Connect with us

PÓLITICA

Cómo EU arma a los cárteles mexicanos

En su libro más reciente, el periodista, escritor y productor de televisión, Ioan Grillo deja al descubierto el camino que recorren los rifles americanos de alto poder para llegar a los criminales que se encuentran reclutados en distintos carteles mexicanos o incluso dentro de un penal.

Published

on

Foto: Jim Young/Reuters

Durante años, Ioan Grillo ha visitado cárceles mexicanas para entrevistar a los internos sobre sus vidas y sus crímenes. De estas experiencias, te compartimos un fragmento editado y traducido del libro Blood Gun Money. How America arms gangs and cartels (Bloomsbury), que nos muestra como la pobreza y falta de educación en México provoca que jóvenes se dediquen al tráfico de armas y drogas.

Las penitenciarías son de muy distintos tipos. Algunas están hacinadas y son caóticas, con personas que se turnan para dormir en el piso, de por sí atestado, y prisioneros que venden mercancías como si se tratara de un mercado. Otras están divididas por cárteles rivales que controlan distintas zonas. En muchas han estallado motines sangrientos.

Cuando la policía hace revisiones sorpresa en las celdas, con frecuencia hallan armas de fuego escondidas, incluidos rifles automáticos Kalashnikovs y granadas. Las pandillas pagan e intimidan a los guardias para que les permitan meter sus armas. Cuando la cárcel es el cuartel general de las pandillas, lleno de pistolas, estamos ante un estado de cosas enloquecido e invertido.

En las cárceles estadounidenses rara vez se permite que los internos metan armas, aunque sí consiguen ingresar drogas.

La cárcel de Ciudad Juárez ha sufrido por la presencia de las armas; en particular en un motín en 2011 en el que los prisioneros mataron a diecisiete compañeros.

El periodista atravesó las líneas de seguridad junto con el veterano fotógrafo juarense Miguel Perea y el productor de radio Sean Glynn. El director del penal accedió a que se reunieran con un interno condenado por delitos de tráfico de armas de fuego, y permitió que lo entrevistaran en un patio alejado de los otros prisioneros.

Jorge llega y se sienta. Es un joven delgado de veintitrés años con barba de candado; en contraste con los matones curtidos con sus miradas asesinas, él no parece amenazante. Se ve nervioso, pero conforme empezamos a hablar se relaja, tal vez porque una conversación rompe el tedio de los días largos de encierro. Nos cuenta su historia, cómo creció en un pequeño pueblo de Chihuahua, a seis horas de la frontera, y sus inicios en el contrabando de armas.

Jorge tenía casi diecinueve años y estaba deseoso de hacer algo con su vida en su pequeño pueblo. Su padre lo había criado sin carencias comprando ganado local y vendiéndolo a procesadoras de carne en Estados Unidos. Jorge también tenía esperanza de tener su negocio propio y de recibir mejor educación. Pero cuando él y su novia se embarazaron, abandonó la preparatoria, desesperado por no tener dinero: necesitaba tener su propia casa, un auto y fórmula para el bebé.

Sus amigos emprendedores se unían al tráfico de drogas: algunos cultivaban mariguana y opio en los cerros vecinos y los vendían al cártel; otros traficaban paquetes de cocaína y heroína a través de la frontera en autos con doble fondo. Algunos se dedicaron al oscuro arte del sicariato. Pero Jorge no quería ser otro cuerpo mutilado en las páginas de nota roja del periódico local. En cambio, sudaba bajo el sol abrasador de Chihuahua, mezclando concreto y colocando ladrillos, y al final del día cobraba sus doscientos pesos, cerca de diez dólares, apenas lo suficiente para un paquete de pañales.

Compró su primera pistola como un favor. Gracias al negocio ganadero de su padre, tenía visa para cruzar a Texas, y tenía un amigo que trabajaba en la construcción en Dallas. Un amigo se enteró de los viajes y le pidió que comprara un producto muy popular en Estados Unidos: un AR-15

Cada año más de 200 mil armas cruzan la frontera entre México y Estados Unidos.

