Connect with us

PUEBLOS MÁGICOS

10 pueblos mágicos para mostrarse después de la pandemia

Los whitexican ya extrañan mil ir a “pueblear” con sus sombreros tipo cordobés y su outfit para la ocasión. Hay 132 pueblos mágicos en México, todos tienen su encanto y se acomodan al gusto de las familias, los pet lovers, las parejas, las best friends y los whitexican.

Published

on

Los whitexican ya extrañan mil ir a “pueblear” con sus sombreros tipo cordobés y su outfit para la ocasión. Hay 132 pueblos mágicos en México, todos tienen su encanto y se acomodan al gusto de las familias, los pet lovers, las parejas, las best friends y los whitexican.

Lo bueno es que cada vez hay más estados en semáforo verde y estas chuladas de lugares se están reactivando. Pero que complicado buscar cuál te queda más cerca o en cuál hace más calor o frío, por eso te damos 10 primeras opciones para visitar.

1. Mitla, Oaxaca

Está ubicado en Juan Pablo Villa de Mitla a 40 minutos de Oaxaca. Es conocido por su zona arqueológica, su nombre en náhuatl significa “lugar de los muertos” o “inframundo”, pero que esto no te asuste: Mitla tiene mucha luz para ofrecer.

Aquí sí hay de todos los moles, negro, verde, amarillo y colorado, disfrútalos acompañados de un buen mezcal como aperitivo. Y andas por allí en el Día de los Muertos, tendrás cientos de opciones para sorprenderte con su Pan de Muertos tradicional. En Mitla están los auténticos bordados y textiles oaxaqueños, que varios diseñadores renombrados se han adjudicado para sus colecciones. Conocerás a los verdaderos artesanos y te sorprenderás con las maravillas que hacen con el telar y el pedal. Compra uno y llévate una muestra preciosa de este pueblo mágico a casa.

Foto: Wikipedia

2. Tlatlauquitepec, Puebla

Recomendado para los que gustan de la vida tranquila, los alimentos orgánicos y un clima húmedo. ¿Está rico no? Recorrer las calles de Tlatlauqui, una joya de la sierra poblana, muy cerca de Teziutlán. Prepara tus botas, jeans y mucho estómago para disfrutar las comidas que sorprenderán incluso a paladares entrenados. Nada como sus que sus famosas carnes y pollos ahumados. Ñam, ñam.

Date una vuelta por su Plaza de Armas y visita el Palacio Municipal, construido como hospital a principios del siglo XIX. En el mismo paseo, admira las pinturas en la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús y, desde su campanario, contempla de lejos el Cerro Cabezón y sus paredes de roca caliza. Si esa primera aproximación al cerro te tentó, entonces acércate y descubre sus cuevas. O dobla la apuesta y escápate a sus alrededores naturales a practicar rappel en las cascadas y senderismo.

Foto: Tripadvisor

3. Bacalar, Quintana Roo

La verdad es un lugar que quisiéramos mantener en secreto, ya que el flujo de turistas extranjeros y nacionales aumentó considerablemente, volviéndose una amenaza.

Sin embargo, es un verdadero paraíso natural que queremos presumir, y que con solo mirar ya estarás satisfecho. Renta un kayak y rema sobre la laguna para descubrir los diferentes tonos de azul que causan las diferentes profundidades y la vegetación submarina. Sumérgete en el Cenote Azul y explora las cuevas bajo la superficie practicando snorkel y buceo. O descubre el pueblo a través de un largo recorrido en bicicleta. Si vas con tiempo, adéntrate en la selva y explora Kohunlich, una de las zonas arqueológicas más importantes de la cultura maya. Pura belleza.

¡Cuidado! Si te invitan a un retiro en Bakalar, piénsalo dos veces.

Foto: Turismo México

4. Pátzcuaro, Michoacán

En el lago de Pátzcuaro, pueblo mágico de Michoacán, observa la técnica tradicional de los pescadores y después disfruta de un buen plato de pescado blanco. Conocido como “la puerta del cielo” por la comunidad purépecha prehispánica, era imposible que este pueblo mágico escapara de nuestra selección. Con una sintonía preciosa entre construcciones barrocas y neoclásicas y las casas de adobe y techos de paja, a las que se suman la riqueza de sus artesanías, tradiciones y gastronomía, es una joya cultural de Michoacán. Y es pura calma.

