha liberado a la humanidad de la discriminación con base en la raza, la clase y el género. Neo comienza como Thomas Anderson, un ingeniero de software aburrido que odia su empleo (trabaja para una compañía llamada, de manera un tanto premonitoria, “Meta-cortex”), antes de convertirse en un maestro de kung-fu que puede eludir balas. Una colega superhacker, su amante y símil, Trinity (interpretada por Carrie-Anne Moss), en múltiples ocasiones desafía la gravedad y las expectativas basadas en el género de sus enemigos. “La Matrix no puede decirte quién eres”, le dice Trinity. (Las directoras tenían planeado que otro de los personajes, Switch, fuera de género fluido: un hombre en el mundo real y una mujer en la simulación).

No obstante, internet en la actualidad sí te dice quién eres y difícilmente es un lugar libre de prejuicios. La ética prevaleciente de Silicon Valley se ha alejado de la idea de que internet puede ser un espacio para vivir fuera de las exigencias y las expectativas de la sociedad. Por ejemplo, en Facebook, Zuckerberg ha argumentado que tener una segunda identidad es “un ejemplo de falta de integridad” y la política de la compañía de redes sociales explica que “Facebook es una comunidad donde todos usan el nombre que usan en la vida cotidiana… para que siempre sepas con quién estás conectado”. Tal restricción recuerda al villano principal de Matrix, el agente Smith, un empleado corporativo que trabaja en nombre de las máquinas e insiste en llamar a Neo por su nombre verdadero. “Al parecer, ha estado viviendo dos vidas: una de esas vidas tiene un futuro. Una de ellas, no lo tiene”, reprocha Smith en la primera película después de arrestar a Neo.

A pesar de los pseudónimos, los troles y los alter ego que todavía moran en algunos rincones de internet, sus principales caminos ahora valoran la congruencia y la transparencia por encima de los riesgos del anonimato y la reinvención. La idea de internet como un lugar para cultivar una identidad fuera de las casillas en las que otras personas te ponen ha sido eclipsada por un enfoque impulsado por las redes sociales en crear una marca personal aspiracional. La autorrealización ahora se mide en “me gusta”, publicaciones compartidas y el conteo de seguidores.

El cambio cultural hacia tener una identidad estrechamente definida (en línea y en la vida real, en todas las plataformas) se alinea de manera apropiada con los intereses de Silicon Valley. El objetivo de muchas compañías tecnológicas es conocernos mejor de lo que nos conocemos a nosotros mismos, para predecir nuestros deseos y ansiedades (todo con el fin de vendernos cosas). La presunción de que cada uno de nosotros posee una identidad única y “auténtica” simplifica la tarea, pues les indica a los anunciantes que somos consumidores constantes y predecibles.

El teorista tecnológico Mark Andrejevic, autor de Automated Media, ha empleado un término provocador para este modo de capitalismo: “comercio umbilical”. De la misma manera en que un cordón umbilical satisface las necesidades de un feto antes de que pueda comunicarlas, las plataformas tecnológicas se esmeran para saciar nuestros deseos antes de que los hayamos expresado. 

Además, el algoritmo predictivo de Amazon para lo que llama “envío anticipatorio” usa inteligencia artificial para predecir qué ordenarás y tener existencias en un almacén cercano a ti, para entregarlo el mismo día. Esta es una visión donde internet equivale a poco más que una gran “máquina expendedora” que lee tu mente y te proporciona productos en el momento en que piensas en ellos… o antes.

El término de Andrejevic coincide a un nivel espeluznante con Matrix, donde los humanos son cultivados en cápsulas en forma de vientre y después son conectados a la simulación a través de cordones parecidos a los umbilicales. (El título de la película proviene tanto de un término viejo para internet como la palabra en latín que significa “útero”). La configuración indica que nuestra infantilización, un futuro donde todos nuestros deseos son satisfechos con antelación pero la voluntad ha dejado de existir, donde los hechos más lóbregos de nuestra existencia digital (los intereses alternativos en su esencia) están ocultos para nosotros. Es un futuro muy parecido al nuestro.

Ahora que la franquicia de Matrix está de regreso, el optimismo sobre internet en 1999 se siente muy lejano. En nuestra era de crisis climática y desigualdad extrema, las horas que pasamos en línea se ven cada vez más ensombrecidas por una consciencia de que, como humanos conectados a la Matrix, perpetuamos un sistema que no busca lo mejor para la humanidad, un sistema que en realidad podría estar trabajando activamente contra nosotros.