Su amigo estaba conectado al cártel, y por eso era muy difícil que Jorge dijera que no. Preguntó y se enteró de que el procedimiento era comprarlo en una exposición de armas y asegurarse de no dejar identificación que lo vinculara a la compra. Encontró una en Dallas y ahí halló a alguien que le vendió el fusil sin identificación.

De vuelta en su pueblo, su amigo estaba encantado y le dio trescientos dólares por su labor; de golpe, le duplicó el sueldo mensual. Un día después su amigo regresó y le dijo que sabía de otras personas que querían rifles, y que le pagarían 2,300 dólares por cada uno, o más del triple de lo que costaban en Dallas.

Jorge sabía que sus amigos se juntaban con los mafiosos, pero el dinero parecía ser demasiado bueno como para decir que no. Decidió hacer un par de viajes, juntar dinero e invertirlo en un negocio legítimo. Reclutó a su amigo en Dallas para que le ayudara a conseguir las armas y compró una camioneta para transportarlas.

Cada fin de semana, Jorge viajaba de su pueblo en Chihuahua a la exposición de armamento en Dallas. Compraba armas, siete, diez, doce, a veces hasta catorce. Incluía una mezcla de rifles y pistolas, pero siempre varios AR-15, el arma mejor vendida en su pueblo.

El tráfico de Jorge coincidió con un alza en la demanda de AR-15 en Estados Unidos. Los entusiastas de las armas argumentaban que el AR-15 era un estilo de vida, un símbolo tanto de las proezas del ejército estadounidense como del derecho a portar armas. Para ellos “ar” quería decir “America’s rifle” [“el rifle de América”].

Durante la década de 2010, las ventas de AR-15 crecieron mucho. La amenaza del gobierno de Obama de reinstaurar las prohibiciones, en particular después de que Adam Lanza usara un AR-15 para masacrar niños en la escuela primaria Sandy Hook en Connecticut, llevó a la gente a abastecerse. En 2012, las fábricas estadounidenses hicieron más de un millón de armas del estilo AR-15 o “rifles deportivos modernos” para el mercado interno. En 2013, 2015 y 2016 se vendieron más de un millón de este tipo de armas. Miles de ellas viajaron al sur, hacia México.

Jorge también compró varios rifles calibre .50. Estas armas enormes disparan balas del tamaño de pequeños cuchillos, y los francotiradores del ejército las emplean para hacer tiros de larga distancia y atravesar blindajes. No obstante, su potencial militar, los clientes pueden comprarlas en tiendas de Texas y Arizona con la misma facilidad con la que compran una pistola.

Los calibre .50 nuevos pueden costar más de diez mil dólares. A los cárteles les encantan. Hay que desarrollar habilidades para dispararlos, pero por lo general las mafias mexicanas contratan veteranos de los ejércitos mexicano, estadounidense, colombiano y guatemalteco. Usan los rifles calibre .50 para perforar los vehículos blindados de convoyes militares y policíacos desde las laderas de los cerros. Hay docenas de ejemplos, entre ellos el ataque del cártel de los Beltrán Leyva con un calibre .50 a vehículos de la policía en 2009 en el que murieron ocho oficiales. En 2019, sicarios del cártel de Sinaloa emplearon calibres .50 junto con cientos de pistoleros que inundaron la ciudad de Culiacán en respuesta al arresto del hijo del Chapo. Los videos militares muestran cómo una de esas balas le arranca un pedazo de la pierna a un soldado.

Sin embargo, a estos rifles se les ha dado una atención limitada, sobre todo porque no los usan los gánsters estadounidenses. Si los criminales en Estados Unidos empezaran a emboscar patrullas con rifles calibre .50, la reacción sería explosiva.

