Connect with us

CINE Y SERIES DE TELEVISIÓN

Doom Patrol, los superhéroes que sí queremos

Published

on

(No hay spoilers)

Por Carlos Peregrina

Allá por finales de la década de los setenta, mi mamá me regaló una novela gráfica de Superman. Todavía no sabía leer, porque tenía entre cuatro o cinco años (perdón por no recordar con precisión, pero fue en esa época) aún así solo con las puras imágenes del cómic entendía perfectamente qué era Kriptón, quién era Jor-El y Kal-El.

Se había estrenado en el cine la película de Superman con Christopher Reeve y Gene Hackman que nos llevaron a verla, mi mamá y una amiga suya, a mi hermano, a mí y a otros niños que eran sobrinos de la amiga de mi madre. Todos los niños salimos eufóricos: alguien con superpoderes volaba y le ponía en su madre a todo aquel que se portara mal.

Llegaron los años ochenta y coleccionamos Spider-man, Diabólico, y cuando se podía algunos ejemplares de Los Cuatro Fantásticos. El bien contra el mal.

Queríamos ser como los buenos, que siempre ganaban, pero la primaria siempre fue un espacio de terror en el que por más que lo intentabas no eras de los buenos, no llegabas a ser cualquier integrante de Los Vengadores. Eras todo lo opuesto. Y tus sueños con ser Superman, cada vez se esfumaban. 

Si no sacabas buenas calificaciones eras un anormal, si eras más distraído eras un mal alumno, mal ejemplo, un pendejete, un niño problema. Al llegar a la secundaria, sabías que eras un poco anormal a diferencia de la mayor parte de tus compañeros de salón, por lo que la solución era caer en un valemadrismo, divertirte y al mismo tiempo caer en serias depresiones porque te sentías solo. No empatizabas con tus padres, te interesaba más ir a la escuela a divertirte, pero no eras un buen estudiante, así que no encontrabas el rumbo.

Superman y todos los héroes de los cómics ya no eran tus mejores aliados, ahora era el pequeño Alex de Naranja Mecánica, Vito y Michael Corleone, Darth Vader, Hanibal Lecter, el protagonista de Tarde de Perros interpretado por Al Pacino, preferías ver solo Rambo 1 -las demás son una porquería- porque veías a un cuate destrozando un pueblo norteamericano porque tenía demasiados traumas.

Los villanos no eran perfectos, venían de la frustración, de los errores, no creían en esos personajes que utilizan frases positivistas y detestan el “eres pobre porque quieres”. No es que te volvieras malo, es que al menos sabías que el villano era inteligente y, por lo menos, no era perfecto, era alguien con dolor en su pasado.

Los superhéroes de Marvel se volvieron, entonces, predecibles. Siempre triunfaría el bien contra el mal. Esos personajes son moralistas, su conducta se basa en una idea judeo-cristiana, combaten a los morenos, a los negros, a los árabes, rusos, nazis, y si, se pudiera, ayudan a la CIA a combatir a los enemigos del “American way of life”.

El sueño americano que nos dice todos los días qué comer, qué hacer, qué ver, qué consumir y nos pone como algoritmos que dirige nuestros gustos sin que nos demos cuenta de que hemos perdido nuestro libre albedrío. Esa forma de vida que nos pone enfrente una zanahoria que nunca vamos a alcanzar y que solo metemos dinero para perder la apuesta.

Llenan las salas de cine los superhéroes perfectos porque así se reafirma que siempre habrá un bien contra un mal. Porque ahí todos son perfectos.

De pronto, en la historia del cómic, comenzaron a romper esos paradigmas. El propio Batman que crece como un señor oscuro y que siempre querrá vengar la muerte de sus padres; Watchmen que los héroes no tienen superpoderes, excepto uno, el doctor Manhattan, los demás son personajes que incluso apoyan al gobierno de Nixon para exterminar vietnamitas a costa de lo que sea.

The Boys que es la crítica a la cultura del superhéroe, a las religiones cristianas, a la Cienciología como aliada de Hollywood, al militarismo norteamericano, y que los villanos resultan ser los héroes, porque ellos al menos tienen una razón para acabar con los que abusan de sus superpoderes.

