in

7 reglas para ser un mejor peatón

En días recientes se volvió viral un video donde se mostraban las caídas de personas al cruzar la calle y tropezar con la ciclovía en el centro de Puebla. Los comentarios en redes sociales giran en torno a la educación víal de los poblanos.

Si bien, el diseño de las calles y de la infraestructura para los ciclistas podría pensarse mejor para evitar estos accidentes, también debes recordar unas reglas básicas para mantener una convivencia sana y segura en las calles.

Las reglas de seguridad básica para los peatones son:

  • Respeta y atiende las señales de tránsito en todo momento.
  • Mira a ambos lados antes de cruzar la calle.
  • Espera a que los autos estén en alto total para poder pasar.
  • Utiliza los cruces y puentes peatonales.
  • Camina por las banquetas, es más seguro transitar por ahí.
  • Evita usar el teléfono celular y escuchar música con audífonos en alto volumen mientras caminas, esto te mantiene prevenido ante cualquier inconveniente.
  • Procura no cruzar de forma sorpresiva

Puebla, el municipio más peligroso para los peatones

Si bien es necesario fomentar la cultura vial, hay que destacar que la ciudad es peligrosa para los peatones.

Un informe del sitio Céntrico monitoreó durante 2019 los accidentes viales ocurridos en el país y encontró que Puebla, Juárez, León, Monterrey y Toluca son los municipios con mayor incidencia de muertes peatonales.

El sitio, conformado por especialistas en planeación, diseño, implementación y evaluación de proyectos de movilidad urbana sustentable, hace una petición a las autoridades para implementar medidas que ayuden a peatones y ciclistas a contar con espacios más seguros al transitar en la ciudad.

Mientras los gobiernos y colectivos trabajan en concientizar a peatones, automovilistas y ciclistas, no olvides mirar atentamente al cruzar las calles.

 

Fotos: agencia Es Imagen

Comentarios
Avatar

Escrito por Staff 360

El primer robot mexicano, Don Cuco “El Guapo”, ya tiene su propia estatua

¿Cuánto es lo menos? la mala costumbre de regatearle a los artesanos