Jorge hacía sus compras sin identificación en las exposiciones, también compraba por medio de páginas especializadas en Facebook en las que se vendían y compraban armas. Cuando el comercio de armas en Facebook y en Instagram empezó a despertar atención en 2016, Facebook anunció que prohibiría esas ventas. Sin embargo, un reporte del Wall Street Journal en 2019 descubrió que las personas aún compran armas usando palabras clave, como cuando fingen vender estuches de armas, pero mostrando el arma que es lo que en realidad está a la venta.

Es más, varios sitios de internet se especializan en ventas directas de armas, incluido GunBroker y Gunbuyer. Existe un amplio mercado alternativo para la venta de armas en línea.

En Estados Unidos son comunes las exposiciones de armas, donde algunos vendedores no piden identificación al comprador. Foto: .Wikipedia.

Jorge compró refrigeradores y estufas que tenían armas escondidas dentro. Para ser cuidadoso, se tomaba el tiempo de declarar los enseres de cocina y pagaba los impuestos de importación. De vuelta en su pueblo, su amigo vendía las armas rápidamente. “Siempre había clientes”, nos dijo. Casi todas las armas que había en su pueblo venían de Estados Unidos.

Jorge explica un cierto modelo de tráfico de armas. Era parte de un equipo de tres hombres: uno de ellos en Dallas y otro en su pueblo en México. Jorge no pagaba sobornos a los policías o funcionarios para pasar el armamento. Pero sí le pagaba al cártel, el verdadero poder. Jorge les entregaba una cuota a los maleantes por el derecho de cruzar las armas por la frontera hacia Ciudad Juárez, y otro por el derecho de venderlas en su pueblo. Este sistema de pagos ilustra cómo opera el cártel, como un gobierno paralelo que monitorea a los criminales y muchos otros aspectos de la vida diaria dentro de sus territorios.

Los pagos al cártel podían llegar a sumar diez mil dólares al mes. Pero pagarle a la mafia impedía que Jorge terminara atado a una silla y decapitado. Ganaba tanto dinero que no le importaba. En una sola venta podía ganar 1,700 dólares y algunos meses movía más de cincuenta armas.

Conforme más dinero ganaba se fue olvidando de su plan de salirse del juego. Al cumplir veinte años, pudo comprarse una casa, una camioneta nueva, cuidar a su esposa, tener amantes, consumir drogas y vivir de fiesta. Para explicar cómo su estilo de vida pasó de la pobreza a la ostentación, les decía a sus amigos que trabajaba como empleado de la construcción en Estados Unidos.

El negocio se echó a perder por un pleito con su primo. Discutieron y este “lo acusó”, les informó a los soldados la placa y la hora en que su camioneta cruzaría la frontera, y además les describió dónde estaban escondidas las armas. Los soldados buscaron y descubrieron pistolas y rifles. “Si no me hubieran delatado, quizá seguiría trabajando en lo mismo”, aceptó.

Arrestaron a Jorge con relativamente pocas armas, cuatro AR-15 y dos 9 milímetros. Pero fue suficiente para que le dieran una condena de ocho años y ocho meses de cárcel. Cuando México encarcela por delitos relacionados con armas, puede impartir sentencias más duras que Estados Unidos. Sin embargo, hay que subrayar el “cuando”.

El día que hablamos con Jorge, le faltaban aún seis años y cinco meses de condena y él estaba contando cada día. Dice que cuando salga se alejará del crimen, buscará un trabajo decente, un negocio, para darle un futuro a su hija. Pero cuando le preguntamos sobre el fin de la violencia, solo encogió los hombros. “Eso nunca va a terminar”, afirmó. El optimismo de que un mundo mejor está a la vuelta de la esquina es para quienes no viven en una zona de guerra.

Con información de GatoPardo

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PÓLITICA

Barbosa presenta plan para revivir a Puebla

El titular del Ejecutivo comentó que esta estrategia contempla acciones en materia turística y cultural.

