Con información de Huffington Post


Raúl Flores Hernández no identifica al futbolista Rafael Márquez y al cantante Julión Álvarez como sus prestanombres o prestaterrenos.

De acuerdo con Milenio, el capo, también conocido como el Tío, ha sido visitado en el Reclusorio Sur por agentes de la DEA en dos ocasiones, a quienes les ha hecho saber de los negocios que ha sostenido con ambos personajes, pero aclarando que ellos desconocían sus actividades criminales.

Rafa y Julión aparecen en la lista de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento de Estados Unidos (OFAC, por sus siglas en inglés) por tener supuestos vínculos con el narcotráfico.

El cantante ya aseguró, en rueda de prensa, que sí conoce al Tío, quien lo ha contratado por sus servicios musicales. “No me contrató él directamente. Fui a la Camelia y resultaba que era el dueño del lugar”.

En tanto que el veterano zaguero del Atlas se desmarcó de cualquier relación con el crimen organizado, también en un encuentro con la prensa. “Nunca he estado vinculado con el narco”.