Connect with us

PÓLITICA

La violencia acida, sin castigo en México

Al menos 30 mujeres han sido agredidas con agentes corrosivos en México, pero solo uno de los perpetradores ha sido condenado. La mayoría de ellos son prófugos de la justicia.

Published

on

Foto: Ginnette Riquelme / AP

Elisa Xolalpa tenía 18 años cuando su pareja, de quien ahora está separada, la ató a un poste. Mientras luchaba por liberarse, su agresor le arrojó un químico que comenzó a carcomerle la piel. El líquido deshizo el nudo que la tenía inmovilizada y se echó a correr. Xolalpa interpuso una denuncia, pero en un país como México, esas actas quedan en nada. El archivo estuvo perdido casi dos décadas. Además, los jueces catalogaron sus heridas, que hasta hoy, 20 años después, siguen presentes en sus brazos, pecho y rostro, como “lesiones simples”. Su caso solo representa la punta del iceberg: la violencia ácida. Cansadas de ser revictimizadas por un sistema judicial inoperante —la impunidad llega al 98%— y por una sociedad misógina, 13 supervivientes han decidido unirse para buscar justicia y evitar que otras más sufran lo que ellas.

El día está radiante. Xolalpa, de blusa azul marino y vaqueros, recorre con una manguera para rociar de fertilizante a sus plantas. La chinampa —una balsa de tierra para cultivar, tradicional en la cultura prehispánica— está llena de colores vivos. Frente a ella hay una multitud de cempasúchil, flor anaranjada icónica en el Día de Muertos. Hasta hace no mucho, según cuenta, ella seguía cubriéndose el cuerpo. Y no para evitar que los rayos del sol le hiciesen daño a sus heridas, sino por el qué dirán. En su comunidad, en el pueblo originario de San Luis Tlaxialtemalco (Xochimilco, Ciudad de México), las miradas matan. Pero llegó el punto en donde ella no estuvo dispuesta a darle el gusto a su agresor, que la dejó marcada de por vida: “Ahora hasta me arreglo”, dice con una risa tierna mientras se toca su coleta.

Las constantes amenazas de la familia de su expareja, imputada por violencia intrafamiliar, pero no por tentativa de feminicidio, tampoco la detienen. Su lucha no es menor. En México, 26 mujeres han sido atacadas con ácido desde 2001. En total, hay 30 víctimas. La edad promedio oscila entre los 20 y los 30 años, y más de la mitad tenía o había tenido una relación sentimental con su agresor. Las cifras las ha recopilado la Fundación Carmen Sánchez. Según explica en el teléfono su cofundadora, Ximena Canseco, los datos los han reunido a partir de recortes de prensa y testimonios que han llegado a la asociación. No existe un registro oficial en la sanidad pública. Para la historiadora y activista, esos 30 ataques están lejos de la realidad: “Hay una cifra negra mucho más aterradora”.

Carmen Sánchez sobrevivió a un ataque con ácido de su expareja hace siete años, cuando ella tenía 30. Se sometió a 61 cirugías y debe proteger su piel y ojo derecho del sol.

El problema va mucho más allá de la falta de un registro oficial. Para que casos como el de Elisa Xolalpa puedan, al menos, iniciarse, las víctimas tienen que romper una barrera infranqueable de corrupción, deficiencias e inoperancias en el sistema judicial mexicano. Además, al momento en el que se inician los juicios —si es que llegan a comenzar— gran parte de los sumarios están catalogados como lesiones simples. En otras ocasiones se imputa al hombre solamente por violencia intrafamiliar. La homologación de las penas en todo el país, si es que no puede se puede acreditar un intento de feminicidio, y que los ataques con ácido se clasifiquen como delitos autónomos (es decir, que existan reglas claras para castigar a los agresores sin que quede a consideración del Ministerio Público) en los códigos penales de los 32 Estados y el federal es otra de las causas de las activistas.

Impunidad para los agresores

Carmen Sánchez, quien da nombre a la fundación que ayuda a 13 supervivientes, tuvo que superar dos golpes fuertes. El primero, el del ácido que le tiró su expareja mientras desayunaba con su madre y hermana en Ixtapaluca en 2014. El segundo fue un mazazo de realidad. A pesar de que desde el primer minuto dijo que su atacante estaba en la norteña ciudad de Monterrey, el juez no movió ni un dedo. “Su agresor hasta sacó una licencia para conducir un taxi. No se puede decir que era un prófugo, porque nadie lo estaba buscando”, relata. La expareja de Sánchez fue detenida en mayo. Para sorpresa de pocos, se encontraba, justamente, en Monterrey.

