Connect with us

ARTE Y CULTURA

¿Es posible que ocurra otra pandemia?

Cada día somos más, existen urbes congestionadas que por sus pocos servicios sanitarios son una plataforma perfecta para las pandemias. Además, por culpa de las migraciones y la búsqueda de lugares para colonizar, el contacto con animales salvajes acrecienta. Por todos lados existe la posibilidad de que un nuevo virus aparezca y nos saque nuevamente de control.

Published

on

A la espera de la próxima pandemia

No se sabe con exactitud cuándo llegará la siguiente pandemia pero sí se espera que ocurra. Las condiciones para que se produzca son, a día de hoy, las idóneas.

Yueyang es una ciudad china a orillas del río Yangtsé, a solo 200 kilómetros de Wuhan, el supuesto foco de la pandemia del coronavirus. Su mercado húmedo es variopinto, y a ojos occidentales, chocante. Uno puede comprar casi cualquier cosa que llevarse a la boca: caparazones de tortugas recién matadas y volcadas en el suelo para su venta; o un pincho de escorpión en un puesto ambulante donde aparecen expuestos en brochetas como delicadezas… Los consumidores eligen un pez vivo o un animal en una jaula. Los vendedores, ataviados con botas de goma, los desuellan y destripan en el suelo sin más mientras escuchan música en sus móviles.

Muchos campesinos llevan sus animales en jaulas para la venta. Suelen ser particulares que los han criado en sus casas y los venden, muchas veces sin etiquetas ni controles sanitarios. A medida que se suceden los sacrificios, el hedor aumenta. Antes de la pandemia, los mercados solían ser visitados por turistas, pero, en algunos rincones, no permiten fotografías.

Víctor Briones, catedrático de Sanidad Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense, visitó varios de estos singulares lugares en el sudeste asiático. Hay una primera línea de venta a la vista, con ciertos permisos y regulaciones, pero existe “una venta de trastienda” oculta a los forasteros curiosos, donde pueden venderse especies más raras. Ahí se comercia con civetas, serpientes, perros, lagartos…

Los animales suelen ser sacrificados delante del comprador. “Se los mata in situ, y los que no mueren ese mismo día, vuelven a su lugar de origen, después de haber convivido con otros animales de los puestos de al lado”, dice este veterinario. Siempre es más barato y cómodo mantener a un animal vivo que sus pedazos en un refrigerador. “La mejor manera de conservar un alimento en ausencia de energía eléctrica es que esté vivo, porque se mantiene solo”.

Aunque no están claras las pistas que llevaron a un tipo de coronavirus a saltar de una especie rural de murciélago en China a los humanos, y el papel que tuvo el mercado de Wuhan en ello, científicos como Jared Diamond han apuntado sin dudarlo a este tipo de mercados húmedos como foco de epidemias. ¿Pero por qué ahora, si son algo que ha existido desde siempre?¿Qué es lo que ha cambiado? La clave está en la venta de carne salvaje. Peter Daszak, un zoólogo experto en zoonosis –el salto de enfermedades animales a humanos– y presidente de EcoHealth Alliance, comentó a la BBC que el creciente contacto entre las poblaciones humanas y la vida salvaje propiciaría que cada año surgiesen hasta cinco enfermedades emergentes. Algo que las economías mundiales no podrían aguantar si se convirtiesen en pandemias. El mundo económico no soportaría una covid-19 cada década.

El cambio climático también está acelerando el problema, provoca fenómenos meteorológicos extremos, sequías extensas o inundaciones, que tienen su impacto en los hábitats salvajes de los animales y que motivan el desplazamiento masivo de muchos grupos de poblaciones.

¿Cómo sería la siguiente pandemia?

Ahora tenemos cuatro tipos de coronavirus humanos que podrían convertirse en pandémicos. “En 2005, se publicó un artículo que rastreó uno de estos cuatro coronavirus en el tiempo, hasta 1890, cuando surgió la gripe o influenza rusa. La hipótesis es que la pandemia se produjo por culpa de un coronavirus que estaba ya en el ganado. Así que no es nada nuevo”.

Resulta paradójico que, en Occidente, las personas crean que viven aisladas de la naturaleza, en especial, las que se concentran en las ciudades. Pero lo cierto es que no podemos –ni debemos– desconectarnos de ella. La presión sobre los recursos naturales es enorme. El 60 % de la carne animal del planeta se concentra en los animales domésticos que criamos para nuestro consumo. Los animales salvajes suponen un 4 % de la biomasa total –el resto corresponde al ser humano–. ¿Somos demasiados? ¿Es la superpoblación una de las razones que armaría un futuro pandémico?