Published

on

Al presidir la inauguración de la Exhibición Internacional Textil Exintex Edición XXII en el Centro Expositor, el gobernador Miguel Barbosa Huerta adelantó que su administración presentará la estrategia denominada “¡Qué Reviva Puebla!”, que tiene como fin reactivar no solo la economía sino a la sociedad.

En su mensaje, el mandatario explicó que es urgente que la población interactúe en condiciones armoniosas, esto luego del confinamiento generado por la pandemia del COVID-19. Por ello, dicho plan tiene el objetivo de generar acciones en materia turística y cultural, durante los meses de noviembre y diciembre, que sean tanto de interés para las y los poblanos, así como para cualquier visitante proveniente de otros estados o países.

Agregó que su gobierno mantendrá las reuniones con representantes de empresas tanto nacionales como extranjeras con la finalidad de fortalecer al sector económico y promover la recuperación de empleos. En este sentido, resaltó que Puebla es un lugar para invertir y los empresarios poblanos son gente honrada, responsable y que se ajustan a los procedimientos legales.

Barbosa Huerta sugirió que los gobiernos deben de estar más atentos de cómo impulsar la actividad productiva de la textilería, misma que es de gran impacto para la entidad. Asimismo, exhortó a las y los empresarios textileros a diseñar mejores formas de relación laboral y cuidar que la competencia siempre sea leal, y no desde el contrabando, para fortalecer a la economía del país.

La Industria Textil-Vestido da empleo a 415 mil personas

A su vez, Antonio Letayf Rafful, director general de Industrias Ligeras y quien estuvo en representación de la secretaria de Economía federal, Tatiana Clouthier, comentó que la industria textil-vestido es generadora de empleos, ya que de acuerdo con los datos del mes de septiembre del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), un total de 415 mil trabajadores pertenecen al ramo textil.

El gobernador Miguel Barbosa Huerta presidió la inauguración de la Exhibición Internacional Textil Exintex Edición XXII.

Añadió que Exintex Edición XXII es también un ambiente propicio para el desarrollo de negocios que se requieren para la recuperación y el crecimiento de la industria textil nacional y de la región centro en la que hace mucho tiempo se sentaron las bases de ese sector productivo.

En el acto estuvieron presentes el presidente municipal de Puebla, Eduardo Rivera Pérez; Carlos Couttolenc López, presidente de la Cámara de la Industria Textil de Puebla y Tlaxcala; el presidente de la CANAINTEX, Manuel Espinosa Maurer; José Miguel Brito García Teruel, presidente de la Exhibición Internacional Textil; Juhi Rai, encargada de Negocios de la Embajada de India en México; Eric Mayoraz, embajador de Suiza en México; el secretario de Desarrollo Económico de Tlaxcala, Javier Marroquín Calderón; las secretarias de Economía y Turismo de Puebla, Olivia Salomón y Marta Ornelas, así como Ignacio Alarcón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Puebla.

Continue Reading

PÓLITICA

¿Qué pasaría si los hombres necesitaran el aborto? Sería legal o ilegal

Tal vez existirían más planes de prevención y acción, los hombres no tolerarían que se le quitara su derecho al aborto. Las mujeres tampoco deberían tolerarlo.

Published

on

En la mayoría de los casos, cuando una mujer decide interrumpir un embarazo lo hace en soledad. Muchas veces esta experiencia, para algunas dolorosa y para todas significativa, se convierte en años de silencio, un secreto impuesto por temor al rechazo y la censura.

El aborto es una decisión de debería recibir orientación médica y psicológica, ya que debido a que se practica en la clandestinidad, la salud de la mujer puede correr peligro.

Es un tema que los congresos no logran aterrizar, porque la mayoría están conformados por hombres. Pero ¿qué pasaría si los hombres se embarazaran? Tal vez existan más planes de prevención y acción, los hombres no tolerarían que se le quitara su derecho al aborto. Las mujeres tampoco deberían tolerarlo.