Pátzcuaro se recorre fácilmente caminando. Visita la Basílica Nuestra Señora de la Salud, el Templo del Sagrario y el Colegio de la Compañía de Jesús. La Casa de los Once Patios es perfecta para detenerse y relajarse respirando el silencio. Y no te pierdas el Museo de Artes e Industrias Populares para aprender sobre sus maravillosas artesanías. Al final del día, siéntate en uno de sus tantos restaurantes y pide un buen plato de su famoso pescado blanco: ese es el sabor de la redención.

Foto: Like a tourist

5. Tequila, Jalisco

En esta parada te sugerimos llevar conductor asignado, porque en la tierra del agave por supuesto que tienes que visitar algunas de las 120 casas tequileras de la región. Entre ellas, te pasamos el tip, ve a Casa Noble, La Alborada o La Rojeña. Conoce y degusta las variedades de esta bebida espirituosa, total, una vez al año, no hace daño.

Si vienes desde Guadalajara, tómate el tren José Cuervo Express y viaje entre las plantaciones de agave declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad. Una vez en el pueblo, adéntrate en la historia del destilado en el Museo Nacional del Tequila. Además, Tequila tiene una hermosa arquitectura colonial y lugares históricos que puedes descubrir caminando o bordo de unos simpáticos trenes con forma de tonel. ¿Y la naturaleza? El Volcán de Tequila te espera con ciclismo y escalada. Tequila es un placer, o varios.

Matices Hotel de Barricas / Foto: Barato Caribe

6. Papantla, Veracruz

Los italianos envidian la vainilla que se da en Papantla, porque es de las mejores del mundo, y para sus famosos Gelatos, quedaría genial.

Este pueblo mágico en el golfo de Veracruz, es la cuna de los voladores, no te pierdas la posibilidad de verlos en acción, es todo una experiencia. Cinco hombres se lanzan desde más de 30 metros al vacío, sujetados solo por una cuerda en un pie y bailan en el aire dando 13 vueltas. Este acto representa “El Juego del Volador”, icono de la población y una antigua tradición mexicana en la que se pide a los dioses por la bonanza durante el año siguiente.

Confirma la belleza de este lugar visitando la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, de arquitectura franciscana, o el mural escultórico a la cultura totonaca, que describe la historia de Papantla desde los tiempos prehispánicos hasta la actualidad y se encuentra justo en el centro de la ciudad. Anota, a tan solo 9 kilómetros de Papantla está la zona arqueológica El Tajín, declarada Patrimonio de la Humanidad y una de las más importantes de Mesoamérica. Imperdible.

Foto: Civitatis

7. Dolores Hidalgo, Guanajuato

Fue precisamente en este pueblo mágico de Guanajuato donde comenzó la nueva historia de México: considerado como “la cuna de la independencia”, aquí ocurrió el Grito de Dolores, la llamada a las armas para derrocar el virreinato. Así que interesados en la historia, Dolores Hidalgo los recibirá con los libros abiertos.

Si tienes alma de coleccionista, el Museo del Bicentenario te ofrece más de 800 piezas curiosas, como timbres, medallas, fotos e un incluso un fonógrafo con la voz de Porfirio Díaz. Un dato raro y maravilloso: Dolores Hidalgo también es conocido por su singulares helados y nieves de sabores exóticos. Anímate y prueba uno de mole, chicharrón o hasta de camarones.

Foto: México Increíble

8. Tepoztlán, Morelos

¿Qué tal te caería una buena tronada y masajito, y al terminar un temazcal con todo y ritual? Este lugar es ideal para la experiencia, Tepoztlán es conocido por sus good vibes, y sus relajantes hoteles o posadas.

Se dice que fue la cuna de Quetzalcóatl y Ostenta un monumento al pulque, además, los lugareños afirman que desde el Cerro del Tepozteco se pueden avistar ovnis; si estás decidido a subirlo ve con tiempo, según tu condición física te puedes tardar hasta 2 horas en llegar a la cima.

