Tipos de hospedaje

|

Por Carmen Aranda

En la actualidad con tantas aplicaciones, paginas de Internet y agencias de viajes, existen muchas más opciones para reservar una estadía. Con tantos tipos de hospedaje, a veces es un poco abrumador saber cuál es cuál. Así que decidí hacer una guía básica para que puedas identificar los tipos de hoteles y estadías que ahora existen al rededor del mundo. Otras siempre han existido pero ahora que contamos con más acceso a ellas, a veces no todos entendemos en qué consisten.

Hotel

El clásico hotel. No necesita demasiada descripción ya que probablemente te hayas hospedado en uno. De una hasta cinco estrellas, existen hoteles con paquetes todo incluido y otros que te cobran hasta el jabón extra que pides. La opción del “todo incluido” es ideal para aquellas personas que desean no salir del hotel más que para ir de regreso al aeropuerto. Así como su nombre lo dice, está todo incluido (aunque siempre hay que leer la letra pequeña de los contratos). Toda la comida y bebida estará incluida durante tu estadía y no habrá necesidad de moverte de la alberca ni para ir a comer. Es la opción perfecta para quienes buscan descansar al 100%. El “todo incluido” normalmente son en resorts más grandes y suelen ser en destinos con playa.

Para estancias normales, algunos hoteles incluyen el desayuno, que normalmente son buffets y en otros tendrás que pagarlo por tu cuenta. Todo depende de la tarifa que estés dispuesto a pagar al momento de reservar.

Al momento de reservar en un hotel, toma en cuenta las estrellas de estos. Entre menos estrellas menos servicios, atención, comodidad y limpieza. Pero todos los hoteles cuentan con recepción y las habitaciones son privadas.  Un buen hotel, en promedio, cuenta con 3 estrellas. Será limpio, tendrá buen servicio, la comida será de calidad y lo mejor es que el precio será excelente.

Bed & Breakfast

“Cama y desayuno”, también conocido como B&B por su abreviatura en inglés. Es un tipo de hospedaje muy similar al de un hotel. Los cuartos junto con los baños son privados pero lo atractivo de estas estadías es que suelen ser muy acogedoras.

Como su nombre lo dice, esta opción de hospedaje te dará el descanso que necesitas. Suelen existir en pueblitos cercanos a ciudades muy grandes y cosmopolitas. Son ideales para un fin de semana romántico alejados de la ajetreada ciudad.

Los B&B normalmente son negocios familiares y en todos el desayuno está incluido. Pero no será un desayuno buffet, será algo mucho más especial y delicado. A veces las tarifas son más altas que un hotel y otras veces son más económicas. Todo depende del área y la fecha en la que desees reservar.

Hostal

Aunque en México no son tan populares, es la mejor forma de hospedarte en otras partes del mundo, sobre todo en Europa. Es el tipo de hospedaje más barato que encontrarás. Es ideal para los viajeros tipo “backpackers” o sea, los mochileros. Y no, no es para todos pero si lo que quieres es ahorrar en hoteles y conocer más ciudades, esta podría ser tu opción.

Los hostales suelen ser casas viejas adaptadas para dar hospedaje o hasta antiguos hoteles con suficientes habitaciones para todos. Son muy económicos y por lo general no necesitas reservación, pero si te recomiendo que investigues antes de llegar a uno.

Recuerdo el primer hostal en donde me quedé. Fue en Praga y estaba visitando la ciudad solo por un fin de semana y tenía presupuesto de estudiante. El hostal que escogí, debo admitir que sí era de terror. Cuando abrí el cuarto y vi todas las camas alineadas parecía una imagen salida de una película de terror. Los pasillos eran gigantes y fríos y se podía escuchar como tronaba la madera. Probablemente fue mi imaginación, que como siempre no me deja ni un momento sola o que haya llegado en plena madrugada. Al otro día desperté y se veía muy diferente a la noche anterior. Sí tenía ese aspecto de hospital de la Segunda Guerra Mundial pero no pasó nada, nadie me jaló los pies en la noche, sobreviví y hasta hice nuevas amigas y lo mejor de todo es que me costó 7 euros la noche.

La diferencia entre un hostal y un hotel es que todas las habitaciones son compartidas. No existen habitaciones privadas y los baños son comunales, como en el gimnasio. En casi todos puedes encontrar una cocina con microondas y hasta estufa y refrigerador. No por viajar barato significa que debes morir de hambre. Podrás cocinar o hacerte un café por las mañanas sin costo adicional, solo tienes que dejar todo como lo encontraste.

Si eres un persona que le encanta hacer amigos mientras viaja y estás viajando con un presupuesto estricto, esta es tu mejor opción. Aparte de compartir tu cuarto con otras personas, podrás ahorrarte mucho dinero y en lugar de pasar solo un par de noches en cada ciudad, puedes alargar tu estadía hasta que tu bolsillo te lo permita. Es la belleza de los hostales.

Homestay

Por no poner el nombre de la aplicación, pero sí, es literal AirB&B. Pero no solo es esa aplicación, existen muchas otras que ofrecen los mismos servicios.

La estadía tipo “homestay” es cuando te quedas en la casa de alguien más. Ya sea que reserves toda la casa o departamento o solo una habitación. Es una combinación entre hotel, b&b y hostal, porque pagas justo lo que necesitas. Por eso es que son mucho más económicos que reservar en un hotel.

Algunas personas deciden ser hosts de este tipo de aplicaciones. Ponen en renta los cuartos que tienen libres. Cobran realmente lo que vale hospedarte por una noche y puedes hacer uso de las áreas comunales que decidan compartir. Algunas habitaciones cuentan con baño privado, estacionamiento y más. Solo es cuestión de buscar hasta encontrar el ideal para ti. Puedes reservar por medio de alguna aplicación y ponerte en contacto con los anfitriones que serán los encargados de compartir su casa contigo.

Si no eres tan aventurero para quedarte en un hostal pero tampoco quieres gastar en hoteles y quieres ser más flexible con tu hospedaje, te recomiendo mucho hacerlo de esta forma. Hasta ahora yo he tenido muy buenas experiencias. En Nueva York reservé un cuarto privado por una semana y lo volvería a hacer sin dudarlo. En CDMX también tuve la suerte de encontrar un cuarto con baño privado y lo mejor de todo es que el edificio tenía alberca y hasta boliche.

Si pronto vas a viajar y aún no sabes en dónde quedarte ni cómo hospedarte, toma tu tiempo e identifica que tipo de viajero quieres ser. Si vas más a la aventura o al descanso y comodidad. Siempre recuerda que todo será parte de tu experiencia y que es muy importante sentirte cómodo y seguro, sin importar cómo decidas hospedarte.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *