Connect with us

TECNOLOGÍA

Desmentimos algunos mitos sobre tu microondas

Casi todas las casas mexicanas tienen un microondas, pero debido a la desinformación que provoca el Internet y los miedos de las abuelitas, este aparato no es bien aprovechado. Como nuestra misión es darte Instrucciones para vivir, aquí venimos a desmentir algunos mitos sobre este aparato que solo usamos para las palomitas.

Published

on

Robert Schiffmann inventó este electrodoméstico que se ha convertido en un imprescindible de muchos hogares. Fue el primero en imaginar y materializar el microondas en la década de 1960, e ideó muchos otros artilugios de los que hoy no podríamos prescindir. Pero su mente no podrá continuar proyectando objetos útiles: acaba de fallecer a los 86 años por una insuficiencia hepática.

Schiffmann trabajaba como científico para una empresa de equipos de panadería antes de convertirse en uno de los principales expertos en tecnología, desarrollando productos y procesos para expandir sus capacidades.

Durante 60 años, se esforzó en demostrar que este aparato no solo servía para calentar las sobras de la comida. El investigador creó desde las famosas palomitas de maíz para microondas hasta una base para descongelar alimentos. Además, desarrolló el primer sistema para cocinar comidas sin retirar el envase. Pero a pesar de haber facilitado nuestras vidas en gran medida, este electrodoméstico ha sido desprestigiado de distintos modos.

Si bien es cierto que se debe atender a ciertas consideraciones sobre su uso, Internet recoge falsas creencias sobre este aparato. A continuación, te decimos la verdad:

¿Su radiación modifica la composición de los alimentos?

Las radiaciones que emiten los microondas simplemente hacen vibrar las moléculas y así es como se logra calentar la comida, pero no modifican los átomos ni la composición química de los alimentos, más allá de los cambios normales que se producen con cualquier método de cocción.

Un uso habitual del aparato puede dañar tu salud

¿Cuántas veces hemos escuchado o leído que ponernos delante de un microondas cuando está funcionando puede provocarnos cáncer? Ya en el 2005, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un documento donde se indicaba que, si se utiliza siguiendo las instrucciones del fabricante, el microondas es seguro y conveniente para calentar y preparar alimentos para el consumo. 

Las ondas no emiten radiaciones ionizantes. Es decir, y según respalda la OMS, el uso de este electrodoméstico no provoca mutaciones en los seres vivos, no afecta al ADN, ni incrementa el riesgo de desarrollar tumores. Además, los microondas no pueden atravesar las paredes ni la rejilla de la puerta. En un análisis de seguridad de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), se midió la emisión del microondas al exterior, y los valores encontrados fueron prácticamente nulos.

Calentar alimentos en el microondas altera sus características

Cuando calentamos un alimento en el microondas, este no alcanza temperaturas superiores a las que llega la sartén, el horno o incluso la barbacoa. Todo tipo de cocción altera las características de los alimentos. Igualmente, las alteraciones químicas que se producen en los alimentos durante su calentamiento o cocinado en el microondas no son más severas ni más perjudiciales que las que se producen con otros procedimientos de cocinado. Sí es verdad que se pierden algunas vitaminas y minerales, pero esto suele suceder siempre que se realiza alguna cocción.

No se aconseja descongelar alimentos en el microondas

En la actualidad, los modelos disponibles descongelan perfectamente los alimentos, siempre y cuando se utilicen los recipientes adecuados.

De hecho, estos aparatos suman aún más funciones, ya que permiten calentar, cocer, asar, cocinar al grill o a la plancha, gratinar o incluso hornear como un horno de convección tradicional.

Un tip importante: La recomendación es usar vidrio, recipientes de cerámica y todos los plásticos etiquetados para uso en hornos microondas y evitar meter uvas o zanahorias crudas, pues se ha encontrado que a veces han soltado chispas.

Con información de La Vanguardia

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TECNOLOGÍA

Bajo advertencia no hay engaño, Meta: una nueva arquitectura de la opresión

En este mundo ya no somos el cliente y tampoco somos el producto: los humanos somos un problema a resolver.

