De todas las actividades humanas el sexo es sin duda aquella en la que quedamos al descubierto por completo. Dicho de otra manera: no nada más desnudamos el cuerpo sino también buena parte del alma. Por cursi que suene lo anterior, es muy cierto que la posición que adoptas durante el coito dice mucho sobre tu personalidad. En 360º les dejamos algunas posiciones y lo que éstas revelan acerca de ustedes.

  • Misionero: en la mujer revela mucho apego al compromiso y la monogamia, sobriedad y equilibrio en la toma de decisiones; en el hombre, es un indicio de que no tiene necesidad de salir de su zona de confort, además de una gran seguridad en sí mismo pues sabe de sobra que no necesita hacer malabares para satisfacer a su pareja en el terreno sexual.
  • De perrito: en la mujer habla de un ser acostumbrado a pedir siempre más, por otro lado, también puede ser señal sumisión incuestionable; en el hombre deja al descubierto una personalidad que disfruta de la denigración y el sometimiento, además habla también del disfrute al contacto con su lado más animal, aunque también puede ser signo de un pasado con rechazos constantes.
  • Vaquero: la mujer que practica esta posición suele ser muy segura de sí misma y, aunque le gusta cooperar, sabe que la mayor beneficiada siempre será ella; el hombre, en cambio, es alguien que siempre espera todo “peladito y en la boca”, el esfuerzo no es una de sus grandes características y, en la mayoría de los casos, no le importa mucho el resultado de las cosas.
  • De cucharita: en la mujer muestra una gran calidez y transmite mucha confianza a su pareja, busca siempre el equilibrio en pos de la satisfacción de ambos; en el hombre, es signo de una baja autoestima, pero de fuerte compromiso con la pareja, habla también de una clara propensión hacia los gestos tiernos, la tranquilidad y la protección.
  • De pie: en la mujer se trata de una persona que prefiere un minuto de intensidad que una hora de calma, se desespera con mucha facilidad; en el hombre es señal de que le gustan las cosas complicadas, además de que el alarde de su fuerza es básico para sentirse importante, por otro lado, la perseverancia se cuenta entre sus virtudes, aunque no siempre rinda frutos.