Connect with us

OPINIÓN

Los 11 lugares que sí te debes perder en Puebla

Como buenos poblanos, debemos reconocer que en nuestra hermosa ciudad que amamos y adoramos existen lugares que nos causan un poquito de pena, o incluso, no sirven, y que nos costaron la sonrisa de la cara. En un pequeño recorrido nos dimos cuenta de que muchos de estos sitios están en el olvido, deteriorados por los años, maltratados por las personas que no respetan ni el rojo del semáforo.

Published

on

Por Mono Lira / Fotos: Ramón Sienra / esimagen.mx

1. La Estatua de la Victoria

Cerro de Amalucan

No bastó con hacer un chapoteadero que causó polémica y que la gente, a poco tiempo de ser inaugurado, ha convertido en un basurero. No, señores, ahora a eso le agregaron un insulso remedo del Ángel capitalino y la Libertad neoyorquina, ah, pero eso sí: bien poblanota y llamativa.

2. Parque de Amalucan

Cerro de Amalucan

El tema de Amalucan es inagotable porque, como dijo una entusiasta señora en un video que hicimos en aquel lugar: “ya no solo Veracruz es bello, ahora también Puebla lo será”, pues ya cuenta con su famosa playa que a sus tres días de apertura se tuvo que clausurar, porque el agua se puso verde. Enorme sorpresa se llevaron los valientes que la limpiaron al drenarla y encontrar pañales y uno que otro calcetín asesino (por el olor).

3. Estadio Cuauhtémoc

Calzada Ignacio Zaragoza 666 (Desde el número trae suerte diabólica)

El equipo del Puebla tiene a una de las porras más fieles de todo el país, pues han estado con ellos a pesar de su mediocridad futbolística desde hace 25 años. A eso sumémosle al ecléctico estadio Cuauhtémoc, que pasó de ser un proyecto de modernidad deportiva a ser el tortillero, el chiquihuite, la bolsa de mandado, el estadio de pantalla… en fin, hasta Chava Iglesias Jr. (de la serie Club de Cuervos) se oponía a la idea de usar el coloso camotero, porque estaba “muy pinche azul”.

4. Monumento de la Vela Votiva

Calzada Ignacio Zaragoza, esquina Avenida Alfredo Toxqui

¿Qué? ¿Cuál? ¿Ontá ese? Pues justo enfrente del estadio, olvidado, ahí en medio del nuevo distribuidor vial, mejor conocido por la banda como el “monumento al taco”, donde en su interior se encuentra una bandera de México medio colgada, agarrada de donde pueda, aferrándose a no caer porque seguro nadie la levantará y ya mejor no le sigo, porque me voy a poner sentimental-patriotero. En este sitio también podrás encontrar las obras de arte de aquellos que suelen declarar su amor con aerosol (“te kiero retearto mi Yeni”) y  brindan con sus Indio del Oxxo, dejando su huella de basura. 

5. Centro Expositor

Zona Cívica 5 de Mayo

Se trata de una enorme cajota que pretenden llenar con artistas de renombre con una acústica peor que quiosco de ranchería. En ella cada año se hace la Feria de Puebla, un evento que debería ser orgullo y lugar de adquisición de artículos de la región o del país a buen precio, pero termina siendo una sucursal de la Plaza de la Tecnología por el abarrotamiento de productos traídos de la chinada (o sea, China).

6. Teleférico

Unidad Cívica 5 de Mayo o Cazadores de Morelia, calzada Ejército de Oriente s/n, (que pa’l caso está igual de feo)

Si la intención era cruzar la calle, parece que un puente peatonal hubiera salido más barato, en lugar de construir un costoso carro colgado de cables que solo atraviesa la calzada. En ese armatoste lo único que verás son los calzones tendidos de varias casas aledañas y alguno que otro vecino bronceándose en la azotea.

7. Ángel Custodio de Sebastián

Bulevar Héroes del 5 de Mayo, Barrio de Analco

Cuántos han llevado a pasear a una runfla de turistas y al pasar por ahí les ha dicho: “A su derecha les presentamos las Trompas de Falopio”, una pieza tan conceptual que recuerda a aquella famosa frase que reza: “De tu arte a mi arte…”.