Y finalmente llegamos a Doom Patrol. Confieso que nunca había leído el cómic y solamente tenía referencia por Titans y por algunas imágenes de Cliff, el cerebro incrustado en un robot. Descubrí, además, que antes de X-men, salió esta patrulla y que hay quien argumenta que la de Marvel fue un plagio a DC, pues antes de los mutantes estaban estos personajes locos, anormales, freaks, estrellas de circo, que tratan a como dé lugar salvar el mundo.

En 2019, la cadena de televisión HBO presentó por primera vez Doom Patrol, y al menos en México, no se le ha dado la importancia a esta obra de arte de los comics adaptados a la pantalla, así que en breve se convertirá, como Watchmen, en una serie de culto.

Doom Patrol cuenta la historia de cuatro personajes que están quebrados por su pasado, todos tienen frustraciones, miedos, culpas, errores, vergüenzas. Viven entre la humillación y el abandono, malos no son, pero no son buenos al cien por ciento, son simplemente humanos que van descubriéndose así mismos para armar sus propios rompecabezas y no perdonarse, sino más bien darse a ellos mismos un significado de vida.

Además de que hay un humor negro digno de aplaudirse, la producción es de primera, las actuaciones se llevan un diez de calificación, la música, la serie poco a poco se irá integrando a ti y conocerás a un personaje llamado Dany que es una calle, y que no tiene sexo, ahí verás que es ese espacio en el que siempre has deseado estar porque nadie te va a juzgar por lo que eres ni por cómo piensas, solo será alguien que te abrirá los brazos para que actúes como realmente eres tú.

No puedo seguir este texto, sin dejar de admirar la historia de Doom Patrol, una historia perfecta, bien contada, bien actuada que, en momentos, también te romperá el corazón, porque todos los que hemos vivido una vida sabemos que tenemos los mismos traumas, conflictos, miedos que esos superhéroes que apenas están descubriendo quienes son en el fondo y por qué son como son.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CINE Y SERIES DE TELEVISIÓN

Estos son los hermanos inventados de Sherlock Holmes

Published

on

Sherlock Holmes es el detective de ficción más famoso de la historia. Desde que el médico británico Arthur Conan Doyle (1859-1930) lo creara en 1887, han sido incontables las versiones que de él se han hecho, tanto en la literatura como en el teatro, el cine, la televisión o las artes plásticas.

Se ha anunciado en Hollywood el estreno para diciembre de este año de la tercera película sobre el personaje protagonizada por Robert Downey Jr. y Jude Law, y los fans de la serie “Los irregulares” de Netflix, sacuden las redes especulando con una posible relación amorosa entre Holmes y el doctor Watson en la segunda temporada, prevista para el 2022.

Son solo tres ejemplos recientes de una infinita secuencia de versiones y vueltas de tuerca al detective, que a lo largo de tres siglos han hecho brotar un montón de personajes secundarios y escenarios que jamás imaginó su creador, Arthur Conan Doyle, en las cuatro novelas y 56 relatos que constituyen el corpus oficial de Sherlock Holmes.

Una reciente película de Netflix, Enola Holmes (2020), en la que la británica Millie Bobby Brown encarna a la hermana del detective, permite preguntarse qué datos incluyó Conan Doyle sobre la familia de su personaje.

En realidad, en los libros originales de Holmes solo aparece un hermano mayor, Mycroft, siete años mayor, más alto y corpulento, que trabaja en la administración británica y a quien Sherlock considera más inteligente que sí mismo. Su hermana menor, Enola, es una invención reciente de la autora estadounidense Nancy Springer (Montclair, 1948), en una serie de libros juveniles que inició en el 2006.

Sin embargo, los fans del personaje han especulado mucho tiempo con la posibilidad de que, incluso en los relatos originales, Sherlock Holmes tuviera un segundo hermano “secreto”, al que llaman Sherrinford, porque este fue el primer nombre que Conan Doyle, en sus borradores, adoptó para Sherlock.