Congresistas que abortaron comparten su experiencia

Tres mujeres de color, que integran el Congreso actual de Estados Unidos, testificaron ante el Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes. Hablaron sobre abortos que les practicaron y, en algunos casos, describieron el estigma asociado con ellos.

En la audiencia, titulada “Un estado funesto: examen de la urgente necesidad de proteger y ampliar el derecho y el acceso al aborto en Estados Unidos”, compartieron experiencias desgarradoras sobre las decisiones que enfrentaron.

La congresista Cori Bush, demócrata por Misuri, habló sobre abortar a los 17 años tras sobrevivir a una violación con una explicación sencilla: “Me violaron, quedé embarazada y decidí tener un aborto”.

También dijo que la terapia que recibió antes del procedimiento fue denigrante: recuerda que sintió que la miraban por encima del hombro y le aseguraron que, “si procedía con este embarazo, mi bebé tendría ‘las de perder’ porque el feto ya estaba malnutrido y su peso no era adecuado. Me dijeron que, si tenía a mi bebé, terminaría dependiendo de la asistencia social y de vales para comida”.

Después, la congresista Pramila Jayapal, demócrata por Washington, relató su historia. Tuvo un aborto “cuando era una mamá joven que cuidaba de un hijo muy enfermo y tenía problemas para recuperarse de una depresión posparto tan grave que llegó a considerar suicidarse. Su médico le dijo que un segundo embarazo a término sería muy riesgoso, tanto para ella como para el bebé”.

Por último, la congresista Barbara Lee, demócrata de California, dijo haber tenido un aborto en un “lugar de mala muerte” en México cuando era adolescente, antes de que el aborto fuera legal en Estados Unidos.

Estos testimonios se presentaron en relación con el debate en el Congreso sobre codificar el caso Roe contra Wade, con la que se busca proteger esa resolución de cualquier ataque de los republicanos, la fuerza de estos relatos se debe a otro motivo: enfatizan una vez más lo difícil que es para muchas mujeres tomar esta decisión y la enorme libertad con la que otras personas se sienten con el derecho de interferir en esas decisiones.

En particular los hombres, quienes nunca han enfrentado una disyuntiva así y nunca tendrán que tomar esa decisión. Es necesario escuchar estas historias para comprenderlo.

La difícil decisión que debe tomar una mujer

El aborto nos cimbra hasta lo más profundo, pues nos obliga a considerar en qué momento un óvulo fecundado se convierte en una persona.

Para quienes creen que ocurre desde el momento de la concepción, no hay ningún argumento —sin importar quién lo presente— capaz de convencerlos de que está bien ponerle fin a un embarazo, porque para estas personas solo se trata de matar bebés.

Sin embargo, hay que preguntarse si es posible decir que un montón de células es un niño. ¿Un feto es un niño? Estos debates de inmediato caen en terreno filosófico o religioso.

La capacidad de llevar una vida dentro de sí y ofrecerla al mundo es un poder tremendo y un inmenso regalo. Pero llevar a término un embarazo sencillamente no es lo mejor para muchas mujeres cuando descubren que están embarazadas.

En ese momento, su cuerpo se convierte en un campo de batalla. ¿Hasta qué etapa del embarazo siguen en control y a partir de cuándo deben rendirse ante la realidad de que son el vehículo para otra “persona” que crece en su interior? ¿En qué momento se elimina la capacidad de elegir? Por definición legal, cuando es viable, independientemente de las creencias de cada persona.

También debemos recordar la culpa que han expresado muchas mujeres que se han practicado abortos, aunque ahora puedan decir que ya la superaron. ¿Por qué debería una mujer sentir culpa por haber tomado una decisión difícil? Ya tienen bastante con qué lidiar como para que el resto de la sociedad opine sobre sus elecciones.