No es nada raro que los atacantes paseen por las calles sin temor a ser detenidos. El sistema los respalda: de los 27 casos registrados por la Fundación Carmen Sánchez, solo hay una persona con sentencia firme. La mayoría sigue sin un proceso abierto. Las dificultades para que llegue la justicia continúan incluso si se les imputa. Esmeralda Millán fue agredida por su expareja, de quien apenas se había separado, en 2018. El ácido le dañó el esófago e hizo que perdiese la córnea derecha. Tiene que cubrirse sus cicatrices para que no le dé el sol ni el polvo.

Esmeralda Millán muestra una fotografía tomada el 1 de diciembre de 2018, el día antes de ser atacada con ácido por su expareja, en la casa de su abuela en el estado de Puebla, México.

Su atacante fue detenido a los pocos días de la agresión, pero desde entonces ha logrado suspender, de último minuto, las audiencias hasta ocho veces, la última hace menos de un mes. Pero no actuó solo. Tres hombres que lo ayudaron están prófugos. Millán cree que la deferencia de los jueces y fiscales hacia su exmarido es prueba de que, en estos procesos, las cartas están marcadas: “Al final de cuentas le dan más derechos al agresor que a la víctima”. Millán, de 26 años, está desempleada y tiene dos hijos que acaban de volver al colegio. Ha tenido que someterse a 16 cirugías, todas costeadas por la Fundación. Después de cada una de ellas debe reposar un par de meses. Esto ha hecho que buscar trabajo se convierta en un calvario.

La parte económica es otra de las secuelas que deja la violencia ácida. Las víctimas deben recurrir a la buena voluntad de las asociaciones y cirujanas como Isela Méndez, que han tendido la mano para ayudarlas sin cobrar

Desfeminizar a las víctimas

A María Elena Ríos, de 28 años, le cambiaron súbitamente la vida por 30.000 pesos. Un hombre la roció con ácido en su casa de Huajuapan de León (Oaxaca, en el sur de México) en 2019. El agresor, y un cómplice, actuaron bajo las órdenes del exdiputado del PRI, Juan Vera Carrizal, con quien la saxofonista había tenido una relación. Como suele ocurrir, la agresión machista fue fruto de la ruptura. Algo que Ríos no deja pasar: “Cualquier actitud de libertad que tengamos como mujeres es satanizada por la sociedad. No podemos tener una expresión libre o relaciones libres”.

Parte de la revictimización pasa por una sociedad tradicionalmente conservadora y que aún no entiende las luchas feministas. Antes de ser detenido en abril de 2020, el político dijo en una entrevista en la radio: “Si tienes un estilo de vida sano así te va, pero si tienes un estilo de vida fuera de lo normal vas a tener problemas”. El hijo de Vera sigue en búsqueda y captura. Ríos lo ha visto en la calle, sin poder hacer mucho: “Yo no soy la Fiscalía. Las instituciones están llenas de misóginos”.

Pie de foto: La intención al atacar con ácido es desfeminizar el cuerpo, hacer que no sea agradable para los ojos de otro hombre

Con información de El País

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PÓLITICA

El 90% de las mujeres que tienen VIH fueron contagiadas por su pareja

Tener una pareja estable no representa una protección contra enfermedades de transmisión sexual, pues el 50% de los mexicanos admite haber sido infiel.

Published

on

La idea de que tener una relación estable es una medida de protección frente a infecciones de transmisión sexual es peligrosa, pues 90% de las mujeres que contraen el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) son contagiadas por su pareja, de acuerdo con la Universidad Nacional Autónoma de México, Censida y AHF México.

En México, las Enfermedades de Transmisión Sexual (ITS) se están incrementando a la sombra de la pandemia de COVID-19.

De acuerdo con el Boletín Epidemiológico de la Secretaría de Salud, hasta el mes de agosto de 2021 se registraron 7,930 nuevos casos de infección por VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana), 5,810 de sífilis y 4,250 casos de herpes.

Cuando se habla de VIH, muchas personas lo asocian con la comunidad LGBTTIQ+ o en trabajadores sexuales, sin embargo, las parejas estables o matrimonios son los que más riesgo pueden correr. Según en una encuesta telefónica del sitio de citas hounters.mx el 50% de las personas han confesado haber sido infieles a su pareja.