Para complementar tu outfit de Pueblos Mágicos, recorre el tianguis artesanal. Allí podrás encontrar joyas, ropa, semillas o instrumentos musicales originales: no tendrás excusa para irte sin un souvenir. Infaltable, echarte un taco de cecina, pancita, pozole o los itacates, una especie de gorditas con forma de triángulo, son una delicia. Un plus: todo está hecho con productos orgánicos locales.

9. Huasca de Ocampo, Hidalgo

Huasca de Ocampo uno de los pueblos mágicos de Hidalgo que te hará viajar en el tiempo. Visita la hacienda de Santa María Regla y admira su acueducto y explora su mazmorra. O pasea por los jardines de la hacienda de San Juan Hueyapan, para seguir hasta la Iglesia de San Juan Bautista y perderte en sus cuadros.

¿Has escuchado hablar de los Prismas Basálticos? Pues justo aquí los encuentras, son unas impresionantes columnas bañadas por la presa de San Antonio, son una de las 13 maravillas de México. Sigue tu exploración natural por el Parque Ecoturístico Bosque de Las Truchas con un paseo en lancha o a caballo. Y si te gustaría sumergirte en la magia, visita el Museo de los Duendes. Podrás descubrir talismanes y otros objetos que certifican la leyenda de que en Huasca habitan unos cuantos de estos seres míticos.

Foto: Pueblos Mágicos

10. Bernal, Querétaro

Lo que necesitas después de esta pandemia, más y más buenas vibras, recíbelas en la Peña de Bernal. Es el tercer monolito más grande del mundo y provee a los pobladores de Bernal de energía vital. Son muchos los que durante el equinoccio de primavera se acercan a este pueblo mágico a cargarse de buenas vibras. ¿Cómo perderse este baño energético? Compruébalo tú mismo y, si te animas, asciende en cuatrimoto a la cima. La vista también es revitalizante.

Además, está cerca del DF, es perfecto para darse el gusto de tomar una buena copa de vino mexicano. Visita los Viñedos Azteca y súmale una degustación con diferentes tipos de queso. Y si te quedas con ganas de algo dulce, prueba una, o algunas, de sus famosas obleas y natillas. Y los golosos podrán extenderse en la Casa Museo del Dulce. Aprende todo sobre su fabricación artesanal y llévate un dulce para compartir de vuelta en casa. Si no se terminan por el camino, por supuesto.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PUEBLOS MÁGICOS

Jonotla, un tesoro escondido en la Sierra Poblana

Published

on

Este lugar es perfecto para las personas que buscan lugares poco transitados, relajados y además con una belleza natural impresionante.

Pueblo vecino de Cuetzalan, ubicado a tan solo dos horas y media de la ciudad de Puebla, Jonotla es un lugar que debe conocerse por todo lo que ofrece. En la carretera de acceso abundan las curvas y, por las tardes y muy temprano, la neblina, de tal manera que es recomendable viajar por la mañana.

Ubicado en medio de la Sierra Norte de Puebla, este pueblo encantador está lleno de tradición y cultura, e increíbles parajes de abundante vegetación, ríos y cascadas.

La Virgen del Peñón

Dicen que la fe mueve montañas y, sin duda alguna, también mueve a las personas hacia ellas, como ocurre en Jonotla. Miles de personas acuden a lo largo del año con la finalidad de visitar el Santuario del Peñón para agradecer a la Virgen algún milagro concedido o hacerle alguna petición.

La historia cuenta que el 22 de octubre de 1922, un niño de nombre Fidel Alejandro pasaba por el peñón cuando escuchó una voz femenina y música celestial, se lo comentó a su madre, quien le acompañaba, pero ella no escuchaba nada; entonces, él se acercó al peñón para averiguar de qué se trataba.

Ya en el lugar, Fidel Alejandro no encontró nada, sin embargo, antes de regresar con su madre, una parte de la roca se desprendió y en ella apareció, tallada, la figura de la Virgen de Guadalupe, el niño fijó la mirada en la pequeña imagen y, debido a la impresión, cayó al suelo desmayado.

Después de la aparición, se decidió erigir en torno a ese testimonio pétreo, empotrado al peñón, el santuario en honor a la Virgen y, desde entonces, cada 22 de octubre pobladores de la región, así como de la Huasteca y de la Costa de Veracruz, llegan para venerar a la Virgen con música y danzas diversas.