La teoría se basa en que, al tratarse de una familia de terratenientes, no resulta creíble que el primogénito (Mycroft) se haya ido a trabajar al Gobierno en vez de quedarse cuidando las propiedades familiares, según las costumbres de la época, por lo que Mycrof, en realidad, sería el segundo hermano y Sherlock, el tercero.

En la serie televisiva “Sherlock” (2017), de la BBC, los guionistas también se sacaron del sombrero a otra hermana, Eurus Holmes, un año menor que el Sherlock encarnado por Benedict Cumberbatch. En este caso, era una malvada matemática, para muchos incluso más mala que Moriarty.

Con información de La Vanguardia

Continue Reading

CINE Y SERIES DE TELEVISIÓN

10 películas mexicanas que puedes presumir

Dramas, documentales, sátiras y otros títulos de lo mejor del cine nacional actual.

Published

on

México es único. En un país lleno de contrastes, todo puede ser posible y creíble, hay muchas historias que contar por donde sea que le veas. Por eso es que el cine mexicano llega a conmovernos cada vez que se acerca a nuestra realidad, y también ha movido fibras en el extranjero haciéndonos sentir profundamente orgullosos.

Algunos de los filmes contemporáneos han puesto en alto el nombre de México, dentro y fuera de casa durante los últimos 20 años, te recordamos algunas películas, documentales y cortos que son dignos de presumirse.

Amores Perros

4 de 5 estrellas

El debut del Alejandro González Iñarritu (y la primera entrega de su Trilogía de la Muerte) le dio 11 Premios Ariel, un BAFTA y su primera nominación a un Premio de la Academia. La cinta une historias diferentes a través de un accidente automovilístico en común: la de Octavio, un adolescente que decide escaparse con Susana, la esposa de su hermano; y la de Daniel, un hombre que deja a su esposa y a sus hijos para irse a vivir con Valeria, una hermosa modelo. Amores Perros puso a Gael García Bernal y a Iñarritu en la mira del público internacional.

La ley de Herodes

4 de 5 estrellas

La primera parte de la trilogía no oficial del director Luis Estrada abre con el linchamiento del corrupto alcalde del pueblo de San Pedro de los Saguaros, en 1949, y sigue a Juan Vargas, un miembro del partido político dominante quien es nombrado Presidente Municipal Interino ante las extenuantes circunstancias, en el inicio de su turbia carrera política. La cinta ganó 11 premios Ariel y es una de las sátiras políticas más destacadas del nuevo cine mexicano.

Eco de la montaña

4 de 5 estrellas

El documental de Nicolás Echevarría gira en torno a Santos de la Torre, un artista huichol quien a pesar de ser el autor del mural que engalana la estación del metro Palais Royal que desemboca al Museo de Louvre en París, pasa desapercibido en México. La cinta sigue su peregrinaje a Wirikuta para pedir permiso a los dioses para pintar un nuevo mural y reivindica el arte y la cultura del pueblo wixárika.

La jaula de oro

4 de 5 estrellas

El debut como director de Diego Quemada-Díez sigue el viaje de un grupo de jóvenes migrantes guatemaltecos y un indígena tzotzil hacia Estados Unidos en busca de mejores oportunidades de vida, retratando con gran apego a la realidad —la mayor parte del elenco estaba conformado por migrantes reales, contratados durante la producción— la violencia y la discriminación que enfrentan en su camino hacia tierra americana. La cinta fue galardonada con un reconocimiento especial en el Festival Internacional de Cine de Cannes, entre otros premios y nominaciones internacionales.

Halley

3 de 5 estrellas

El debut de Sebastián Hofmann narra la historia de Beto, un guardia de seguridad de un gimnasio de la CDMX, quien es en realidad un muerto viviente. Pero no es un zombie común y corriente: aún tiene capacidad de razonamiento y no come cerebros. La dueña del gimnasio no parece darse cuenta de su condición y lo anima a dar la clase de baile, mientras él busca desesperadamente una forma de volver a sentir. Halley es una propuesta curiosa e innovadora en el panorama actual del cine de terror mexicano contemporáneo, que analiza la vida y la melancolía a través de la mirada de un muerto.