8. Mercado de Sabores

Avenida 4 Poniente, San Miguelito

Un espacio donde se pretendía concentrar los sabores típicos de Puebla (háganme el favor), pero en la actualidad se encuentra solitario, pues perdió esa esencia de mercado, del ajetreo y esa vibra que se podría vivir en sus efervescentes pasillos. Lástima de idea y de lugar.

9. Fuente de los Frailes

Aarón Merino Fernández 30, La Paz

Esta también es conocida como la “fuente de fibra de vidrio”, porque cuentan los rumores que vendieron o alguien se robó la original, y aunque sí es emblemática en la Avenida Juárez, hoy podemos observar que poco a poco se va descubriendo la dichosa fibra de vidrio. Por cierto, cada que pasen por ahí cierren sus ventanas, porque el agua parece sacada directamente del río Atoyac… así de negra y apestosa.

10. Mano de Juan Pablo II

Circuito Juan Pablo II y bulevar Atlixco

Después de Vip’s, rumbo a la 25, escondidas, soterradas, marginadas, se encuentran las manos de Juan Pablo II (ajá) como un homenaje de la ciudad a su inconmensurable bondad (sí, cómo no). El resultado fue tan simple como cambiar el nombre original de la avenida (Circuito Interior —bien chilango style—) al nombre del pontífice. De cualquier manera, la banda poblana le sigue llamando “el circuito” y lo contamina y abarrota como solo ellos saben.

11. Ángeles del distribuidor Juárez-Serdán

Aarón Merino Fernández, La Paz

Unas estatuas que nadie sabe cómo se llaman ni qué significan, pero lo que sí sabemos es que le salieron muy caras al erario y algunos han llegado a aventurar que es un homenaje cívico a Los Bukis en sus tiempos de gloria.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

¿Cómo terminar el año chingón y feliz?

Evita la frustración y aplaude lo que viviste y superaste este 2021.

Published

on

Ya casi se acaba el año y la mayoría de las personas empiezan a sentir frustración al ver que aún no han cumplido con algunos de sus objetivos. No tienes porque sentirte presionado como si el futuro comenzara el 1 de enero y tú no estuvieras preparado para enfrentarlo.

El futuro es hoy, es ahora, es este momento. Preocúpate por cómo viviste este día, ¿Qué tan feliz fuiste?, ¿Qué cosas nuevas hiciste o probaste?, ¿Disfrutaste el día?

Si hoy era el futuro de ayer y hoy es el pasado de mañana, quiere decir que nuestra base es hoy. Entonces dejemos de pensar qué nos depara el 2022 y dediquémonos a hacer de nuestro hoy nuestro mejor futuro, y nuestro mejor pasado.

A continuación, te damos siete consejillos prácticos que te permitirán terminar el año de manera más positiva. ¡No estés de grinch! inténtalos e inicia tu nueva oportunidad con el pie derecho.

1-Deja atrás las experiencias negativas del pasado. No lleves registros contables de las malas situaciones que transitaste. Esto no significa negar que hayan existido, simplemente que las dejes donde están: en el pasado. No olvides el aprendizaje de lo que cada una de ellas te dejó.

2-Re-significá. Eso que pasó tal vez no dependió de ti, pero quedarte detenido o no, sí depende de ti. No es tanto lo que pasó, es lo que pensamos de lo que nos pasó, lo que decimos de lo que nos pasó, lo que sentimos de lo que nos pasó.

3-Acepta lo sucedido. Lo que resistes, persiste. Aceptación no significa negación, resignación o menosprecio de lo sucedido. La aceptación de lo que pasó es “hacer las paces” con el pasado. Esa paz te permitirá conectarte con ese mismo pasado pero de una nueva manera, sin resentimientos ni rencores.

4-Date permiso para volver a soñar. Un sueño es una fotografía del futuro, una imagen mental de algún área de tu vida (salud, familia, trabajo, finanzas).

El primer paso para diseñar futuro es no quedarte en el pasado ni conformarte con el presente. Tu comodidad actual puede ser el mayor enemigo de tu futuro. Deja de mirar lo que ves y comienza a mirar lo que quieres tener; deja de hablar de lo que no quieres, para hablar lo que sí quieres. Recuerda: como visualizas tu futuro, vives tu presente.

5-Elige siempre la paz. No siempre puedes elegir lo que te pasa, pero siempre puedes elegir la actitud frente a lo que te pasa.