 El Balcón de la Sierra

El santuario no es el único atractivo del peñón, es posible llegar a su parte más alta, donde se encuentra el Mirador Tonacatecuhtli que, desde sus aproximadamente 800 metros sobre el nivel del mar y con una vista de 360°, permite apreciar gran parte de la Sierra Nororiental y el Río Tecolutla, y hay quienes dicen que, incluso, en días despejados, puede verse el mar.

En este punto se encuentra el Puente de las dos Culturas, una especie de puente colgante, de entre 25 y 30 metros de largo, que une a las dos cimas del peñón.

Un pueblo pequeño y tranquilo

Se disfruta caminar por las calles empedradas de Jonotla, su arquitectura es bellísima con casas de teja, faros en las esquinas y edificaciones color pastel con arcos arabescos.

Foto: Puebla.travel

En tu recorrido puedes visitar la Parroquia de Jonotla, que está dedicada a San Juan Bautista, patrono del municipio. Una particularidad de este inmueble religioso es que la torre del campanario se encuentra separada de la nave principal, está ubicado frente a la puerta principal, a una distancia de aproximadamente 25 metros.

Muy cerca de ahí, a una cuadra, se encuentra el Callejón del Beso, que luce atractivos murales, llenos de color, que son obra de diferentes artistas y retratan diversos aspectos de Jonotla.

Aprovecha para visitar cascadas

El recorrido a la cueva del Arenal y las cascadas de Zoquiapan, municipio colindante con Jonotla, es un paseo imperdible. Aquí puedes conectar nuevamente con la naturaleza al contemplar la cascada Velo de Novia rodeada por una enorme diversidad de flores y árboles frutales. Los placeres más grandes suelen ser los más simples.

¿Dónde dormir?

Hotel Boutique La Casona de Don Porfirio

Precio: Desde $790

Un hotel rústico rodeado de jardines botánicos con zona de WiFi gratuita, alquiler gratuito de bicicletas, restaurante a la carta y aparcamiento gratuito.

Contacto

Teléfono: 233 31 70200 / Celular: 222 521 1042

https://www.lacasonadedonporfirio.com/

Continue Reading

PUEBLOS MÁGICOS

¿Ya conoces Yuriria, Pueblo Mágico?

Published

on

Deja atrás la vida acelerada y reencuéntrate con la historia y cultura chichimeca en el Pueblo Mágico de Yuriria, situado al sur del estado de Guanajuato. Su incomparable entorno natural y su rico ambiente de tranquilidad permiten caminar por sus calles empedradas y gozar de la hospitalidad de su gente.

Yuriria resguarda al Lago Cráter La Joya al pie del Cerro del Capulín.. ¿Sabías que este es uno de los 13 volcanes que se levantan al sur de Guanajuato? Hoy es uno de los lugares más atractivos de este Pueblo Mágico por tener una gran biosfera natural ideal para los amantes del ecoturismo.

Foto: Twitter/ @SECTUR_mx

Su principal elemento natural, como su nombre lo indica, es un cráter con forma de pequeña laguna de un particular tono rojizo. El lugar forma parte de la ruta migratoria de aves como la cerceta alas verdes y el pato chalcuán.

Este lugar de esparcimiento brinda muchos espacios para disfrutar de su biosfera natural, que van desde senderos y asadores, hasta ciclopista. También se puede practicar kayak o bien tener un día de campo.

La magia de sus recintos religiosos

Te recomendamos recorrer sus iglesias, sube a la terraza del Templo y Convento de San Pablo desde donde se aprecia la laguna. Este templo agustino abrió sus puertas en 1559 y es una bella edificación del siglo XVI.

Visita el Templo del Señor de la Salud, una pequeña capilla de 1630; continúa con el del Señor de la Preciosa Sangre de Cristo donde se venera un Cristo negro del siglo XVII y sigue con el Templo de San Antonio o del Santo Sepulcro, que sobresale por su austera fachada de cantera y no tiene campanario.

Otras actividades son visitar la Virgen del Peñasco y conocer la famosa Cueva del Diablo, una capilla grande con una increíble vista panorámica.

¿Qué comer?

Hay más qué hacer en el malecón del pueblo como ir al Centro Gastro Artesanal y, mientras gozas de una vista espectacular de la laguna, deleita tu paladar con los ricos platillos de la región como ancas de rana, chimichangas, charales, mole de ardilla, tamales de cacahuate y el caldo michi.