Luz silenciosa

4 de 5 estrellas

Cinco años después de haber empezado su carrera cinematográfica y haber participado en el Festival Internacional de Cine de Cannes con sus primeros dos largometrajes, Luz silenciosa fue el título que hizo a Carlos Reygadas acreedor al Premio del Jurado del festival francés. Hablada principalmente en plautdietsch, la cinta gira en torno a Johan, un hombre casado y con varios hijos, que mantiene una relación amorosa con otra mujer, transgrediendo las leyes y costumbres de la comunidad menonita en la que vive.

Los insólitos peces gato

4 de 5 estrellas

Claudia es una joven reservada que trabaja en un supermercado como promotora de salchichas. Después de llegar a la sala de urgencias por un caso de apendicitis, conoce a Martha, una mujer con cuatro hijos con la que comparte la habitación del hospital. Con el paso del tiempo, las dos mujeres entablan una amistad y Claudia se adentra en la peculiar familia de Martha. El primer largometraje de Claudia Saint-Luce recuerda un poco a Pequeña Miss Sunshine y se ganó al jurado y al público en el Festival de Cine de Lorcano y Toronto.

Museo

4 de 5 estrellas

¿Quién pensaría que en Navidad se perpetraría el robo del siglo en la CDMX? De eso va Museo, la nueva película de Alonso Ruizpalacios, director de la maravillosa y melancólica Güeros (2014).

Este no es robo cualquiera, fue el más grande despojo que haya sufrido el patrimonio arqueológico mexicano. El 25 de diciembre de 1985, dos estudiantes de veterinaria asaltaron el Museo Nacional de Antropología; abriendo algunas puertas, moviendo varias vitrinas, y se llevaron muchas piezas —más de 140— de la colección Maya, Mexica y Monte Albán.

La 4ª compañía

4 de 5 estrellas

Codirigida por los mexicanos Amir Galván Cervera y Mitzi Vanessa Arreola, esta película narra como Zambrano llegó al penal en 1979 (por robo de auto), y como, tras su ingreso, anhela unirse al equipo de americano de la penitenciaría: Los perros, que actualmente cuentan con más de 50 años de historia. Además de retrata las vivencias del penal y los abusos de la autoridad —comandados por Arturo “El negro” Durazo— durante el sexenio de José López Portillo (1976-1982). En la película se nota la exhausta investigación que hicieron dentro de los archivos del penal, convirtiendo este filme en un documento de denuncia sobre el fallido sistema penitenciario que —por irónico que parezca— sigue vigente.

Los adioses

4 de 5 estrellas

Retrata la relación de amor-odio entre la escritora Rosario Castellanos y Ricardo Guerra, basada en la obra prolífica de la escritora. La historia se desarrolla en dos tiempos, durante la juventud cuando Rosario (Tessa Ia) estaba en la universidad y quería ser escritora, mientras que Ricardo (Pedro de Tavira) ya se estaba convirtiendo en un filósofo de renombre; y durante la madurez, cuando los papeles de ambos se invierten y Rosario (Karina Gidi) obtiene más brillo y reconocimiento que Ricardo (Daniel Giménez Cacho). Más que una biopic de la escritora, Los adioses retratan a una mujer fuerte, que se debate entre su corazón y carrera, divagando entre la vida que supuestamente estaba destinada a seguir y sus sueños.

Roma

5 de 5 estrellas

Alfonso Cuarón observa sin prisas las partes más pequeñas antes de expandirse, para revelar gradualmente el lienzo social y político de la Ciudad de México de los años setenta. Es la ciudad donde creció, en la Roma. Una elegía sobria y autobiográfica sobre su niñez y las mujeres que lo criaron —una empleada doméstica muy trabajadora en particular—, Roma se funde en recuerdos episódicos, filmados digitalmente con una apariencia nítida y sin granos, para una convicción visual sin sentimentalismos. La ayuda doméstica en el corazón de la historia es Cleo —la recién llegada, la excepcionalmente talentosa Yalitza Aparicio—, que trabaja para la cariñosa, pero ocasionalmente lívida Sofía —Marina de Tavira, excelente y discreta— y el resto de su familia.