Ahora hay más seres humanos en contacto estrecho entre sí que antes. Según Heymann, “las cada vez más densas poblaciones de países que tienen una renta media se están trasladando a las selvas tropicales, y allí se infectan de virus como el ébola. Y las poblaciones que crecen demandan más proteínas, más alimento. Los animales se crían de manera intensa y en estrecho contacto con los humanos”.

Esta enorme concentración de vacas y gallinas en ganaderías intensivas también es un puente para que los virus salten de ellos hasta nosotros. “Las probabilidades de que eso ocurra van a ser mayores en el futuro”, asegura sin pestañear el experto.

La biodiversidad de los microorganismos es abrumadora. Y nuestro explosivo crecimiento demográfico y afán destructivo nos expone con más facilidad a su alcance. La covid-19 ha estallado en un mundo hiperconectado. Por vez primera, los ciudadanos de todo el mundo tienen consciencia de que existen problemas globales capaces de afectarles en su vida particular.

En el pasado, ante brotes de cólera o la misma viruela, se pensaba que se podrían contener impidiendo que la gente cruzara fronteras. Pero ya no es cierto. La gente puede incubar la enfermedad y las va a cruzar de todas formas. La manera de afrontar las futuras pandemias necesita un robustecimiento de los sistemas de salud, programas de prevención y atajar la obesidad, que nos hace más vulnerables.

La estrategia es no dejar todo en manos de la medicina para afrontar futuras pandemias. La covid-19 nos ha enseñado que afecta a muchos aspectos de nuestra vida, así que al batallón de médicos y expertos en salud pública se le añaden expertos en ciencias sociales, psicólogos, periodistas y comunicadores, economistas, y asesores en logística y cadenas de suministros.

Es necesario que localicemos los puntos vulnerables en las cadenas de suministro sanitario y en los trabajadores del sistema de salud para arreglarlos, y movilizar recursos de manera muy rápida al lugar correcto y a tiempo para preparar el combate contra la futura pandemia.

Con información de Muy Interesante

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTE Y CULTURA

Los videos ASMR de Tik Tok, ¿son los nuevos “ansiolíticos”?

Published

on

Nuestras madres nos enseñaron a comer con la boca cerrada, sin hacer algún ruido. “Tronar la boca” como comúnmente se dice en México, es una falta de educación. Entonces, ¿porqué rayos, ahora las personas disfrutan escuchar las mordidas, balbuceos y sonidos extraños?

El ASMR es el fenómeno del internet que consiste en ver videos o escuchar audios para ayudar a reducir el estrés, dolores de cabeza o el insomnio. Miles de personas los escuchan para calmar su ansiedad y tranquilizarse. Si escribimos las siglas ASMR en el buscador, encontraremos publicaciones de autores que acumulan miles de suscriptores, y que van desde los cinco minutos de duración hasta las diez horas. 

El ASMR (Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma del inglés) es reconocido como un hormigueo o cosquilleo en la cabeza causado por ciertos sonidos e imágenes que desencadenan una sensación agradable e inducen a la relajación y el sueño. 

El susurro del relato de un verso, un jabón siendo pelado, gente comiendo, gotas de lluvia, brochas siendo frotadas, la superficie siendo rascada, papel siendo estrujado de forma delicada o la voz tenue de diferentes personajes son algunos de los sonidos captados por micrófonos de gran potencia y luego subidos a plataformas como YouTube, Tik Tok o Spotify.
Para Lorena Pastor, psicóloga, psicoterapeuta y directora asociada del Centro Thijs & Pastor, los videos o audios ASMR pueden funcionar solo para pacientes con sentidos más estimulados y para quienes les sea fácil relajarse. 

@_damarisasmr

🌿me ayuda mucho que copien el link | sígueme en insta: @damarisacst y te regalo un tulipán🌷☁️ #ASMR #satisfying #damarisasmr #asmrvideo

♬ sonido original – 🌿Damarisacst🌧

Este tipo de audiovisuales los mira Carlos, de 16 años, para “relajarse” y dormir casi todas las noches. Indica que los sonidos que escucha le generan “tranquilidad”.

La psicóloga Martha Martínez comenta que nada en extremo es bueno: “Es normal que nos da curiosidad ver lo que hacen los demás, de ahí a que solo sea lo único que hagamos por supuesto que es un problema psicológico”. Aunque aclara que ver estos videos no se puede considerar como una actitud fetichista, ya que “el fetiche es un objeto al que se le rinde culto. No es el caso”.

Pero afirma que los padres sí deben ubicar límites a sus hijos para observar este tipo de contenidos: “Los hijos deben tener su horario cotidiano, el cual debe ser cumplido y llevado a cabo con la rigurosidad necesaria para formar buenos hábitos, bajo esta premisa los hijos no deberían tener tiempo para ver este tipo de videos que no conducen a nada positivo y que pueden sencillamente despertar el morbo de observar la vida ajena”.