No debes irte de Yuriria sin un recuerdo, elige alguna artesanía elaborada por sus pobladores tales como: petates y sopladores de fibra de tule, tejidos en punto de cruz, gancho y rafia. Para los amantes de la pesca hay redes con hilo sintético y arcos de madera.

Con información de Visit México

Continue Reading

PUEBLOS MÁGICOS

Aquí reina la tambora y el mariachi

Nochistlán de Mejía, al sur del estado de Zacatecas, dice ser el Pueblo Mágico más musical de todo el país, aquí todos bailan al ritmo del mariachi, banda de tambora, son y jarabe, sin importar la hora del día.

Published

on

Foto: Pueblos Mágicos

Aquí se fundó la primera ciudad de Guadalajara en 1532, que después sería movida al estado de Jalisco debido a la rebeldía de sus indígenas.

El jardín Morelos es el mejor sitio para disfrutar de las fiestas musicales que se han arraigado desde 1850. No hay que hacer de lado la escultura de Francisco Tenamaxtle, quien fue un guerrero caxcán que protagonizó la Guerra del Mixtón donde varias tribus chichimecas se enfrentaron a los conquistadores españoles a mediados del siglo XVI, Nochistlán fue el escenario principal del conflicto y es considerado un precursor de los derechos humanos indígenas.

Otro atractivo que enamora a los viajeros que llegan al Pueblo Mágico de Nochistlán es su arquitectura colonial labrada en cantera. Muestra de ello es el Parián y su media centena de arcos que son parte del centro histórico. Antiguamente, el Parián de Nochistlán era un mercado para comercializar sedas, zapatos, especias, joyas y otros productos provenientes de Asia y Europa, entre los siglos XVII y XIX.

Bajo esos arcos está La Palestina, una antigua tienda de abarrotes que aún opera, así como el Mercado Municipal para comprar frutas cristalizadas, nieves de garrafa y artesanías: Nochistlán es reconocido por sus trabajos de talabartería, principalmente sombreros y cinturones.

Como todo destino mexicano, el centro siempre estará coronado por un templo religioso. Nochistlán de Mejía tiene la Parroquia de San Francisco de Asís, santo patrono del pueblo. Todo el cuerpo está labrado en cantera y fue edificado en el siglo XVII. Al interior se pueden apreciar sus pisos de madera de mezquite y la urna del sacerdote y mártir San Román Adame Rosales, fusilado durante la Guerra Cristera, cuyos restos descansan en el templo.

Y si nos remontamos a 1810, cerca del templo se encuentra la Casa de los Ruiz, donde se dio el primer llamado a la Independencia de México el día 8 de octubre de 1810, por el insurgente zacatecano Daniel Camarena.

¿Qué comer?

Nochistlán también es famoso por sus más de 100 taquerías, mismas que permanecen abiertas casi todo el día. Así, cuando el hambre ataque mientras se recorren los atractivos turísticos del Pueblo Mágico, siempre habrá un taco listo para comer.

Los amantes de la birria agradecerán los sabores que ofrece Birriería Don Chente, un lugar de larga tradición.

Un platillo típico es el pollo a la valentina, preparado con la manteca de chorizo, posteriormente guisado con salsa de jitomate y papas. Otros obligados son las jericallas, el jocoatole, los dulces de frutas, la carne seca y por supuesto, los nopales de la región.

¿Qué hacer?

En el Cerro Tuiche se puede explorar con los recorridos en bicicleta de montaña, ponte atento porque aquí los caxcanes dejaron petrograbados que simbolizan sus rituales hacia el sol, pues el cerro fue adoptado como centro ceremonial. Foto: México Desconocido.

¿Dónde dormir?

Hotel Nochistlán. Desde la terraza, disfrute de hermosas vistas panorámicas del centro de la ciudad y las colinas circundantes.

 Teléfono: +52 346 112 0462

Precio Aproximado: $850

Hotel Nuevo Galicia. Por su céntrica ubicación permite visitar a pie lugares turísticos.

Teléfono: 346 713 0407

Precios accesibles.

Con información de Visit México

Continue Reading

MAS NOTICIAS

Revista 360 Grados Copyright © 2021