Published

on

El metaverso que propone Mark Zuckerberg apesta. No se parece en nada a la máquina virtual de satisfacción inmediata y placer eterno que proponía Robert Nozick en 1975. No es una aventura escapista de viajes interestelares, cascadas infinitas o elfos. Tampoco una fantasía oscura de persecuciones en moto y peleas con catana en los clubes de Hong Kong.

Mucha gente se ríe de la visión de Zuckerberg porque no es divertida. Les parece el sueño de un misántropo multimillonario que flota en el espectro autista y no se sabe divertir. Y es verdad que en anuncio sería ridículo si nosotros fuéramos el cliente, pero no lo somos. Meta es un proyecto de infraestructuras para empresas, administraciones, instituciones que buscan soluciones baratas a problemas complejos como las pandemias, los atascos, el cambio climático y la superpoblación. Pero también a los sindicatos, las huelgas y las manifestaciones. Nosotros no somos el cliente y tampoco somos el producto. Nosotros somos el problema a resolver.

En el mundo alternativo de Facebook, seguiremos gastando dinero en trajes y vestidos y otros objetos de consumo que elevarán nuestro estatus en la nueva dimensión. Hay gente que necesita mansiones para colgar su galería de NFT (activos digitales únicos).

Meta no es internet sino una capa opaca y exclusivamente controlada por Facebook que se hace pasar por internet. Desde el punto de vista estructural, el modelo es el típico de una plataforma digital sobre la que otros desarrollarán aplicaciones para integrar sus proyectos, de la misma forma que ahora los desarrolladores, empresas y organizaciones hacen apps y videojuegos para Android y para iOS a través de una API (plataforma para aplicaciones). Un feudo fuertemente centralizado donde los diferentes modelos de oficinas y universidades, polideportivos, guarderías y hospitales pagarán sus impuestos correspondientes y todos los acontecimientos, de las citas a las olimpiadas y las campañas políticas, estarán mediados por y sujetos a las leyes cambiantes e idiosincrasias de un solo individuo.

El soporte central de Meta no será el móvil que sacamos compulsivamente del bolsillo sino un aparejo que nos tapará los ojos y las orejas. Un soporte fabuloso, si tu negocio se basa en la adicción, la vigilancia y la manipulación de las personas. Por un lado, permite aislar y entrenar al usuario con la misma clase de circuitos dopamínicos y recompensas artificiales. Por el otro, es capaz de analizar sus reacciones de forma mucho más directa, estudiando sus globos oculares mientras los bombardea con millones de fotones desde su pantalla estereoscópica.

La interoperabilidad entre las distintas propuestas —los pasillos que conectan la oficina con la calle y la calle con la tienda— debería poder garantizar que el usuario permanece enchufado el máximo de tiempo posible. Que le resulta más cómodo estar dentro que salir. Pero, sobre todo, en este momento confluye una constelación de tecnologías que hacen posible el salto hacia un nuevo paradigma.

Técnicamente, los cascos de realidad virtual empiezan a ser lo bastante sofisticados como para permitir una inmersión verdadera y prolongada, si consiguen resolver el pequeño problema de los tics y los ataques de epilepsia.

Su problema principal es de ancho de banda, porque los mundos tridimensionales generados en tiempo real requieren cantidades ingentes de procesamiento de datos. En teoría, el 5G permitirá delegar ese trabajo titánico a la nube, haciendo que los dispositivos puedan ser más ligeros y baratos, con baterías más duraderas. Si todo sale según el plan, en poco tiempo podremos sacar la tecnología a la calle sin hacer el ridículo, porque el equipo serán unas Ray-Ban y unos auriculares bluetooth.

Otros avances significativos vendrán del mundo de la neurobiología. Facebook financia operaciones a enfermos de epilepsia en un proyecto del Departamento de Cirugía Neurológica de la Universidad de California para que colaboren en el desarrollo de algoritmos capaces de traducir las palabras que piensa un cerebro a texto en tiempo real.

