in

Angelópolis es más un imaginario que una realidad: académicos

La Universidad Iberoamericana Puebla llevó a cabo la serie de conferencias titulada Mercado inmobiliario y estructura urbana, en la que se hizo una severa crítica al actual modelo de desarrollo de la ciudad.

Emma Morales García de Alba, académica de la Ibero Puebla, habló sobre el “Fenómeno Lomas”, del que mencionó el profundo carácter aspiracional que encierran lugares como este. Angelópolis, es una zona imaginaria. Es un tema totalmente de expectativas, no existe como territorio, es un ejemplo perfecto de cómo los procesos de enclaustramiento están conectados a la forma en que comprendemos diferentes significados”, recalcó la investigadora.

Por su parte, Francisco Vélez Pliego, director del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), señaló que este tipo de desarrollos urbanos son ejemplo de cómo la globalización se ha vuelto indispensable para entender nuestra realidad: La globalización ha reforzado la centralidad del capital financiero, particularmente en lo relacionado con la producción material de la ciudad, hecho posible por el modelo neoliberal que busca abandonar el campo, arrebatando la centralidad de lo público”.

Por último, Lorena Cabrera Montiel, también de la Ibero Puebla, criticó la forma en que son utilizados los bienes inmobiliarios más para beneficiar a empresarios que para satisfacer una necesidad de la población. El acceso a la vivienda en Puebla, amparado por las políticas de desregulación al capital inmobiliario que decide la planificación de la ciudad, han convertido al derecho de vivienda en una mercancía”, sentenció la académica.

Comentarios
Marco Calderón

Escrito por Marco Calderón

Poblano aficionado a todo lo norteño. Amante de los libros, diletante de la música y argüendero radiofónico. Gusta de sufrir ataques cardiacos con los partidos de los Dodgers de Los Ángeles.

De la mano del proceso electoral llegaron los tinacos

El hombre ideal… ¡para mandarlo a la chingada!