Además, en el segundo trimestre del 2021, las autoridades sanitarias reportaron 13 casos de mujeres embarazadas en Puebla que dieron positivo al Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH) tras practicarse los exámenes que establecen las autoridades sanitarias.

En el país fueron 371 embarazadas que enfrentaron este problema, pero el año pasado se acumularon 620 embarazadas con VIH en tratamiento.

Estados con más contagios de ITS

  • Estado de México con 811
  • Veracruz con 699
  • Jalisco 589
  • Quintana Roo 515
  • Puebla 454
  • Nuevo León 440
  • Baja California 435 casos

La recomendación es acercarse a espacios de salud para hacerse pruebas rápidas. Compartirlo como algo natural, ayuda a comprender que esta enfermedad no es exclusiva de hombres gays, lo es para cualquier persona con vida sexual activa.

Como parte de estrategias de autocuidado, integrar las pruebas rápidas es fácil y requiere de 20 minutos con unas gotas de sangre, no obstante, el método más efectivo es el condón.

Con información de Forbes

Continue Reading

PÓLITICA

Las variantes del Coronavirus siguen avanzando, ¿Cómo detenerlas?

Esto es lo que los científicos anticipan que ocurrirá.

Published

on

Cientos de personas creen que la pandemia ya terminó y organizan fiestas y reuniones masivas, sin tomar en cuenta que el SARS-CoV-2 es un virus que muta rápidamente. A casi dos años de iniciada la pandemia, las variantes han avanzado: la alfa de rápida propagación, la beta que evade el sistema inmunitario, y luego gamma, delta, lambda, mu y, más recientemente, Ómicron.

Con cada infección surgen nuevas oportunidades para que el virus evolucione, así jamás detendremos la pandemia. Hasta la fecha, más de 237 millones de personas han sido infectadas por el virus y 4,8 millones han muerto, 700.000 de ellas tan solo en Estados Unidos, no lo olvidemos.

Según los científicos es extremadamente improbable que logremos erradicar este virus, y es difícil predecir cómo serán los siguientes años… y las siguientes décadas.

¿Cómo ocurren las mutaciones?

Los virus son máquinas de reproducción que toman posesión de nuestras células y las utilizan para hacer copias de sus propios genomas. Algunas veces, al replicarse cometen pequeños errores, que podrían compararse a un error de dedo cuando escribimos en un teclado.

En la mayoría de los casos, estos errores no benefician en nada al virus; muchos son nocivos y desaparecen rápidamente. Pero en algunas ocasiones, el virus se saca la lotería genética y encuentra una mutación que le da cierta ventaja. Entonces, esta versión mejorada del virus es capaz de superar a sus pares y dar origen a una nueva variante.

Entre los incontables cambios que puede realizar el coronavirus hay tres posibilidades preocupantes: que se haga más transmisible, que sea más hábil para evadir nuestro sistema inmunitario o que se haga más agresivo y produzca enfermedades más graves.

Sin embargo, los científicos no esperan que este proceso se prolongue indefinidamente. Lo más probable es que haya ciertos principios biológicos básicos que limiten la capacidad infecciosa de cada virus, dependiendo de sus propiedades intrínsecas. Los virus que se adaptan bien a los seres humanos, como el sarampión y la influenza estacional, no se siguen haciendo más infecciosos, subrayó Bloom.

Al parecer, la variante delta evade a algunos anticuerpos, pero hay otras variantes, en particular la beta, que son todavía más hábiles para evadir estas defensas. Por ahora, la variante delta es tan infecciosa que ha logrado ganarles terreno a estas variantes más escurridizas, por lo que ha limitado su propagación.

No obstante, a medida que más personas desarrollen anticuerpos para combatir al virus, las mutaciones que le permiten evadir a estos anticuerpos serán todavía más ventajosas.

La buena noticia es que hay muchos tipos distintos de anticuerpos, así que no es muy probable que una variante con solo unas cuantas mutaciones nuevas se les escape a todos, enfatizan los expertos.

El sistema inmunitario ha evolucionado de tal forma que tiene muchos trucos bajo la manga para contrarrestar la evolución del virus. Ciertas células T, por ejemplo, destruyen a las células infectadas por el virus, y así ayudan a reducir la gravedad de la enfermedad. En conjunto, las células T que tenemos pueden reconocer por lo menos entre 30 y 40 partes diferentes del SARS-CoV-2, según han descubierto los investigadores.