De momento su “traductor” es una pulsera rudimentaria que lee los movimientos musculares de la muñeca, pero no son los únicos tratando de mover objetos con la mente. Elon Musk fundó Neuralink con dinero de Google, entre otros, y el mismo propósito. La promesa implícita es que, si esa puerta se abre, lo hará en dos direcciones. El primero que consiga que el usuario pueda mover objetos y escribir con su mente, será capaz de leer la mente del usuario y moverla en cualquier dirección.

De momento, Zuckerberg presentó dos modelos de dispositivo: un casco virtual capaz de leer los gestos del portador para reflejarlos en su avatar de forma simultánea y unas gafas de realidad mixta capaces de superponer la realidad Meta sobre la realidad cotidiana. El primero está mucho más cerca que el segundo, pero son dos fases de la misma idea: vivir en un mundo permanentemente interpretado por los algoritmos de Facebook. Una propuesta interesante de una empresa que ama la discordia, odia los pezones y amplifica a grupos neonazis en nombre de la libre expresión.

Técnicamente, esta visión ya es posible. Políticamente, debería requerir de mucha colaboración. Por eso quiere “trabajar con los gobiernos de toda la UE para encontrar a las personas adecuadas y los mercados adecuados para llevar esto adelante”. Su plan requiere la complicidad de las instituciones en países donde la escolarización es obligatoria y los trabajadores tienen derechos, un problema que no tendrá en otros países. También requiere suelo para centros de datos, pirámides de subcontratas y descuentos en la factura de la luz.

Gran parte de los fondos de ayuda europeos estarán destinados a impulsar el desarrollo de redes 5G y la descarbonización. Meta quiere colonizar esa infraestructura a precio de saldo y capitalizar sus recursos con una plataforma propietaria y opaca diseñada para la explotación. Vamos a intentar entre todos que no pase. Que el acceso a la enseñanza y la sanidad pública siga siendo un derecho y no un privilegio. Que la vida cultural de las ciudades y el transporte público sigan siendo asequibles.

Con información de El País/Marta Peirano

Continue Reading

TECNOLOGÍA

¿Cuánto tiempo tardarías si leyeras los términos y condiciones de tu app?

Microsoft se lleva el premio con los términos de servicio más extensos.

Published

on

No lo vamos a negar, la mayoría de las veces hacemos caso omiso a los términos y condiciones de cualquier servicio o aplicación. Peligrosamente, le damos aceptar y vendemos nuestra alma al diablo. Después, es muy difícil apelar cuando nos roban datos o nos hackean la cuenta. Por esto te damos el tiempo que te lleva leer este “contrato”, para que lo agendes y lo conozcas a conciencia.

Cuando descargamos cualquier aplicación o accedemos a algún sitio web, vienen estipuladas las cláusulas entre usuario y compañía para el uso del servicio en cuestión. Suele ser un documento muy importante, pero dado el formato en el que se presenta, pocos los acabamos leyendo.

Por esto mismo es curioso ver cuánto tardaríamos en leer el documento de términos del servicio de las principales aplicaciones, una pregunta a la que ha respondido el medio Visual Capitalist a través de un estudio.

Dado su extenso formato, pocos leemos este documento

De forma muy artística y visual, el estudio habla de que el 97% de los usuarios entre 18 y 34 años acepta los términos sin haberles prestado la más mínima atención. Y no es para menos, ya que su extenso formato en muchos de los servicios más populares hace que prácticamente nadie los acabe leyendo.

En el estudio se hacen referencia a aplicaciones tales como Facebook, Instagram, Spotify, Twitter, entre muchas otras. Además, también se suman a todas estas los servicios prestados por compañías como Amazon, Microsoft, Apple, Google, etc. Para llevar a cabo este estudio se han utilizado herramientas como Reading Length, donde se cuenta el tiempo a una velocidad de 240 palabras por minuto.

