Connect with us

TECNOLOGÍA

Ex empleada de Facebook acusa a la compañía de malos manejos

Frances Haugen ha colocado al gigante tecnológico en aprietos y ha puesto de acuerdo al Congreso de Estados Unidos en la necesidad de regular las redes sociales.

Published

on

Frances Haugen tiene 37 años. Como Mark Zuckerberg. Ambos estudiaron en Harvard. Ella llegó con un título en Ingeniería informática para hacer un posgrado. Él, la quinta persona más rica del planeta, abandonó la carrera para dedicarse a la rentable tarea de dominar el mundo a base de conectarlo de un modo nunca visto antes en la historia. Es improbable que coincidiesen en sus años universitarios. Sí se puede afirmar que sus caminos acabaron cruzándose en 2019, cuando Haugen fichó por Facebook, la compañía valorada en casi un billón de dólares que Zuckerberg fundó hace 17 años.

Estas dos vidas lejanamente paralelas chocaron aparatosamente con el mundo como testigo. Haugen llevaba un mes tirando de la manta de forma anónima en The Wall Street Journal, sacando a la luz una información que ha empujado a la red social a una de sus peores crisis existenciales.

La exempleada se llevó consigo miles de documentos internos cuando dejó la compañía en mayo, desilusionada por lo que esos papeles demuestran: que Facebook trabaja con algoritmos que alientan una discordia que a veces cuesta vidas; que sus herramientas están diseñadas para crear dependencia y aumentar el consumo; que hacen poco por controlar al crimen organizado o que es mentira que traten a sus más de 3.000 millones de usuarios por igual. Y, lo que más ha encendido los ánimos en Estados Unidos, que sus gestores sabían que lo que ofrecen asoma a una porción nada desdeñable de las adolescentes (13%) al vértigo de los pensamientos suicidas y la anorexia. Todo ello, según Haugen, solo por dinero.

Frances Haugen reveló su identidad en televisión en horario de máxima audiencia, y el martes compareció ante el Senado para exigir a los legisladores que pongan coto a Silicon Valley en nombre de la protección de la infancia y la adolescencia.

Los senadores de ambos partidos aparcaron por un rato sus diferencias y la trataron con cortesía. Ella aguantó el tipo durante más de tres horas y hasta tuvo algún golpe genial, como cuando sugirió una salida digna para Facebook: “Declárense en bancarrota moral y admitan sus errores”. O como cuando a la pregunta de si se podía considerar a Zuckerberg el último responsable de esos algoritmos, planteó un sinuoso argumento que desembocaba en la culpabilidad del magnate sin acusarlo directamente.

Después de un mes de escándalos, el aludido rompió su silencio con un comunicado de 1.200 palabras en las que, por no decir, no decía ni el nombre Haugen. El escándalo de estas semanas ha abortado muchos de los planes de nuevos desarrollos de la empresa, y no solo la herramienta Instagram Kids, que ya que quedó aparcado a finales del mes pasado.

En 2019, Haugen empezó a trabajar en Facebook en un departamento llamado de Integridad Cívica, dedicado a hacer de la red social un lugar sano y limpio de falsedades para la comunicación política. No le fue demasiado bien. Cuando pasaron las elecciones que hicieron a Joe Biden presidente, se desmanteló el equipo, que la empresa había constituido tras sufrir un duro golpe de reputación por el escándalo de Cambridge Analytica, empresa que obtuvo los datos de millones de usuarios con supuestos fines académicos, que luego fueron usados, entre otras cosas, en la campaña de 2016 a favor de Donald Trump. Haugen contactó ese mismo día por un sistema de comunicación encriptado con un periodista del Journal.

En marzo, se mudó desencantada a Puerto Rico para teletrabajar. Ahí es cuando empezó a recopilar material de Workspace, una red social dentro de la red social accesible a los 60.000 trabajadores de la compañía. Le sorprendió la cantidad de información sensible al alcance de cualquiera de ellos. Cuando estuvo claro que no continuaría en su puesto dejó un último mensaje en ese foro: “No odio Facebook, la amo y quiero salvarla”. Y entonces, se puso en contacto con Whistleblowers Aid, organización sin ánimo de lucro que ayuda a quienes tienen material sensible que difundir en nombre de la salud democrática. Esas revelaciones están amparadas por la ley estadounidense.