Al mirar tu pasado puedes elegir paz o culpa. Al mirar tu presente puedes elegir paz o quedarte dónde y cómo estás. Al mirar tu futuro puedes elegir paz o preocupación. Es tu vida. Es tu pasado, es tu presente, es tu futuro.

6-Sé agradecido. La gratitud despierta un nuevo nivel de conciencia que trasciende las barreras físicas, de tiempo y de espacio. Quizás tu mente te diga “no hay motivos para agradecer”, déjate llevar más por la intuición que por la razón. Conecta con la gratitud independientemente de lo que haya sucedido o esté sucediendo. Si el recuerdo es positivo, repite varias veces “gracias”, si el recuerdo es amargo, no agradezcas “por lo vivido”, agradece que “en lo vivido” pudiste… supiste… lograste… Ser agradecido depende más de la actitud que de las circunstancias.

7-Actitud y Altitud. El resultado de tu balance depende directamente de tu actitud -ese sentimiento interno que se traduce en comportamientos externos- y de tu altitud, la perspectiva que elijas para revisar tus experiencias.

Con información de Infobae

Continue Reading

OPINIÓN

Estudiar una especialidad no necesariamente te hace mejor humano

Un estudio detectó que, a mayor nivel educativo, menores grados de empatía y humildad.

Published

on

Es algo que puedes percibir en los jóvenes cuando están cursando la universidad, se vuelven un poco soberbios, consideran que la mayoría de las personas que están a su alrededor son ignorantes o están rezagadas. Juzgan desde su privilegio, y solo su opinión cuenta. Incluso llegan a minimizar a sus padres, sin embargo, siguen dependiendo de ellos.

No generalizamos, algunos otros estudiantes o profesionistas, sí llegan a tener una educación integral, donde el conocimiento intelectual va de la mano con el crecimiento humano y emocional.

Ser el mejor en la materia atrae, seduce, inspira. Tener los conocimientos que solo se adquieren con una especialidad significa aspirar a un buen puesto, ganar dinero, gozar del reconocimiento. Ser un crack, hoy, ayuda a poner las bases para un futuro próspero. Pero, todo eso, no necesariamente se requiere para trascender.

La regla del mundo actual es especializarse, ultra especializarse, si es que se desea ganar buen dinero. Las escuelas de negocios y los gurús que presumen tener claro el futuro de la economía sostienen que para enfrentar los desafíos se necesita de un cúmulo de conocimientos muy específicos y precisos.

Si sabes lo que pocos saben, si tienes una especialidad como pocos para resolver una necesidad del mercado, enhorabuena, tienes muchas posibilidades de que el éxito profesional y el dinero estén contigo. Pero eso no significa que te conviertas en el mejor ejemplo que la humanidad necesita.

McKinsey Global Institute realizó un estudio llamado “Defining the skill citizens will need in the future world of work”, en el que consigna que las habilidades tecnológicas y cognitivas superiores (motivación, imaginación, creatividad, entre otras) serán muy demandadas. Sin embargo, detectó algo que llama la atención: a mayor nivel educativo, menores grados de empatía y humildad.

Lo planteo de otra manera: qué maravilla ser alguien que puede estar muy bien cotizado en el mercado, gracias a sus valores añadidos, pero de qué sirve si no se tiene la actitud para ser un buen ciudadano, una buena persona.

“No se puede pensar la universidad desde la visión de solo construir sujetos competitivos que puedan insertarse en función de sus habilidades a los mercados laborales. No. La educación es un proceso para construir seres integrales”, añade Mario Luis Fuentes, director de México Social y profesor de la UNAM. “Hemos construido profesionistas enormemente capaces de manejar modelos matemáticos y grandes bases de datos, pero a costa de no tener una formación integral, una idea de mundo que les permita reconocer la integralidad de lo humano”.

La construcción de las personalidades viene desde casa y es a partir de la educación básica, que se siguen formando con los años de tal manera que la universidad juega un papel para reforzarlas.

