in

Crónicas Marcianas: Apuntes para entender la elección local

Del lado de Claudia Rivera Vivanco está Fernando Manzanilla Prieto, Tony Gali Fayad, Alejandro Armenta Mier, Carlos Evangelista, Edgar Garmendia. También se habla de Genoveva Huerta, Eduardo Alcántara y morenovallistas que quieren apoderarse del PAN si es que pierde su principal contrincante interno, Eduardo Rivera Pérez

A Eduardo Rivera Pérez lo respaldan: los morenistas que se quedaron sin candidatura y quieren ver a Claudia Rivera en problemas legales, cuando termine su administración, morenovallistas trasnochados que tratan de colarse para cobrar una dieta, la organización Nacional El Yunque, empresarios que intentan regresar a hacer negocios en la administración.

Los seguidores de Rivera Pérez no atacan ni al gobernador poblano ni al presidente de la República porque temen que se les abra una investigación que los meta en serios problemas.

El Instituto Electoral del estado de Puebla (IEE) empezó mal y va a ir peor porque hizo un pésimo trabajo el lunes pasado cuando tenía que dar el banderazo de salida. El árbitro está en duda. Ese mismo organismo ha sido cuestionado desde 2018 cuando fue la elección entre Marta Erika Alonso y Miguel Barbosa Huerta. 

No es la primera vez que el IEE ha sido señalado y no por los actuales integrantes, es que desde que existía la Comisión Estatal Electoral, a finales de los años 90 del siglo pasado hasta hoy se ha puesto en evidencia que responden a los intereses del gobernante en turno o a los candidatos oficiales. No se ha visto un debate que genere, verdaderamente, credibilidad, imparcialidad y certeza. Y no es un debate como el actual INE, es más bien que siempre habrá la idea y la presunción de corrupción. Al menos este IEE al retrasar la validación de las candidaturas. Este tema dará mucho de qué hablar.

Morena sigue entrampada en el distrito 12 federal por el presunto pederasta Saúl Huerta. No hay candidato ahí y sino hacen algo al respecto esta demarcación electoral podrían, incluso, hasta perderlo. Lo que ocurrió con el diputado federal que se metió a un cuarto de hotel y en la misma cama con un menor de 15 años y cada vez acumula más pruebas y denuncias en contra del legislador. Morena no ha entendido la crisis que está pasando y puede sufrir un descalabro sino actúan en consecuencia.

Los candidatos del PAN están perdidos. Son ridículos cuando hacen sus clausuras simbólicas o  más bien se ven muy tiernos. No generan debate, solo tienen un enemigo en común: Claudia Rivera Vivanco. Sus estrategias de campaña se calificarían como ñoñas, sosas, acciones sin nada. Fotos con memeleras, quesadilleras, dando volantes en algún crucero a los conductores. Es decir, temas que a nadie le importan.

Sus espacios de ataque son en redes sociales, principalmente en Twitter, lugar en el que está inundado de cuentas falsas, bots, troles, odiadores llamados haters, y en el que la mayoría ya tiene su voto definido. No atacan mucho, usan a medios de comunicación que juegan un papel opositor porque los candidatos carecen de ideas para enfrentar a sus adversarios, así que los panistas solo flotan y cobran porque es muy bajo su nivel de argumentación.

La ventaja que podría tener el PAN es que se apuestan al desgaste de la marca Morena e incluso se trepan a la tragedia ocurrida recientemente en la Cdmx con la caída de la estructura de la línea 12 del metro.

Si creen que es porque son buenos personajes o tienen idea de lo que van a hacer en las cámaras de diputados o en una sala de cabildo en reunión, les tengo una mala noticia.

Eduardo Rivera podría ser mejor candidato el problema que tiene es que solo es un soldado de El Yunque, si se pudiera rebelar y ser más él y no un militante de la derecha poblana podría entonces brillar más, pero al parecer le gusta ser más un señorito de la ultraderecha, pues es más cómodo. Su apuesta es el desgaste de Morena.

La imagen con el chalequito rojo del PRI les causó acidez, agruras y problemas estomacales a muchos de sus correligionarios, aunque no lo digan públicamente.

En algo se parecen Claudia Rivera y Eduardo Rivera, ambos ganaron por una ola, la primera la de AMLO y el descontento hacia el PRIAN, el segundo ganó por la ola morenovallista y el descontento hacia el PRI. Ambos no destacaron como alcaldes y ambos se enfrentaron a los gobernadores que les tocaron. Es curioso, muchos medios de comunicación que eran del morenovallismo y ensuciaron la imagen de Eduardo Rivera ahora lo apoyan y siguen esa consigna pero ahora con Claudia Rivera.

Es decir, si analizamos todo lo que está ocurriendo, Puebla sigue siendo la misma, nada ha cambiado.

Comentarios

Escrito por Zeus Munive

¿Por qué Estados Unidos celebra el 5 de mayo?

¿Por qué diablos creemos en las teorías de la conspiración?