¿Quién es quién en el nuevo cabildo poblano?

|

Todo muy bien, todo es fiesta y alegría: los payasos, el confeti, el mago, el show del ventrílocuo, las serpentinas y los globos; el Don Pedro, el Presidente, el Bacardí y demás bebidas, no pueden faltar. Es decir, seguimos con la borrachera del triunfo del pasado dos de julio, pero ¿acaso ya están listos para gobernar Puebla? ¿Ya conocemos los perfiles de cada uno de los regidores del municipio de Puebla?

A partir de que Luis Banck Serrato le entregue las llaves del Palacio Municipal a Claudia Rivera Vivanco, la borrachera que aún vivimos se transformará en una resaca que ni trayendo la mejor barbacoa de Beristain ni con unos menyules del bar La Ópera, nos vamos recuperar.

Preguntamos por el tema de los regidores porque, si bien ganó Morena a la buena y con mucha legitimidad, la mayor parte del cabildo es gente inexperta. Y no es por hablar mal, es la verdad.

Veamos, de parte de Morena están los siguientes perfiles:

Rosa Márquez Cabrera.- Quizá sea la más conocida y con más experiencia en materia política. Su punto positivo es que ha sido funcionaria del gobierno del Distrito Federal y ha estado en las grandes ligas. Conoce personalmente a Andrés Manuel López Obrador y sabe usar la mano izquierda para las negociaciones, es muy inteligente y será una de las mujeres con mayor liderazgo entre los regidores. Su punto negativo es que es del grupo de los Bejaranos y que en 1997 fue exhibida por la reportera Beatriz Gutiérrez Müller (esposa del presidente López Obrador) en un reportaje publicado en El Universal de Puebla por malversación de recursos de la Sedesol junto con Rosa María Avilés y Norberto Amaya.

Libertad Aguirre Junco.- Es una expriista, comadre de grado del senador electo Alejandro Armenta Mier. Libertad fue desde los años noventa líder del Frente Juvenil Revolucionario y fue la eterna aspirante a un puesto de elección popular, pero en el expartidazo no le hicieron caso, la usaban como parte de la porra. Buscó ser candidata a diputada por Nueva Alianza en un coqueteo que tuvo con los morenovallistas, pero no le cumplieron. Se apostó por la marca Morena y al fin le hizo justicia la revolución pero no la institucional.

Eduardo Covián Carrizales.- Participó activamente en el PAN a mediados de los años noventa. En el 2001 se sumó al proyecto de Luis Paredes Moctezuma y quedó electo como regidor de Gobernación. Dos veces fungió como presidente municipal por las ocasiones que Paredes solicitó licencia a su cargo. Intentó ser candidato a diputado federal, pero Pablo Rodríguez Regordosa y el Yunque le bloquearon el paso boicoteando la sesión del consejo distrital en la que saldría electo. Participó en las elecciones del 2010 en el equipo de Mario Riestra que apoyó a Rafael Moreno Valle. El año pasado intentó regresar al PAN, pero no se lo permitieron. Recientemente estuvo en el ojo del huracán porque declaró a la Revista 360 Grados – Instrucciones para vivir en Puebla, que él junto con Manuel Herrera convencieron a un amplio grupo de panistas que se sumara a la candidatura de Rivera Vivanco. Morenistas se sintieron y le armaron una guerra en redes sociales, inventando, incluso, hasta cuentas falsas en Twitter.

José Luis González Acosta.- Se le identifica con Fernando Manzanilla. Acosta había apoyado activamente la candidatura de Rafael Moreno Valle en el 2010. Sus redes sociales estaban todos los días inundadas de frases promorenovallistas. El amor terminó a mediados de ese sexenio, una vez que fue dado de baja de la administración estatal. Acosta se volvió enemigo del morenovallismo y coincidió con la animadversión que Manzanilla le empezó a tener a su cuñado. Se aplicó la lógica de “los enemigos de mis enemigos son mis amigos”. Acosta se apostó por Morena y ahora ocupará un lugar en el cabildo de Puebla.

Roberto Eli Esponda Islas.- Usted lo recordará porque le arrancó los pantalones de un tirón a un funcionario de la Fepade cuando los morenistas tomaron con violencia el hotel MM, en julio pasado, en donde supuestamente había una mapachera. Roberto Esponda aparece en los videos arrancando el pantalón de vestir y golpeando al funcionario. Fuera de ese incidente, Esponda fue panista. Viene de la corriente de Luis Paredes Moctezuma; el entonces secretario de Gobernación Municipal, Jaime Zurita García lo cobijó y formó. No sabemos si es que fue Yunque, dada la relación con Zurita, quien sí lo es. Un punto a su favor es que el regidor electo es catedrático en la BUAP y es especialista en derecho electoral.

