Coitus non grata

|

“¡Métemela!”

Gritaron mujeres y hombres. “¡Te la voy a meter!” respondieron con igual compromiso sus parejas.

En lo alto de su deseo es lo más ansiado. No hay cabida para la decepción en dejar a un lado el tener/poner un falo dentro del cuerpo en éxtasis. ¡Oh! ¡La tragedia de quienes carecen de los medios de ser a quienes penetran o quienes penetran!

Pues, es que es raro, ¿no? ¿Cuándo se ha escuchado de una relación sexual sin algo que meterse? O sea, todos conocemos el faje, la masturbación, pero eso no es una relación sexual. Se necesita un falo, pues. Ese es el chiste de la sexualidad, meter el eso en la de-esa.

Capaz y no, de hecho dudo que ahí termine la cosa. Ahora, no hay que mentir, el coito (penetración del pene en ano o vagina) es delicioso, estés del lado en que estés, sin embargo, pero a veces se ve muy limitante, incluso asfixiante, ¿no crees?

No me refiero a “asfixiante” de la manera sexy, sino de compromisos algo absurdos. Por ejemplo, en algún momento llegaremos a viejos (espero), se espera que el cuerpo siempre nos responda igual pero ya no reacciona cómo antes, la vagina no se lubrica tan bien, el pene apeeenas y se levanta. Tendremos que buscar más posibilidad. No nos vamos a quedar con el antojo.

Tampoco nos quedaríamos con las ganas si tuviéramos una disfunción sexual o algo innombrable: que sea una pareja lésbica (chan chan chaaana).

Así que, he aquí algo que puede quedar en el menú:

 

  • Oral: Obvio… Es tan triste que no lo veamos como “tener sexo”, siendo tan rico. Nos quita la necesidad de tener una erección o una lubricación estable. Tan satisfactorio que es probar a tu pareja.

 

  • Estimulación con las manos: O cualquier parte del cuerpo (Aunque suene raro). Las manos tienen muchas mas posibilidades que un falo tieso… están articuladas (guiño, guiño). Si cuesta un poco de trabajo siempre puedes usar fabulosos lubricantes, lo que nos lleva a…

 

  • Juguetes: Espero que alguna vez los hayas usado, sino, te empezaré a cantar “Un mundo ideal” para convencerte. Las posibilidades son inmensas así como la variedad. Claro que cuesta algo de dinero, pero si eres creativo, cualquier cosa puede ser un buen juguete… solo procura que esté limpio, no vaya a lastimar a nadie y procura no compartirlo.

 

  • Usar aditamentos: Viagra, hormonas, lo que sea, todo se vale, ¡Yo lo he usado! Las deficiencias son más comunes de lo que nos gusta admitir.

 

  • Porno: De todo. Escrito, películas, fotos, videojuegos. No tienes que verlo solo o sola, pero siempre es excelente para excitarte y bueno, de ahí explorarse. Además, es una excelente manera de conocer lo que te gusta. Date el gusto.

 

  • Explorar zonas erógeneas: Hay muchísimas personas que pueden alcanzar el orgasmo por medio de caricias en los pechos y nada más. Hay gente que puede tener el orgasmo de su vida si le besan el cuello, hay de todo. Podrías ser de los afortunados a los que les den un empujón en el metro y terminen mojados. Hay que explorarseb.

 

  • BDSM: Significa Bondage (amarres), Dominación-sumición, Sadismo y Masoquismo. Esto merece su propia columna (como todo en esta lista), pero en sí son juegos de poder que se dan cada una muy diferente y hay algo para cada quien.

 

Nota mental: Puedes utilizarlos en cualquier momento. El chiste es no verte obligado a usarlos, sino que puedas explorarlos y abrir tu panorama más allá de esta pequeña lista, por tu propio gusto. No te hagas el vainilla.

El segundo objetivo yo diría que es el quitarte la idea que para tener una relación sexual sana y sobre todo satisfactoria, hay más posibilidades que solo penetrar. No seamos adoradores del falo, es padre y todo pero no es único. Tenemos todo un cuerpo por explorar y el enfocarnos en la entrepierna no va a hacer fácil las cosas para pasárnosla bien chido.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

X