in

AMLO cambia al director de Banco del Bienestar; llega Diana Álvarez Maury

Rabindranath Salazar que se desempeñaba como director del Banco asumirá el puesto de Álvarez Maury en la Segob.

Forbes / María Fernanda Navarro / Presidencia

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció un “enroque” en su gabinete con el cambio del director del Banco del Bienestar y la subsecretaria de Desarrollo Democrático de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Por medio de un video que publicó en su cuenta de Twitter, López Obrador explicó que Diana Álvarez Maury pasará de la subsecretaría a encabezar el Banco del Bienestar.

Anuncio un cambio o enroque, pero obviamente republicano: la subsecretaria de Gobernación, Diana Álvarez Maury, ocupará la dirección del Banco del Bienestar y Rabindranath Salazar, actual director de dicho banco, será el nuevo subsecretario de Gobernación.

“Pase a ser la próxima directora del Banco del Bienestar que es una institución fundamental para el desarrollo del país, sobre todo de la gente más pobre”, afirmó el mandatario.

A su vez, Rabindranath Salazar, quien se desempeñaba como director del Banco, asumirá el puesto de Álvarez en la subsecretaría de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos.

“Es un cambio que va a ayudar mucho para seguir adelante en la transformación de México”, aseguró López Obrador.

En julio de 2019, el Banco del Bienestar sustituyó al Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) luego de una serie de reformas aprobadas en el Congreso, que en gran medida se enfocan en centralizar los procesos de dispersión de dinero de programas sociales e impulsar la bancarización de los sectores de la población con rezago financiero.

Actualmente, la institución financiera tiene el reto de construir 1,350 sucursales este año, de las cuales lleva 45 terminadas. Para su edificación, el titular del Ejecutivo ordenó la participación del Ejército.

Comentarios
Avatar

Escrito por Staff 360

“Feminicidios no quedan impunes en Puebla”: Barbosa Huerta

Crónicas Marcianas: Morena ya es más de lo mismo