Con información de Time Out México

Continue Reading

CINE Y SERIES DE TELEVISIÓN

Películas grabadas con un celular que no le piden nada a Hollywood

Published

on

Los teléfonos móviles con cámara han avanzado con una rapidez asombrosa. Tanto a la hora de realizar fotografías como a la de grabar en video, los celulares de ahora ofrecen resultados sorprendentes.

Existen producciones que se han dejado de preocupar por el presupuesto y han apostado por la tecnología de los smartphones y el resultado ha sido grandioso, obviamente estas películas tienen una ayudadita en su post producción, pero la técnica podría ayudar a que el presupuesto sea mejor repartido en la industria cinematográfica.

Te recomendamos investigues bien las posibilidades que tiene tu dispositivo. Esto quizás puede animarte a realizar tus propios experimentos, y ver cuánto partido puedes sacarle a algo tan cotidiano como un teléfono.

Resultados profesionales con poca inversión

Desde los primeros modelos comerciales, aparecidos hace unos 19 años, hasta ahora, se ha llegado a una calidad fuera de lo común. Y es que no es nada anormal que un teléfono registre vídeo a 4K y a 60 fps. Es lo que ha llevado a que muchos opten por no invertir en una videocámara casera y registren los momentos más especiales con su teléfono.

El mundo del cine no ha sido ajeno a esta tendencia. Han existido proyectos en este sentido, el de realizar películas profesionales con un teléfono móvil.

Sean Baker rodó la película Tangerine, la cual está rodada con un iPhone 5s, un dispositivo que salió a la venta en octubre del año 2013.Es decir, todavía no se había llegado a una calidad tan extrema como la que ofrecen ahora la mayoría de los dispositivos. Basta con echar un vistazo para comprobar que se alcanzó un altísimo nivel de calidad. Para conseguir esa visión tan particular se echó mano de un gimbal, un estabilizador, y una lente anamórfica. Este tipo de objetivos comprime de forma horizontal la imagen, para adaptarla mejor al formato cine. Además, se utilizó una app de grabación móvil con funciones avanzadas, pero cuyo precio es bastante económico.

El director Steven Soderbergh tiene una dilatada experiencia a la hora de rodar películas con un teléfono móvil. Un iPhone 7 Plus permitió registrar un thriller espectacular, Unsane, que narra una historia de acoso.

De 2019 es High Flying Bird, disponible en Netflix y que fue filmada con un iPhone 8, una lente anamórfica y Filmic Pro como app de grabación. Y basta con ver, aunque sea el trailer, para comprobar cómo es posible alcanzar un nivel tan alto de calidad con algo que tenemos a mano. No cabe duda de que el smartphone es el invento del siglo.

Las posibilidades del smartphone están demostradas

Puede que te cueste entender cómo puede realizarse una película de cine o de televisión con lo mismo que tú tienes en el bolsillo. La grabación con el teléfono es solo una parte del proceso. La incorporación de lentes especiales, así como el software necesario para conseguir el efecto deseado dan como resultado obras como las que hemos comentado.

Pero, obviamente, no todo queda en el teléfono. Los diferentes fragmentos pasan luego por un cuidadoso proceso de producción y de montaje, al igual que el audio, que no se registra exclusivamente con la cámara del teléfono. Por otro lado, gran parte del éxito de este material reside en un buen guion, que ha llevado a que algunos de estos filmes no solo sean conocidos, sino que hayan sido galardonados en festivales.

Haz que tu dispositivo no solamente registre eventos familiares o simple curiosidad, la posibilidad de ir un paso más allá es ahora posible. No necesitas gastar demasiado dinero para conseguir los accesorios necesarios y el software que te ayude. Las ganas van de tu parte, porque tu teléfono ya está preparado para dar lo mejor de sí.

Con información de Muy Interesante

Continue Reading

MAS NOTICIAS

Revista 360 Grados Copyright © 2021