Educar emocionalmente a los jóvenes serviría de mucho, pero para eso se necesita que los padres dejen de ser analfabetos emocionales. Añade que cuando el padre se sienta a ver un partido de fútbol, una novela, una serie, es lo mismo que realiza su hijo al ver videos ASMR, por ejemplo: “Los adultos debemos reeducarnos y decidir que cuando haya un partido de fútbol no lo voy a ver y, en cambio, voy a jugar fútbol con mi hijo. Entonces, en vez de que los chicos estén viendo jugar videojuegos, es mejor que ellos jueguen. O en vez de ver gente haciendo tarea, que padre e hijo se sienten a hacer la tarea juntos”.

Continue Reading

ARTE Y CULTURA

¿Cómo es un viaje con la Ayahuasca?

Ha pasado de estar escondida en la profundidad de la selva a estar presente en ceremonias que se celebran a pocas cuadras de tu casa. Te platicamos algunos secretos de la liana de los espíritus, una droga ilegal para algunos… y una potentísima medicina espiritual para otros.

Published

on

Foto: Los tsáchilas llevan a cabo aún ceremonias de sanación y la toma de ayahuasca.

La ayahuasca es una medicina tradicional utilizada por los chamanes del Amazonas desde tiempos ancestrales, y hace relativamente pocos años que salió de la selva para ponerse de moda en EEUU y Europa, especialmente en España. Se elabora a través de la decocción de una liana que crece en la selva (la ayahuasca, de la que el brebaje toma su nombre), junto a las hojas de otra planta, la chacruna. El resultado es una poción con un fuerte poder alucinógeno y, para muchos de sus defensores, sanador. Al entrar en el cuerpo, la sustancia produce entre otros efectos alteraciones en la percepción y la cognición que permiten abrir determinadas puertas que nuestro cerebro tenía cerradas, en la mayoría de los casos como mecanismo de autodefensa. A lo largo de nuestras vidas, vamos acumulando traumas y experiencias conflictivas, muchas de las cuales nuestra parte consciente esconde debajo de la alfombra como si nunca hubiesen existido, de forma que no tengamos que vivir con ese dolor. Lo que ocurre es que siguen ahí, condicionando sin saberlo muchos aspectos de nuestra existencia, de nuestra relación con los demás y con nosotros mismos.

La ayahuasca lo que hace es levantar esa alfombra, sacudirla y mostrarte, generalmente a través de visiones nítidas, aquello que de alguna manera te está bloqueando. Un ejemplo muy simple: imagina que cuando tenías tres años tuviste una fuerte caída aprendiendo a montar en bicicleta y que aquello supuso una experiencia traumática para un chaval de esa edad, así que quedó escondida en alguna parte de tu inconsciente. Si no existe, no sufres. La ayahuasca podría mostrarte con nitidez aquel recuerdo y ahora tu mente adulta es capaz de ponerlo en su sitio, de procesar que realmente no fue para tanto y de entender por qué a día de hoy no eres capaz de subirte a una moto.

Lo que sucede es que muchas veces el recuerdo que aflora no es tan nimio, e igual que te muestra el episodio de la bicicleta, la planta puede hacerte ver que tu vida de pareja no funciona porque estás proyectando en ella la relación que tienes con tu madre o que tus problemas sexuales son fruto de un abuso que sufriste en la infancia. Y es que esta no es una droga recreativa, porque el viaje en muchas ocasiones no resulta placentero en sí mismo, sino más bien lo contrario. Pero quienes la han utilizado afirman que es una herramienta poderosísima para reconectar contigo mismo, para desintoxicarte de muchas cosas que te impiden ser feliz y para conocer otro plano de tu existencia al que no habías tenido acceso antes.

Por eso, las ceremonias de toma de ayahuasca están proliferando en los últimos años en nuestro país de manera clandestina (son ilegales o, más bien, alegales), mientras asociaciones como la Plantaforma para la Defensa de la Ayahuasca pelean por que se permita el uso de una sustancia que, defienden, puede ayudar a mucha gente.

La ayahuasca no es para todo el mundo

Esta sustancia debe ser administrada con un profundo conocimiento y no es apta para todo el mundo. Puede causar cuadros psicóticos graves (incluso irreversibles) a personas con antecedentes de problemas mentales, como esquizofrenia o bipolaridad, y es incompatible con la toma de medicamentos como los antidepresivos. Incluso hay quien ha muerto por culpa, según parece, de estas malas prácticas, ya que no se ha determinado que la ayahuasca presente niveles de toxicidad peligrosos para el cuerpo humano.