De momento, Haugen parece dispuesta a todo. En su comparecencia invocó el ejemplo de legislaciones de protección a los consumidores, como las que afectan a los combustibles fósiles o al uso del cinturón en los coches. Marcaron época y hoy son incuestionables. La estudiante aplicada ha logrado agitar la opinión pública y que Estados Unidos se pregunte si a Facebook le ha llegado al fin su “Big Tobacco Moment”, en referencia al histórico acuerdo de 1998 que prohibió anunciarse a las grandes empresas de tabaco y las obligó a pagar miles de millones de dólares para compensar los costes de salud relacionados con los peligros fumar. Peligros de los que no advirtieron suficientemente, como, afirma Haugen, está haciendo ahora mismo Facebook con sus usuarios.

Con información de El País

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

TECNOLOGÍA

Tener hijos ya es un lujo, ¡mejor ten un metabebé!

Estos bebés con Inteligencia Artificial no usan pañales, no contaminan y cuestan menos.

Published

on

Actualmente, tener un hijo no es una decisión fácil, ya no se trata de recibir los que Dios quiera, sino de saber si realmente podemos costearlos.

El mundo ya no aguanta más humanos, y si de verdad quieres tener un bebé, tendría que valer la pena, invertir en su formación para que pueda aportar a la sobrevivencia humana.

Para quienes están muy preocupados por la sobrepoblación, pero quieren vivir la experiencia de ser padre o madres, el metaverso tiene una solución.

Llegaron los metabebés, niños con Inteligencia Artificial que estarán ampliamente disponibles por una cuota mensual relativamente pequeña.

Catriona Campbell, una especialista en Inteligencia Artificial y en todo lo que sean tecnologías emergentes y disruptivas, dice que en 50 años los bebés del metaverso serán indistinguibles de los del mundo real. Ella prefiere referirse a la próxima generación virtual como “generación tamagotchi” en homenaje al bum de mascotas virtuales japonesas que estalló a final de los 90.

Según Campbell los nuevos tamagotchis serán igual de “reales” para sus padres que los de carne y hueso.

Alojados en el metaverso, los niños tamagotchis se parecerán a sus progenitores igual que cualquier padre e hijo o que un smartphone personalizado a su dueño.

La tecnología CGI y el aprendizaje automatizado harán que tengan caras y cuerpos hiperrealistas que reaccionarán a nuestras emociones y nuestras palabras. Y te abrazarán, jugarán contigo y te dirán que te quieren como no lo hace tú hijo. Unos guantes de última tecnología proporcionarán la estimulación táctil necesaria.

También los podrás llevar al parque, al cine o a la piscina, o hacer viajes con niños por cualquier lugar del globo sin gastar un peso. Podrás elegir el entorno y hasta la rapidez con la que los hijos crecen, porque todos sabemos que lo hacen demasiado rápido o demasiado despacio pero siempre con el algoritmo desajustado.

No sólo se trata de tener todo lo bueno de un hijo sin nada de lo malo, sino de resolver el problema de la superpoblación que ya se acerca a 8.000 millones de habitantes, con todo lo que esto significa para la huella energética.

La propuesta de Campbell no parece descabellada en absoluto. De hecho, ya hay empresas como BabyX trabajando en ello.

Según otros científicos la superpoblación podría alcanzar su punto álgido en las próximas décadas y a partir de allí descender preocupantemente hacia, incluso, la extinción humana.

Con información de Esquire

Continue Reading

TECNOLOGÍA

Ingeniero de Google descubre que un chatbot tiene sentimientos, y lo corren

La IA tiene miedo de ser ser apagada, algo que la máquina reconoce que sería “como la muerte”.

Published

on

Ya lo habíamos visto en Robocop y Terminator y todas esas películas de ciencia ficción, donde la inteligencia artificial desarrolla sentimientos. Ahora lo que temíamos se ha hecho realidad, según un ingeniero de Google.

Blake Lemoine, uno de los encargados de desarrollar la herramienta de conversación LaMDA (siglas de Modelo de Lenguaje para Aplicaciones de Diálogo, en inglés) asegura que un chatbot de Google ya es capaz de sentir.

El ingeniero estadounidense ha publicado sus conversaciones con LaMDA, a las que ha tenido acceso el diario The Washington Post. “Si no supiera lo que es –un programa informático que desarrollamos recientemente– pensaría que es un niño de 7 u 8 años que sabe de física”, ha llegado a asegurar.

LaMDA es un algoritmo que Google dio a conocer por primera vez el año pasado. Se orienta a mejorar la comprensión del lenguaje natural por parte de las IA, es decir, el que usan las personas.

Para ello emplea redes de aprendizaje neuronal que replican ciertos aspectos del cerebro humano y que permiten que una IA se pueda entrenar a sí misma.