En los primeros meses después de la concepción, cuando una mujer ya está segura de estar embarazada y antes de que el feto sea viable, es necesario que se sienta en libertad de tomar decisiones sobre su cuerpo, su salud y su futuro. Esta libertad no debería estar sujeta a aprobación comunitaria. No debería ser ilegal.

La legislación aprobada en Texas que prohíbe la mayoría de los abortos después de seis semanas de embarazo, antes de que muchas mujeres siquiera se percaten de que están embarazadas, es indignante y ofensiva. Coloca al gobierno, e incluso a ciudadanos vigilantes con facultades delegadas, entre una mujer y su médico.

Con información de The New York Times

Continue Reading

PÓLITICA

¿Has sufrido discriminación laboral por ser gordito?

En México estamos acostumbrados a que nos traten según como nos vemos. No es casualidad que del total de la población que reporta haber vivido un acto de discriminación, la mitad haya ocurrido por el tono de piel, el peso o la estatura.

Published

on

Como sociedad, tenemos ciertos prejuicios que afectan y estigmatizan a las personas con sobrepeso y obesidad, que pueden causar actos de discriminación en el mercado laboral y ocasionar diferencias. Por si fuera poco, no está claro que esos prejuicios afecten por igual a las mujeres y a los hombres.

Un estudio reciente reveló que el mercado laboral mexicano sí discrimina a las mujeres por su sobrepeso y obesidad. Los encargados de reclutamiento en los trabajos seleccionan en mayor medida a las mujeres delgadas para la fase de entrevistas.

Para saber más al respecto, se dividió a la población en términos de su IMC (índice de masa corporal): menor de 25 (rango de 20 a 25), sobrepeso (entre 25 y 30), obesidad (de 30 a 35) y obesidad severa (al menos 35).

La Gráfica muestra la relación simple entre ingresos laborales al mes para cada uno de esos rangos y por sexo, a partir de la información de la Encuesta Nacional de Salud.

En cuanto a los resultados, no se observa que los hombres sufran una penalización salarial por sobrepeso u obesidad. Al contrario, se advierte un incremento de 16% en los ingresos al mes entre quienes tienen obesidad en contraste con aquellos cuyo IMC es menor a 25. No sucede lo mismo en el caso de las mujeres. Aquellas que obtienen los mayores ingresos son las que están en el rango más bajo de IMC y las que obtienen los ingresos más bajos son las que están, por lo menos, en el rango de obesidad severa; para ellas, la penalización salarial es de 17%.

A la vez, la brecha de ingresos por género es muy pequeña (alrededor de 6%) para las personas con menor IMC, pero ésta crece sustancialmente para quienes están en el rango de obesidad (cerca de 30%). Por lo tanto, podría decirse que una parte importante de la brecha salarial de género se debe a las diferencias salariales que hay en los rangos de sobrepeso y obesidad, es decir, a este tipo de discriminación.

Los resultados de nuestro estudio sobre esta clase de discriminación son muy similares a los que se han encontrado en otros países: en el caso de los hombres no hay evidencia constante de que su obesidad cause efectos negativos en su participación en el mercado laboral, mientras que para las mujeres sí hay evidencia de este efecto. ¿A qué podría deberse? Posiblemente, a los estereotipos que tenemos sobre cómo “deben ser” y “comportarse” los hombres y las mujeres. En cuanto a ellas, la sociedad valora cierta apariencia física, en este caso, que sean delgadas; se beneficia a aquellas que cumplen con ese y otros criterios y se castiga a las que no los cumplen. Debido a que hay más hombres que mujeres en puestos de mayores ingresos, las preferencias relacionadas con esas valoraciones se vuelven más marcadas en esas secciones del mercado laboral.

Con información de GatoPardo

Continue Reading

MAS NOTICIAS

Revista 360 Grados Copyright © 2021