in

¡Feliz cumpleaños, Puebla! Hoy celebramos el 490 aniversario de su fundación

La Heróica Puebla de Zaragoza o Puebla de los Ángeles, se fundó el 16 de abril de 1531, pensada para ser una ciudad de descanso para los españoles venidos a vivir a la Nueva España, al grado de ser concebida como una “república de agricultores españoles”.

Al cumplir hoy 490 años de haber sido fundada, te ofrecemos algunos datos interesantes de los primeros años de la historia de nuestra hermosa ciudad.

¿Cuándo se fundó Puebla?

Se toma como fecha de fundación el 16 de abril de 1531, ya que ese día se realizó la primera misa con los primeros pobladores de la ciudad.

Otros dicen que debió ser entre el 28 y 29 de septiembre, fecha en que se les informó a los pobladores que la la reina Isabel de Portugal, esposa de Carlos V había firmado una Cédula, ordenando a la Segunda Audiencia de la Nueva España la formación de un pueblo de españoles en la provincia de Tlaxcala. El 29 de septiembre se festeja al Arcángel San Miguel, considerado el santo patrono de Puebla.

 

¿Cómo se eligió la ubicación de la nueva ciudad?

Se buscaron tierras libres, donde no existieran asentamientos indígenas, que además sirvieran de punto medio entre entre los caminos de la capital de la Nueva España (Ciudad de México, antes Tenochtitlán) y Veracruz siendo la principal ruta de comercio.

¿Quiénes fueron los primeros en llegar a la zona donde se fundaría la ciudad?

Se dice que fueron 33 personas, entre las que destacan los frailes Toribio de Benavente Motolonía, Jacobo de Testera, Luis de Fuensalida, Alonso Juárez y Diego de la Cruz.

¿Donde se asentaron los primeros pobladores de Puebla?

Se ubicaron entre la ladera sur de una colina a la que se le llamó Cerro de San Cristóbal, que hoy es conocida como los cerros de Loreto y Guadalupe, así como en la zona oriente del arroyo donde hoy se encuentra San Francisco. Cabe mencionar que ese río se encuentra intubado bajo el Bulevar Héroes del 5 de Mayo.

¿Por qué se llama Puebla?

Aquí hay muchas teorías, una de las más aceptadas es la que propone que la palabra “Puebla” deriva del castellano antiguo y era usada por la orden franciscana. Otra propuesta señalada por Hugo Leicht y John Mc Andrew, mencionan que el nombre de “Puebla” deriva de Juan de la Puebla, uno de los misioneros franciscanos de origen español que vino a evangelizar a los indígenas de la zona.

Cabe mencionar que Puebla, durante 330 años, fue llamada Ciudad de los Ángeles, gracias a la leyenda de su fundación difundida por fray Toribio de Benavente. En un ensayo escrito por el fraile, contó la historia de una nueva conquista para España con la fundación de la ciudad Puebla de Ángeles o Angelópolis.

Fue en 1862, cuando Venito Juárez decidió cambiar el nombre de la ciudad a Puebla, en referencia al nombre utilizado por Benavente, y añadió el Zaragoza, en tributo al general Igancio Zaragoza, quien lideró la resistencia mexicana contra el ejército francés el 5 de mayo de 1862.

 

¿Puebla fue trazada por los ángeles?

La leyenda cuenta que para trazar las calles de la ciudad unos ángeles usaron cordeles para indicar las calles de la naciente metrópolis.

Por su parte, el Obispo de Tlaxcala, Fray Julián Garcés soñó en varias ocasiones con un bello valle en el que cruzaban tres ríos con árboles y montañas de donde bajaban los ángeles del cielo para tender hilos de con los que trazaban una ciudad. Al despertar le contó este sueño a sus compañeros, quienes salieron a buscar el hermoso lugar.

Si bien esto suena bonito, la realidad es que el primer asentamiento fue trazado por don Hernando de Saavedra, primer corregidor, mientras que las calles fueron diseñadas con ayuda del mismo fray Toribio de Benavente, partiendo de una utopía novohipánica que pretendía recrear una versión de la Jerusalén ideal.

Próximamente seguiremos contándoles más datos sobre la fundación de nuestra hermosa ciudad.

 

Fotos: Agencia Es Imagen.

Comentarios
Avatar

Escrito por Staff 360

Vochorno: la manera más original de comer pizza en Puebla

Anuncia Barbosa apertura del estadio Cuauhtémoc