Y luego están los linfocitos B, que dan origen a nuestro ejército de anticuerpos. Incluso después de eliminar la infección, el cuerpo sigue produciendo linfocitos B durante un tiempo, introduciendo deliberadamente pequeñas mutaciones genéticas.

El resultado es una colección enormemente diversa de linfocitos B que producen una serie de anticuerpos, algunos de los cuales podrían ser una buena combinación para la siguiente variante que aparezca.

Lo más difícil de predecir es si el virus se volverá más agresivo, es decir, si provocará una enfermedad de mayor gravedad, afirmaron los científicos.

Es muy pronto para saber si el SARS-CoV-2 se hará más virulento en el largo plazo. Sin duda, podría haber intercambios entre la agresividad y la transmisión: las variantes que producen enfermedades muy graves muy rápido quizá no se propaguen demasiado lejos.

Claro que hay que recordar que este virus se propaga antes de que las personas enfermen de gravedad. Mientras siga siendo así, el virus podría hacerse más agresivo sin sacrificar su eficacia de transmisión.

Es esperanzador el hecho de que las vacunas contra el SARS-CoV-2 en este momento sean más efectivas de lo que jamás han sido las vacunas contra el resfriado. Incluso las vacunas de primera generación ofrecen protección sustancial contra la enfermedad, y hay muchas opciones para mejorarlas, ya sea mediante cambios en las dosis y los plazos, con ajustes específicos para nuevas variantes o el desarrollo de nuevos enfoques, como aerosoles nasales, que puedan funcionar mejor para detener la transmisión.

Una infección posvacunación o una dosis de refuerzo podrían ayudar a reforzar nuestra inmunidad y enseñar a nuestro cuerpo a reconocer nuevas mutaciones, haciéndonos menos vulnerables a la siguiente variante que aparezca.

Entre tanto, conforme el número de huéspedes completamente vulnerables siga bajando y la transmisión se ralentice, el virus tendrá menos oportunidades de mutar.

Por desgracia, hay muchas zonas del mundo donde la gente no se ha vacunado y este virus ya demostró que puede sorprendernos.

Con información de New York Times

Continue Reading

PÓLITICA

Habrá Mundial de futbol en Puebla

La ciudad recibirá a más de 40 mil personas por el desarrollo de este magno evento internacional

Published

on

Coincidiendo en acciones para promover e impulsar el deporte, Luis Miguel Barbosa Huerta, Gobernador del Estado de Puebla; Eduardo Rivera Pérez, Presidente Municipal y Eduardo Fabián Canaveris Ferraz, Presidente de la Federación de América de Fútbol 7 Internacional, firmaron el convenio para presentar a Puebla Capital como sede oficial del FIF7 World Cup 2023 y FIF7 Club Championship 2023.

En este sentido, Miguel Barbosa Huerta, Gobernador del Estado celebró la organización de esta justa mundial deportiva que se efectuará en 2023: “compartiremos siempre con tu gobierno este tipo de acciones que impulsan un mejor estado de bienestar”, comentó.

Por su parte, Eduardo Rivera Pérez, Alcalde de Puebla, señaló que este evento de talla mundial generará una derrama económica importante en el municipio, así como presencia de turismo nacional e internacional. Participarán países como Brasil, España, Argentina, Italia, Rusia, Uruguay, Colombia, Suiza y México, entre otros, con equipos tanto en categoría varonil y femenil.

“Realizar el Mundial de Futbol 7 en Puebla es una acción que se suma a todas las estrategias que estamos emprendiendo por el deporte, por la reactivación económica y por el turismo. El deporte tiene el poder de transformar el mundo, de inspirar, de unir a la gente y de derribar barreras”, apuntó Rivera Pérez.

En tanto, Eduardo Canaveris en su carácter de Presidente de la Federación de América de Fútbol, aseguró que Puebla cuenta con todas las condiciones para recibir la copa del mundo, además de ofrecer a las y los deportistas una experiencia única.

Se estima una asistencia de más de 40 mil personas a los partidos presenciales que se llevarán a cabo en las instalaciones del Centro Expositor de Puebla en agosto de 2023, donde se habilitarán dos canchas deportivas oficiales de FIF7, que tendrán la capacidad para recibir a tres mil y mil 500 asistentes.  

Continue Reading

MAS NOTICIAS

Revista 360 Grados Copyright © 2021