Al menos en Matrix, los humanos pueden culpar a las máquinas. Nosotros solo podemos culparnos a nosotros mismos y al internet que hemos creado.

Con información de The New York Times

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

TECNOLOGÍA

El rave del metaverso: “una experiencia patética”

Doce horas de fiesta virtual donde no ocurrió nada.

Published

on

La idea del metaverso, sea quien sea su creador, es tener un espacio virtual donde pasarlo bien e interactuar con otros avatares.

En Decentraland, uno de los mundos virtuales más asentados, se ha organizado recientemente un rave de música electrónica con motivo del lanzamiento del NFT de Bjarne Melgaard y el resultado no ha podido ser peor.

Los vídeos que se han compartido por redes sociales muestran un evento bastante aburrido donde la inmersión dentro de la fiesta era casi inexistente.

En las grabaciones compartidas se puede apreciar que la experiencia se limita a una sala donde solamente se puede escuchar música sin apenas movimiento y, ni mucho menos, cualquier tipo de baile.

Básicamente se trata de una sala con varios avatares que caminan mientras suena la música de fondo. En este sentido, no se trata de la experiencia inmersiva que se supone que ha de ser el metaverso: no hay ninguna diferencia con escuchar música a través de auriculares. Los usuarios de las redes sociales no han tenido piedad con este evento de música electrónica. Lo han puesto de “patético” para arriba por su poca gracia.

Los conciertos no son para el metaverso

El fracaso del rave se debe a las limitaciones que han tenido los usuarios ya que acceder a este evento virtual era muy sencillo.

Solamente se necesitaba un mail y algo de ganas de personalizar el avatar con las pocas opciones disponibles. Cuando se tenía todo listo simplemente había que salir a la pista de baile, donde no había más de una veintena de avatares, para caminar, saltar y hacer unos pocos gestos.

En el universo digital de Mark Zuckerberg han actuado artistas de la talla de Snoop Doog, The Chainsmokers o David Guetta. Allí tampoco hubo un ambiente animado pero al menos acudieron varios miles de avatares, unas cifras que ni por asomo ha conseguido Decentraland.

Con información de La Vanguardia

Continue Reading

TECNOLOGÍA

La app que te da dinero en efectivo por comprar tu despensa

Gelt: un modelo de negocio, que nació en España y llegó a Argentina y Brasil, está ahora en México.

Published

on

Lo que antes era terreno exclusivo de los estudios de mercado es ahora una app al alcance de cualquier persona con un smartphone y una lista de compras: vas al supermercado, adquieres lo que necesitas, envías una foto de tu ticket y, si cumples con los requisitos, recibes dinero en efectivo de vuelta. ¿Cómo es eso posible?

Este modelo de negocio era ya una realidad en países como Brasil, Argentina y España, donde nació Gelt. La aplicación, con casi seis años en el mercado digital, fue una de las primeras basadas en el cashback: no cupones ni descuentos, sino dinero en efectivo por hacer las compras de siempre.

¿Cómo funciona?

Si eres usuario o usuaria de la app, esta te ofrece una lista de promociones en distintos establecimientos del país, que incluyen sucursales de distintos supermercados y minisúper. El primer paso, entonces, es adquirir los productos indicados en los establecimientos participantes: casi siempre incluyen productos de la canasta básica, frutas, verduras y otros que suelen comprarse con regularidad como parte de la despensa.

Después, con la compra realizada, el siguiente paso es tomar una fotografía del ticket de compra y especificar en la app los productos que compraste. Si esta es capturada correctamente y el sistema la valida, los puntos que acumulaste se suman a tu monedero. ¿Cuándo puedes retirar el dinero en efectivo? Solamente cuando el dinero que juntaste con las compras llega a 500.

Es en este paso en el que surgen varias preocupaciones legítimas de los usuarios: proporcionar una fotografía de un ticket de compra puede ser riesgoso en un mundo donde los datos personales pueden terminar en cualquier esquina desconocida del Internet. Sin embargo, Getzel asegura que los datos proporcionados a Gelt en la aplicación jamás son compartidos con nadie.

Ok, los usuarios reciben el beneficio del cashback. Pero, ¿dónde está el negocio para las marcas? Precisamente en esos datos estadísticos:

“La información declarada va generando un perfil de usuario y podemos sacar información de hábitos de consumo estadísticamente, las marcas pueden tener datos importantes y estudios de productos, además podemos enviar una encuesta a un grupo de usuarios que redimieron un producto específico para saber qué les pareció, si le cambiarían algo, etcétera”. Comentó el director de Gelt en México.