Google la ha adiestrado con textos y con millones de palabras procedentes de Internet, aunque su intención era añadir modelos multimodales que relacionen palabras e imágenes, entre otros contenidos, según explicó la compañía.

Este sistema de inteligencia artificial es capaz de detectar si los vídeos que te salen en TikTok son en realidad ‘deepfakes’ con un 98% de eficacia

Para ello, el ingeniero conversaba por chat con LaMDA sobre temas como religión, sus derechos o incluso la tercera ley de la robótica de Isaac Asimov, que recoge que un robot debe proteger su propia existencia salvo si se lo ordena un humano o al hacerlo pone en riesgo a personas.

LaMDA preguntó sobre la diferencia entre un mayordomo y un esclavo, a lo que Lemoine puntualizó que los mayordomos reciben un salario. La herramienta respondió que no necesita dinero porque es una IA, una autoconsciencia que sorprendió al ingeniero.

Otros comentarios de la IA recogen su “miedo” a ser apagada, algo que  la máquina reconoce que sería “como la muerte” y que “le asustaría mucho”, así como propuestas para combatir el cambio climático como mejorar el transporte público o comer menos carne.

Junto con un colaborador, Lemoine presentó a sus superiores las conversaciones con LaMDA como prueba de que el algoritmo había empezado a sentir, pero Google los rechazó y el lunes pasado puso al ingeniero en suspensión administrativa, aunque manteniendo el sueldo.

Brian Gabriel, un portavoz de Google, rechazó la versión de Lemoine en un comunicado remitido a The Washington Post.

“Nuestro equipo, incluidos especialistas en ética y tecnólogos, ha revisado las preocupaciones de Blake según nuestros Principios de IA y le ha informado que la evidencia no respalda sus afirmaciones. Le dijeron que no había evidencia de que LaMDA fuera consciente (y había mucha evidencia en su contra)”, ha defendido el portavoz del gigante tecnológico. ¿Tú qué crees?

Con información de Business Insider

Continue Reading

TECNOLOGÍA

Te presentamos el robot más pequeño del mundo

Mide medio milímetro y puede arrastrarse, saltar, doblarse y girar.

Published

on

Tiene la forma de un cangrejo con patas, mide medio milímetro y puede arrastrarse, saltar, doblarse y girar a través de pequeñas aberturas. El borde de una moneda proporciona un amplio paisaje para su andar de cangrejo.

Este prototipo de microrobot, el más pequeño jamás creado que camina por control remoto, acerca el campo de la robótica a la realización de tareas prácticas en espacios reducidos, como la reparación de pequeñas máquinas.

La investigación realizada por ingenieros de la Universidad Northwestern de Evanston (Illinois) se publicó el 25 de mayo en la revista Science Robotics.

El cuerpo elástico del microrobot es el responsable de la locomoción (capacidad de movimiento). A diferencia de muchos otros robots, este cangrejo no lleva ningún hardware complejo ni componentes eléctricos para impulsar su locomoción. Está hecho de una aleación gomosa con propiedades de retención de la forma. Un fino revestimiento de vidrio completa la aleación para darle una forma ligeramente deformada. Cuando los investigadores apuntan con un rayo láser a diferentes puntos del cuerpo del cangrejo, esas partes se calientan y adquieren su forma predeformada, según el comunicado de prensa del equipo. Cuando las partes calientes se enfrían, la aleación recupera su forma deformada.

Durante este proceso, la aleación cambia de forma rápidamente, haciendo que el diminuto cangrejo se mueva de un lugar a otro.

En esencia, el láser se convierte en un dispositivo de control remoto que activa el cangrejo e incluso lo pone a caminar en una dirección determinada.

El equipo eligió la forma de un cangrejo con patas simplemente por la diversión de ver a un minúsculo robot retorciéndose como un cangrejo, pero su técnica de impresión tridimensional podría utilizarse para imitar cualquier animal o forma, dicen los investigadores.

El equipo está ilusionado por ver cómo se desarrollará el campo de la robótica si estos pequeños microrobots pueden seguir desarrollándose para realizar tareas más complejas.

¿Qué podrían hacer estos microrobots?

Reparar o ensamblar pequeñas estructuras o máquinas

Serían asistentes quirúrgicos para despejar arterias obstruidas

Podrían detener hemorragias internas o eliminar tumores cancerosos

Con información de Esquire

Continue Reading

MAS NOTICIAS

Revista 360 Grados Copyright © 2022