Entre todas las aplicaciones y servicios analizados en el estudio, Microsoft se alza como la compañía con los términos de servicio más extensos. Si quisiéramos leerlos de principio a fin, tardaríamos aproximadamente 1 hora y 3 minutos. Esto es casi el doble que Spotify, la siguiente en la lista con un tiempo medio de unos 35 minutos.

Según Visual Capitalist, Instagram es la aplicación en la que menos tardaríamos en leer sus términos de servicio de todas las analizadas, con un tiempo estimado de unos 9 minutos y 42 segundos.

En el estudio también se menciona la dificultad para leer este tipo de textos, haciendo referencia a la fórmula de Flesch para determinar una puntuación en base a la dificultad de lectura. Cuanta mayor puntuación, más fácil será leer el texto. Aquí también se forma una equivalencia entre la puntuación y el nivel de educación necesario para comprender el texto sin problemas. Para estos términos de servicio, el nivel requerido sería el de una enseñanza universitaria en prácticamente todos ellos.

Con información de Genbeta

Continue Reading

TECNOLOGÍA

Chatear te ayuda a odiar menos el internet

Puede ser la solución para ese tedio e incluso ese disgusto que te están provocando las redes sociales.

Published

on

Así nos empezó a cautivar Internet, con los chats. ¿Recuerdas las salas de chat? Podías elegir un tema y compartir tus aficiones con cientos de desconocidos. Nadie nos juzgaba y éramos “libres”.

El chat sigue siendo el único vinculo entre las aplicaciones y los usuarios. No es solo una idea inventada, sino que algunos especialistas en tecnología están señalando el hecho de chatear como una propuesta valiosa para recuperar el sentido de comunidad y de interés en los usuarios de las redes sociales y de internet en general.

Hoy en día, todas las redes sociales, incluyendo Facebook (cuyo messenger puede utilizarse mejor con estos trucos) cuentan con una opción para chatear. Lo mismo sucede con Instagram, Snapchat, Twitter, WhatsApp, Telegram, Gmail y mucho más.

Con el paso del tiempo, el poder chatear sigue siendo una de las opciones más atractivas para usuarios de redes sociales, quienes incluso en las modalidades más contemporáneas, como son los eventos en vivo, aprovechan para chatear con quien está transmitiendo. No por nada HBO ya se sumará a esta posibilidad de transmitir conciertos en vivo e incluirá un chat donde los espectadores podrán pedir canciones e interactuar con los invitados, bajo el nombre de Live con Max.

¿A qué se debe tanto éxito durante la historia de las redes sociales del chat?

Algunos expertos consideran que tiene que ver con el tipo de información que las redes ofrecen si eliminamos el chat. Por ejemplo, si no fuera por la posibilidad de hablar y estar en contacto con las personas que nos interesan, es probable que mediante las redes solo entraríamos a un espacio lleno de desinformación, arranques de emociones descontroladas, contenido de dudosa procedencia, que no nos interesa o que nos aburre, dudas sobre el uso de nuestra información privada y, además, imágenes que afectan nuestra autoestima y autoconcepción, realidad que incluso ha llevado a redes sociales como Instagram a eliminar los filtros que asemejan cómo se vería un rostro luego de someterse a múltiples cirugías plásticas, ya que este tipo de ideas y posibilidades están dañando la autoestima de las generaciones más jóvenes. Todo esto demuestra que la experiencia de origen e intención social termina por ser realmente alienante.

¿Y quién está ahí para devolverle ese carácter social a las redes?

El chat. Chatear no es lo mismo que publicar pues existe la posibilidad de que este acto se desarrolle en tiempo real (si ambas partes están presentes), además de que es un formato de comunicación con mayor privacidad, en donde nuestro rostro o actividades no necesariamente quedan expuestas, que se desarrolla con mayor voluntad y selección por parte de los participantes y con mayor libertad. Quizá el humano busca todo esto, pero no siempre lo puede encontrar.

Con información de GQ

Continue Reading

MAS NOTICIAS

Revista 360 Grados Copyright © 2021