Feedismo: el fetiche de engordar a tu amante para obtener placer

|

De todos los fetiches que hay en el mundo, existe uno que está tomando fuerza en la actualidad y lo sorprendente es que no tiene que ver con sexo.

Tríos, lencería intima, el salto del ropero, las mascaras de luchadores, sadomasoquismo, gente madura, bueno, hasta la “peluchofilia” (Ursusagalamatofilia), que consiste en vestir de felpa o de botarga, entre muchas otras que existen, incluso todo lo que el porno nos ha penetrado y nos ha hecho imaginar creando la posibilidad de experimentar en nuestra vida sexual. Sin embargo siempre está bien salir de la monotonía, olvidando que solo existe el misionero, y darle un toque picante a la relación.

El sexo es un momento íntimo donde el mundo entero deja de existir y que solo es placer de dos, o quizá de más; es lo que más importa en ese instante, donde no hay reglas, donde todo se vale (hasta donde las partes involucradas decidan llegar), donde los más extraños fetiches salen a la luz sin atentar contra la integridad de la pareja o afectar a terceros.

El feedismo está basado en ver engordar a la pareja. A la gente le puede sonar extraño, pero consiste en ver comer a su amado y la excitación por la grasa corporal, y aunque no es algo reciente, en el Renacimiento era común ver pinturas de mujeres robustas y eran (y son) sinónimos de belleza absoluta.

Hoy existen grupos de feeders (alimentadores) o gainers (ganadores de peso). Este fetiche es poco comprendido, lo que queremos aclarar es que un feeder no alimenta a su pareja de manera vulgar, es más, consta de no perder la dieta, despreocuparnos por los kilitos de más y comer todo lo que se nos antoje y con ello incrementar kilos que claramente sean notorios.

El argumento del feedismo es comer y engordar de manera que no afecte a la salud, es decir, no se trata de comer todo lo que se nos atraviese, de hecho tratan de visitar al médico regularmente para no afectar su salud

Simplemente es comer no por supervivencia, sino por el puro placer de degustar un platillo, sin remordimiento, que es parte de lo cotidiano. ¿Tú lo practicarías? Pues ahora ya tenemos un pretexto para darnos un gusto extra en la comida, pues además de que la moda es estar con unos kilitos extras, siempre la carne extra será la más sabrosa.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

X