Con información de Esquire

Continue Reading

ARTE Y CULTURA

¿Qué te gusta más? Día de muertos o Halloween, aquí las diferencias

Las dos fechas conmemoran la muerte, pero mientras una la celebra con alegría, la otra la recuerda con miedo.

Published

on

La celebración de Día de Muertos y de Halloween se ha vuelto icónica en varias partes del mundo y a menudo suelen confundirse ambas fechas. Pero las dos tienen costumbres, creencias y rituales diferentes, conócelas y ve con cuál te quedas.

ORIGEN

El Día de Muertos tiene su origen en la época prehispánica. Las culturas antiguas como los aztecas, los mayas y los toltecas ya lo celebraban, pero la fecha era entre julio y agosto, y la celebración duraba todo un mes. Con la llegada de los españoles, la colonización y la imposición del cristianismo, la fecha se recorrió a principios de noviembre para que coincidiera con el día de Todos los Santos, que era la celebración que los españoles le hacían a sus difuntos. Es así que en México se celebra el 2 de noviembre.

Halloween, también conocido como Noche de brujas o Noche de Víspera de Todos los Muertos es una celebración pagana resultado de una festividad celta llamada “Samhain”, que marcaba el final de la temporada de cosecha y el inicio del invierno. Se creía que durante esa noche se abrían las puertas del “otro mundo” y las almas de los muertos podían pasar al mundo de los vivos.

La palabra “Halloween” deriva de la contracción del escocés “All Hallowsʼ Eve”, que en español significa “Víspera de Todos los Muertos”. Desde su llegada a Estados Unidos, en 1840, se celebra el 31 de octubre de cada año en Estados Unidos, Irlanda y Canadá.

COSTUMBRES

En el Día de Muertos se trata de homenajear a los seres queridos difuntos, es por esto que se ponen altares u ofrendas. Algo que no puede faltar son las flores de cempasúchil que, debido a su color y olor tan llamativos, se tiene la creencia de que ayudan al alma de la persona a encontrar su hogar. Las veladoras también se colocan en la ofrenda y sirven para guiar el camino de los muertos. Poner comida y bebidas que la persona disfrutaba en vida es algo esencial, porque se les quiere dar un festín la noche que regresan. Papel picado y decoraciones coloridas es algo que no puede faltar.

En cambio, en Halloween se cree que los espíritus regresan en forma maligna y su propósito es asustar a los vivos. Es por esto que las personas decoran sus casas y se ponen disfraces que provoquen miedo, con el objetivo de alejar a las ánimas. Los colores más usados son morado, negro y naranja. Otra característica es que los niños acostumbran pedir dulces con la frase típica: “Dulce o Truco” (Trick or Treat).

SÍMBOLOS

En la Noche de Brujas lo tradicional es decorar calabazas, conocidas como Jack-O’-Lantern. Esta tradición surgió de un viejo relato popular irlandés que habla de Jack, un granjero que con su astucia logró atrapar al Diablo, pero cuando el granjero murió no pudo entrar al cielo ni al infierno, por lo que fue condenado a vivir en una llama dentro de una calabaza.

En México la imagen representativa por excelencia es La Catrina, que es una calavera pero con ropa y maquillaje de colores. Fue creada por José Guadalupe Posada y bautizada por Diego Rivera. Representaba a los mexicanos que pretendían ser europeos y renegaban su propia raza, herencia y cultura.

COMIDA

En Halloween se acostumbran hacer recetas a base de calabaza y de todos aquellos alimentos que se cosechan en la temporada de otoño. Son comunes los pasteles de calabaza, galletas con figuras alusivas y manzanas caramelizadas.

Las calaveras de azúcar o chocolate y el pan de muerto son representativas del Día de Muertos. En el caso de las calaveras, se acostumbra regalarlas a los seres queridos con su nombre en la frente, también colocarlas en la ofrenda con el nombre de la persona que ya murió.

LITERATURA Y MASCOTAS

En México comúnmente se realizan calaveritas literarias, que son composiciones en verso y hacen alusión a la muerte de una manera satírica. Mientras que en Halloween son más comunes las historias de terror, típicamente contados frente a una fogata e incluyen monstruos como protagonistas.

Para el Dia de Muertos, el Xoloitzcuintle es un patrimonio ya que es una raza de perro originario del país y se tiene la creencia de que acompañaba a los muertos hacia su destino después de la vida, por esta razón se les enterraba con sus dueños.

En la Noche de Todos los Muertos, los gatos negros tienen un papel importante. En los lugares donde la cacería de brujas era algo tradicional, eran relacionados con el mal y la mala suerte.

Con información de Infobae

Continue Reading

MAS NOTICIAS

Revista 360 Grados Copyright © 2021