Pero, no nos perdamos: el conocimiento de cualquier ciencia dura, para tener dimensión, requiere el conocimiento de las humanidades. Ser un crack puede significar mucho, pero qué mejor si es un mejor ser humano. Nos han dicho que los robots vendrán a desplazarnos, pero valdría la pena reflexionar sobre la madera con la que se están formando los futuros profesionales. Quizá, eso nos llevaría a bastantes revoluciones, a cambiar muchas cosas, a revisar los modelos educativos. Pero seguro tendríamos una mejor versión de nuestras sociedades.

En este momento, al interior de varias universidades hay un continuo planteamiento ante los grandes temas de la humanidad. Lo que no hay es la capacidad de escucha del poder del Estado. ¿Dónde está la capacidad de los gobiernos para escuchar a los universitarios y generar espacios de reflexión? Hay un enorme dogmatismo en el poder, que no está dispuesto a discutir. Sus planteamientos los asume como dogmas, como verdades evidentes. Lamentable. En las universidades debe darse la pluralidad y el pensamiento crítico.

Con información de Expansión/ Jonathán Torres

Continue Reading

OPINIÓN

¿Te choca la Navidad? No estás solo

No a todos les emociona la Navidad, para algunos es una temporada de simple consumismo, hipocresía y soledad.

Published

on

Después de la tunda que nos dio la pandemia, la gente que salió librada tiene la necesidad de disfrutar más el aquí y ahora. De hecho, muchos han decidido sacar sus adornos navideños en noviembre para “recuperar el tiempo perdido”.  

Cada vez hay más alérgicos a los villancicos y a las posadas, y más estos dos últimos años, que dejaron soledad y nostalgia. Donde no existe discusión es a la hora de determinar el motivo que amarga a más personas cuando llegan estas fiestas: la pérdida de algún ser querido. Es en estas fechas donde se puede notar más la ausencia, aunque es esencial atravesar ese dolor para poder volver al mundo.

También les sucede a parejas que se separan o se divorcian. Que pensaban que su familia era perfecta y, de repente, tienen que llegar solos a la cena Navideña.

Las expectativas son las principales culpables de que uno sufra en Navidad. Es aquí donde aparece la famosa hipocresía navideña, algunos se molestan cuando viejos conocidos de los que no saben nada durante todo el año, reaparecen esporádicamente para desearles felices fiestas, les incomoda recibir mensajes de conocidos que ya no están en su día a día. Y se llega a pensar que, como te ha saludado ahora, lo tenía que haber hecho también ayer.

Otra de las razones es que no todos pueden permitirse subir al tren del consumo; el exceso de tráfico y de aglomeraciones tanto en la calle como en los centros comerciales; las disputas familiares; y, cómo no, su polo opuesto: el sentimiento de soledad.

El imaginario social dicta que la Navidad es alegría, positividad y amor, pero eso choca con la realidad. Sobre todo, les sucede a los ancianos que se encuentran solos o a personas que están en hospitales, es una tendencia que irá creciendo, debido al imparable envejecimiento de la población.

¿Cómo sobrellevar la depresión blanca?

1. Si te invitan a una cena donde sabes que lo vas a pasar mal, di no. Sin miedo. Declinar la invitación es una forma de respetarte a ti mismo y al resto de comensales.

2. No guardes rencor por actos del pasado. Evita hablar de temas polémicos e intenta no entrar al trapo si sabes que la puedes armar. Piensa que la cena familiar sólo durara unas cuantas horas.

3. No focalices toda tu atención en las personas ausentes. En lugar de ponerte triste recordando que ya no están, procura evocar momentos y anécdotas divertidas junto a esas personas.

4. No te agobies con los compromisos más de lo necesario. No olvides que las navidades son, ante todo, un periodo de descanso.

5. Los regalos, mejor entre dos o cinco personas. Reducirás el gasto y el tiempo invertido en la elección del presente.

6. Acuerda celebrar las fiestas un año con tu familia y al siguiente con la de tu cónyuge. Las navidades en pareja y con hijos pueden llegar a ser difíciles. Procura ser flexible.

7. Trata de no estancarte ni de hibernar cual oso. Sal a la calle, practica deporte y rodéate de tus amigos.

8. Concibe la Navidad como un nacimiento, una oportunidad para que nazca en ti otra forma de ser, pensar o actuar. Ya lo decía Dickens, “honre la Navidad en su corazón y procure conservarla durante todo el año”.

Con información de El mundo

Continue Reading

MAS NOTICIAS

Revista 360 Grados Copyright © 2021