Con información de Cultura Colectiva

Continue Reading

TECNOLOGÍA

Los dispositivos inteligentes del CES para la vida diaria

No todo fue robótica y autos inteligentes, la feria de la tecnología también tuvo trackers, proyectores y routers motorizados.

Published

on

CES sigue siendo un evento importante en el lado del hardware de consumo, incluso si no hay tantos teléfonos como antes. Es un escaparate importante para las PC, la salud conectada, los dispositivos inteligentes para el hogar, los accesorios e incluso la robótica. También es una mirada fascinante a cómo está evolucionando la industria. Por ejemplo, el fitness: el gran volumen de dispositivos portátiles se ha reducido, aunque las empresas están experimentando con factores de forma más nuevos, como los anillos. Conoce los dispositivos que podrían estar más a nuestro alcance y que te facilitarán la vida.

Reloj inteligente

El reloj híbrido se ha sumado a la colección vivomove, que ya incluye los modelos 3, 3S y Style. Combinan el aspecto tradicional de un reloj analógico con funciones inteligentes básicas, es decir, una pantalla táctil está oculta debajo de las manecillas mecánicas, que se puede ocultar en cualquier momento.

El reloj proporciona información sobre la frecuencia cardíaca, el oxígeno en sangre, el sueño, los niveles de estrés y la salud de la mujer. Una sola carga dura hasta 5 días de duración de la batería.

El Garmin vivomove Sport se estimó en 180 dólares.

Card de Chipolo

Funciona con la red Find My de Apple, por lo que se puede agregar a la pestaña Elementos en la aplicación Find My y rastrearlo junto con dispositivos Apple como iPhones y Mac. Cuando está fuera del alcance de sus propios dispositivos, CARD Spot puede aprovechar los productos Apple de otros para transmitir su ubicación, lo que permite rastrear una billetera perdida donde sea que esté siempre que haya un dispositivo Apple cerca.

Según Chipolo, el CARD Spot ha sido diseñado para ser delgado y elegante, de modo que pueda caber en la ranura para tarjetas de una billetera sin agregar demasiado volumen adicional.

Enrutador de última generación

Devin dejó caer el enrutador Wi-Fi 6E tribanda AXE11000e, el sistema cuenta con una antena motorizada que se ajusta para obtener una señal más fuerte. No hay información sobre el precio, pero es probable que muchos paguen ese lujo además del precio base ya alto de TP-Link. Pero, ¿realmente se puede poner precio a una conexión Wi-Fi más rápida?

Cámara 2K

Un saludo a lo que probablemente sea un accesorio remoto a un precio mucho más razonable. Al menos, Anker sabe cómo mantener bajos los costos; 220 dolares le dará la barra de video, que es una especie de solución de cámara web todo en uno. Obtiene una cámara 2K con encuadre de imagen basado en IA, junto con una barra de luces y parlantes incorporados.

No va a reemplazar las configuraciones de estudio más avanzadas (o, para el caso, el Opal), pero es una solución sólida de conectar y usar para aquellos que buscan mejorar su videojuego doméstico a un precio (relativamente) económico.

Robot móvil autónomo

La empresa Labrador Systems presentó su nuevo retriever, que es un robot móvil autónomo, algo así como si Siri tuviera vida. Aborda una necesidad muy real, específicamente para aquellos con movilidad limitada que buscan permanecer independientes.

Las funcionalidades del Retriever son muchas, desde responder a recordatorios programados, hasta entregar algún objeto preestablecido. El usuario podrá controlar este robot de 3 maneras: desde una pantalla táctil especial del Retriever, mediante el uso de la voz o a través de una app en su Smartphone.

Proyector portátil capaz de girar 180 grados

Samsung se saltó su habitual bombardeo sensorial este año. No había ningún robot, solo lavadoras hechas a medida y teléfonos económicos, pero se las arregló para colarse en un proyector divertido, de todas las cosas. A pesar de su atractivo relativamente limitado, las empresas siguen intentando que los proyectores sucedan y, como mínimo, este es pequeño, está bien construido y se ve bien. También cuesta $900, lo que significa que probablemente esté destinado a permanecer en su nicho.

Con información de Techcrunch

Continue Reading

MAS NOTICIAS

Revista 360 Grados Copyright © 2021