Gonzalo Castillo Pérez.- Será el síndico municipal. Tiene buena aceptación en el grupo de los abogados. Es querido por muchos de su gremio y se expresan bastante bien de él. Desde el inicio de la contienda estuvo muy cercano a la ahora presidenta municipal electa, Claudia Rivera Vivanco, así como a su brazo derecho, Javier Palou. Debido a que es alguien que es estudioso de las leyes seguramente hará un buen papel… o al menos eso esperamos.

Los siguientes regidores de Morena los desconocemos, su punto a favor es que vienen de la base del mismo partido. Es decir, son morenistas puros, aunque habrá que ver su desempeño en el cabildo. Tienen la hoja limpia: ni puntos buenos ni puntos malos. Ser un perfecto desconocido (y no es peyorativo) a veces es una gran ventaja en la política.

Estos son: María Isabel Cortés Santiago, Cinthya Juárez Román, Carmen Palma Benítez, Ana Laura Martínez Escobar, María Teresa Ornelas Guerrero, Patricia Montaño Flores, José Iván Herrera Villagómez, Ángel Rivera Ortega, Edson Armando Cortés Contreras, Justino Joaquín Espidio Camarillo y Jorge Iván Camacho Mendoza.

Del PAN tenemos los siguientes perfiles:

Enrique Guevara Montiel (El Huevo). Era de los llamados “cachorros de Paco Fraile”. Desde 1989 comenzó a militar en el PAN activamente con Ana Teresa Aranda cuando buscó la alcaldía de Puebla contra Marco Antonio Rojas Flores. Desde esa época es amigo cercano a Eduardo Rivera y, por supuesto, es de la muy católica y muy clandestina Organización Nacional El Yunque. Ha sido muy disciplinado en su trayectoria política. Será de los que arme polémica contra los de Morena en el Cabildo de Puebla.

Augusta Díaz de Rivera. Panista y de la ultraderecha de toda la vida. ”Tití”, le dicen de cariño. Algunos piensan que tiene un gran perfil político. La verdad es que no ha destacado mucho: su mejor participación, o como mejor se le recuerda, es porque puso quieto a Gerardo Fernández Noroña en la cámara de diputados y por ahí hay un video que aún recorre las redes sociales. Mucho tiempo apoyó a Pablo Rodríguez Regordosa y en su momento a Humberto Aguilar Coronado.

Luz del Carmen Rosillo.- Ella siempre ha sido gente de Eduardo Rivera y panista desde hace más de 20 años. Nunca ha estado en un puesto de elección popular, no obstante, conoce muy bien el PAN y ha sido operadora en varios comités estatales y municipales. Su habilidad o talento es más operativo. Será la primera vez que asuma un papel más protagónico. Carece de negativos y la gente del PAN le tiene cariño y respeto.

Carolina Morales García.- También es del grupo de Eduardo Rivera Pérez y viene del panismo que formó Paco Fraile García en los años noventa. Al igual que Luz Rosillo, ha estado en puestos operativos y en varias campañas de panistas que han buscado un puesto de elección popular. Su hoja está limpia, carece de negativos.

Jacobo Ordaz Moreno.- Solo sabemos de él que pertenece al grupo del gobernador Antonio Gali. Desconocemos cuál sea su talento o habilidad. También cuenta con una hoja limpia.

Y por último, Silvia Tanús Osorio: Se dio a conocer desde el trienio de Rafael Cañedo Benítez. Ha sido secretaria general del PRI, diputada local, además de haber participado en varias elecciones. Su reciente paso por la cámara de diputados la puso en una situación complicada, pues se vio muy morenovallista al aprobar todas las disposiciones del exgobernador, pero vaya, ella entendió que si el presidente Enrique Peña Nieto siempre trabajó de la mano del exgobernador, ella no se subió a un ring que supiera perder. Sus puntos a favor: una mujer muy preparada, sabrá dar batallas en el cabildo y sabrá hacer política. Tiene el nivel de Rosa Márquez. El punto en contra es que solo es ella será la lideresa de su propia bancada que solo es de un solo regidor.

Estos son los perfiles de los regidores que estarán con Claudia Rivera Vivanco. Se espera que los enfrentamientos sean solo con los panistas, el PRI jugará más independiente e irá donde más le convenga. 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *