in ,

Crónicas Marcianas: Inseguridad o dónde quedó la bolita

Fuente: Noticieros Televisa

¿Por qué solo al municipio de Puebla le ponen atención en el caso de la inseguridad?, ¿por qué no observan lo que ocurre en San Pedro y San Andrés Cholula, Cuautlancingo, Coronango, San Martín Texmelucan, Huejotzingo (en donde mataron a los universitarios y a un chofer de Uber), ¿por qué no voltear a Atlixco y revisar Tehuacán y toda esa región?

La ciudad de Puebla no es una isla y todos esos municipios mencionados tienen graves problemas de inseguridad, pero al parecer la capital poblana es la joya de la corona y ahí es donde les conviene a todos meter las manos.

Históricamente, todos los mandatarios quieren intervenir y manejar la cuarta ciudad más importante del país. No es nuevo que existan diferencias entre un gobernador y un alcalde, pues hasta Tony Gali y Moreno Valle lo ocultaban en público, sólo que como el ex gobernador tenía intereses y la meta presidencial prefirió apostarle e invertirle en la capital.

Si le preguntan a Tony Gali ¿cómo culminó su relación con Moreno Valle y sus fieles seguidores? Si es muy su cuate se lo va a admitir: mal, mal y de malas. Varias veces estuvieron a punto de liarse a golpes sino es que alguna vez sí llegaron a ese nivel de confrontación.

Eduardo Rivera fue hasta perseguido por el morenovallismo a través de las cuentas públicas. Blanca Alcalá no se llevaba con Mario Marín (ahora prófugo de la justicia), Moreno Valle también usó a la Auditoría Superior del estado para meterle miedo a la alcaldesa.

Enrique Doger Guerrero le declaró la guerra a Mario Marín y hasta usó el escándalo Lydia Cacho para sacar ventaja de ello. Melquiades Morales como gobernador no se llevaba bien con Marín y con Luis Paredes fue tan perverso que lo dejó correr en muchos de sus proyectos para después aplicarle el garrote político llamado la Auditoría Superior del estado.

Manuel Bartlett Díaz traía una guerra a muerte con Gabriel Hinojosa, pues una vez hasta le aventó un bulldozer y lo gaseó con pimienta cuando aquel viejo conflicto por el edificio de Villa Flora que ahora es un estacionamiento junto al Centro de Convenciones.

Es decir, la reciente desavenencia entre Barbosa Huerta y Rivera Vivanco no es exclusiva. Es y siempre será un pleito de nunca acabar de todo aquel que llegue a Casa Aguayo y de quien se siente en la silla del Charlie Hall. Sólo así se entiende por qué sólo se fijan en la seguridad de Puebla y no abren el espectro a los municipios de la zona conurbada.

Lo cierto es que nadie sale ganando en esos conflictos. Sólo ganan los políticos que aconsejan irse a la guerra porque de ahí en fuera, nadie gana nada.

O ¿qué hay detrás de todo esto?

En Cholula revientan los regidores

Un grupo de regidores de Morena en San Pedro Cholula subió a redes sociales un video en el que acusan a su alcalde Luis Alberto Arriaga de incurrir en nepotismo, falta de claridad en la rendición de cuentas, falta de transparencia en el manejo de los recursos y además recientemente rechazaron los estados financieros de febrero.

Además en sesión de Cabildo los regidores de su partido le quitaron las facultades para signar contratos y convenios como se hacía desde que gobernaba José Juan Espinosa. Los regidores inconformes acusan que la nómina de toda la administración municipal hay inconsistencias y se maneja de manera discrecional.

Finalmente, en dicho video se sugiere que hay falta de claridad en cómo se llevó a cabo la feria en 2019, es decir en el manejo del dinero invertido y recabado.

Luis Alberto Arriaga había presumido que la había librado pero si es verdad lo que dicen sus propios correligionarios estaríamos en el umbral del destape de las cañerías que ya desde hace años huelen muy mal en San Pedro Cholula y en la que, también, los índices de inseguridad se han destapado.

Comentarios
Avatar

Escrito por Zeus Munive

Evalúan aplazar Juegos Olímpicos Tokio 2020

Miles de adultos mayores están en el ojo del huracán del coronavirus en México