in

De automovilista a ciclista sin morir en el intento

Por: Armando Amaro Palafox.

Dice el antiguo dicho que si no puedes contra ellos, mejor unételes. Y según pintan las cosas en las ciudades mexicanas y en otros países, los ciclistas son una comunidad en crecimiento, ya no solo los albañiles, vendedores de tacos de canasta, jardineros y repartidores usan la bici como medio de transporte, sino que cada vez más gente de distintos estratos ha optado por este tipo de vehículo ecológico, desde oficinistas hasta empresarios. Pon atención a estos consejos que te ayudarán a ser el mejor ciclista urbano de la oficina, la escuela o del edificio empresarial.

¿Cómo elegir tu bicicleta?

Por lo general todos elegimos la que más nos gusta estéticamente. De repente se pusieron de moda las bicis estilo vintage y todos se compraron una así, pero la cambiaron rápido porque son muy pesadas e incómodas. Y aunque lo más importante es que te guste, también hay que preocuparse un poco por comprar una que no sea tan pesada y que no tenga más de nueve velocidades porque no te sirven de nada en la calle. En la tienda en que decidas comprarla podrán ayudarte. Los precios oscilan entre 3 mil y 8 mil pesos en su mayoría, pero si tienes una cartera más pesada puedes encontrar algunas que llegan a costar más de 200 mil pesos.

Hacerte visible

Lo más importante es que te vean, ya sea de día o de noche. Evita los colores oscuros en tu ropa y cuando el caiga el sol porta un chaleco reflejante. Además usa luces y reflejantes en tu bicicleta. Blanco adelante y rojo atrás son las luces básicas, pero puedes ponerle tantas como se te ocurra.

Lánzate a la calle

Según el Reglamento de Tránsito incluido en el Coremun, la bicicleta es un vehículo y, como tal, debe usar en la medida de lo posible el carril completo de la derecha, de esa manera evitas que los automovilistas pasen muy pegados a ti, pues se ven obligados a rebasarte por la izquierda.

Para hacer más seguro tu recorrido, además de visible debes hacerte predecible, de tal manera que los automovilistas y peatones sepan qué harás y así evitar accidentes. Estas son algunas maneras de avisar tu siguiente movimiento:

Vuelta derecha: antes de llegar a la esquina extiende completamente tu brazo derecho hacia ese lado, dóblalo hacia arriba y vuelve a extender varias veces como si fuera tu intermitente.

Vuelta izquierda o para rebasar: extiende completamente tu brazo izquierdo hacia ese lado, dóblalo hacia arriba y vuelve a extender varias veces como si fuera tu intermitente.

Alto: lleva tu mano izquierda hacia atrás y con la palma extendida, muévela hacia adelante y hacia atrás, como si fueran tus intermitentes.

Lo que no se debe hacer

  • No circules en sentido contrario: durante años mucha gente ha pensado que es la manera más segura, pero aceptémoslo, nadie en un auto espera ver a alguien rodando hacia su vehículo.
  • No subas a la banqueta: así como los ciclistas piden respeto y exigen a los automovilistas que les den su lugar, los peatones también sufren invasión de espacio. Recuerda: el lugar de las bicis, como vehículo, es en la calle.
  • No juegues en la calle: zigzaguear es una de las acciones más peligrosas, pues te conviertes en un ser impredecible, lo ideal es seguir en línea recta.
  • No circules entre los autos en movimiento: los automovilistas no esperan ver a alguien que aparezca de la nada entre ellos, muchos no saben cómo reaccionar. Mejor evítalo, especialmente si no tienes tanta experiencia en el manejo de tu bici.

Lo que sí puedes hacer

  • Sonríe: uno nunca sabe cuándo alguien en la calle ha tenido un mal día, las sonrisas son contagiosas; por más cursi que suene, sí funciona.
  • Responde agresiones: pero no con más agresiones, en vez de eso haz algo que el agresor no esperaría, como sonreír, saludar con la mano extendida en el aire, mandarle un beso o algo similar.
  • Respeta el reglamento: es la manera más segura de circular, así nadie tendrá manera de decirte que lo estás haciendo mal.
  • Lleva ropa limpia: uno de los pretextos para no usar la bici como medio de transporte es el sudor, lo que se resuelve con llevar una muda de ropa limpia, una toallita y desodorante.
  • Cede el lugar al peatón: en la pirámide de movilidad es el rey, los que caminan son los más vulnerables así que hay que respetarlos por sobre todas las cosas.
  • Platica: la bici es un gran “hacedor de amigos”, haz la plática a los ciclistas que te topes en el semáforo. Mientras sigas el Reglamento de Tránsito y, además, uses el sentido común y un poco de sentido de supervivencia, lograrás llegar a tu destino sin un rasguño.
Comentarios
Avatar

Escrito por Staff 360

Ayuntamiento de Puebla anuncia creación de cruces seguros e incluyentes para reemplazar puentes peatonales

Anuncian reapertura del Museo del Ferrocarril